Inicio Portadas Terremoto derrumba golpe publicitario del gobierno

Terremoto derrumba golpe publicitario del gobierno

0
0
54

La captura de los ex secretarios de Finanzas del gobierno gabinista, Gerardo Cajiga Estrada y Enrique Arnaud Viñas quedó minimizada frente a la tragedia ocurrida en la Ciudad de México y en los estados de Morelos y Puebla por el sismo de 7.1 grados del martes 19 de septiembre. Chocan Fiscal Anticorrupción y Fiscal General por llevarse los créditos de la detención de ambos ex funcionarios

 

Flor HERNÁNDEZ

 

En medio de la crisis humanitaria que enfrenta Oaxaca tras el terremoto de 8.2 grados ocurrido el pasado 7 de septiembre, el gobierno del estado detuvo a los ex secretarios de Finanzas durante la administración de Gabino Cué Moteagudo (2010-2016), Gerardo Cajiga Estrada y Enrique Arnaud Viñas, además de librar una nueva orden de aprehensión contra el ex titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, Germán Tenorio Vasconcelos, detenido el pasado 3 de junio.

Entre los reclamos de pobladores del Istmo de Tehuantepec, Sierra Mixe y Norte, por la inoperatividad de los gobiernos municipal, estatal y federal para atender la contingencia, la captura de los ex servidores públicos por el delito de peculado, pareciera el “as bajo la manga” del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa.

La investigación que derivó en la prisión preventiva de los ex responsables del manejo de los dineros del sexenio aliancista, es el primer golpe de la recién creada Fiscalía Estatal Anticorrupción que encabeza Jorge Emilio Iruegas Álvarez, aunque el fiscal General, Rubén Vasconcelos Méndez, haya repartido “trofeo” entre ambas instancias de procuración de justicia y la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, lo que derivó en una lucha de egos.

 

La triada que desvío ¿100 mdp?

 

La investigación de la Contraloría, que dirige José Ángel Díaz Navarro y de la Fiscalía Anticorrupción, encontró pruebas que permitieron establecer un vínculo entre la triada Cajiga- Arnaud- Tenorio por el desvío de 100 millones de pesos.

De acuerdo con la versión del Fiscal General, los ex titulares de Finanzas habrían ministrado la cantidad antes mencionada, a través de una figura inexistente en la administración pública estatal denominada “crédito puente”, a la Secretaría de Salud.

Ante ello, el abogado del estado, detalló que las órdenes de aprehensión fueron concedidas por el delito de peculado previsto en el artículo 213 del Código Penal y sancionado en el artículo 212 del mismo ordenamiento, por una pena que va de uno a 15 años de prisión.

Las investigaciones apuntan que el recurso público debía ser utilizado para la construcción y equipamiento de unidades de salud en varias comunidades del estado, entre ellas: Villa Sola de Vega, Teotitlán de Flores Magón, San Agustín Loxicha, San Pedro Huamelula y San Francisco Ixhuatán, pero el dinero nunca llegó a su fin.

Por ello, el miércoles, mientras el centro del país era devastado por un nuevo sismo, la Fiscalía detuvo en la Ciudad de México a Gerardo Cajiga y en la ciudad de Oaxaca, a Enrique Arnaud.  Un día después, le fue imputada una nueva orden de aprehensión a Tenorio Vasconcelos.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio efectuado por un despacho fiscal –y que obra en poder de este medio–, tan sólo en el ejercicio de recursos 2013 de la administración de Gabino Cué Monteagudo los Servicios de Salud de Oaxaca, presentaban un “déficit por mil 300 millones de pesos en el capítulo 1000” que, de acuerdo al “clasificador por objeto al gasto para la administración pública federal”, corresponde a “servicios personales”.

En este rubro se encuentran las remuneraciones de carácter permanente, transitorio, así como adicionales y especiales, éstas últimas contemplan aguinaldos, compensaciones, primas vacacionales, honorarios especiales, entre otros de carácter salarial.

En el documento, también está plasmada la detección de “acuerdos fuera de norma para adjudicar adquisiciones por el 64.6 % del monto ejercido”  y “acuerdos fuera de norma para adjudicar el 100 por ciento de las obras directamente o por invitación restringida”. Así como un subejercicio de 300 millones de pesos, de los cuales no existió una aclaración sobre su devolución o destino.

 

La investigación

 

El contralor del estado, explicó que durante el ejercicio fiscal 2012, la Secretaría de Finanzas del Estado autorizó a la de Salud 100 millones de pesos bajo un concepto inexistente.

Por lo que, a su llegada a la dependencia, se dio el seguimiento a dichos cobros, detectando diversas irregularidades tanto de quien lo otorgó como de quien lo recibió, por lo que se dio conocimiento a la Fiscalía de Combate a la Corrupción.

La indagatoria detectó nuevos desvíos efectuados por el ex titular de Salud, preso desde el pasado 7 de junio en el Centro de Reinserción Social de Ixcotel, por lo que se giró una nueva orden de aprehensión y se sumaron dos más.

 

Anomalías millonarias

 

Tras la detención de Tenorio Vasconcelos, en el mes de junio, el contralor del estado declaró que el gobierno de Oaxaca que encabezó Cué Monteagudo, ejerció de manera irregular 15 mil 324 millones de pesos, monto documentado en revisiones efectuadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en los años 2012, 2013, 2014 y 2015.

“En 2012, la ASF detectó montos por solventar por 733 millones de pesos; en 2013, por mil 400 millones; 2014, por tres mil 52 millones y en 2015 por tres mil 834 millones de pesos”, precisó en su momento el funcionario en entrevista radiofónica en cadena estatal.

La cifra millonaria, “simplemente no aparece en comprobaciones, por lo que las sospechas van desde desvío de recursos, hasta la malversación”, denunció.

Los 100 millones de pesos por los que se encuentran en prisión preventiva los ex secretarios de Finanzas son apenas el .65 por ciento de los recursos que el gobierno de Gabino Cué Monteagudo no solventó en diversas auditorías.

El fiscal Anticorrupción, Jorge Emilio Iruega Álvarez, advirtió que su labor de investigar y sancionar a los ex servidores públicos es un compromiso con la sociedad, por lo que aseguró que los casos de Cajiga, Arnaud y Tenorio, llegarán a las últimas consecuencias, además de que se revisarán otros casos.

 

Larga cola

 

La mala fama con la que ha lidiado la triada, data desde los tiempos en que se desempeñaban como servidores públicos.

El ex secretario de Finanzas, Gerardo Cajiga Estrada, fue inhabilitado en el año 2002  por la entonces Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo (Secodam), actualmente Secretaría de la Función Pública, debido a la compra ilegal de 12 helicópteros para la Policía Federal Preventiva, que dependía de la Secretaría de Gobernación encabezada entonces por Diódoro Carrasco Altamirano, ex gobernador de la entidad y en la que se desempeñaba como oficial mayor.

Al frente de la Secretaría de Finanzas del gobierno de Gabino Cué, en 2010, Cajiga Estrada pretendió defenderse y aseguró que la sanción impuesta por la Secodam fue una persecución en su contra y tras presentar inconformidad ante el Tribunal Fiscal, fue absuelto.

El ex secretario General de Gobierno durante el gobierno aliancista, Jesús Martínez Álvarez denunció en su cuenta de Facebook que Gerardo Cajiga mantuvo durante años “sudando” 2 mil millones de pesos en un banco, lo que generó intereses que nunca regresaron al erario público.

Por su parte, el ex secretario de Finanzas, Enrique Arnaud Viñas suspendió de manera arbitraria el pago a proveedores del gobierno de Oaxaca durante los dos últimos años de la administración, lo que dejó un adeudo por dos mil 300 millones de pesos a la actual administración.

Así también, durante su gestión se incrementó la deuda pública de Oaxaca hasta alcanzar los 14 mil millones de pesos, sin que el funcionario atinara a explicar el destino de los recursos y la inversión que se le otorgó a los mismos.

En tanto que el ex secretario de Salud de Oaxaca, Germán Tenorio Vasconcelos fue afecto a los lujos y hacer presunción de su condición económica.

En 2014 adquirió un avión Cessna aircraft company modelo 340, con valor aproximado de 225 mil dólares, que le costó una inhabilitación por 10 años por parte de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental en 2015, por no declarar la posesión de la aeronave, como parte de su patrimonio.

A través de su cuenta de Facebook, presumió una fotografía al lado de su motocicleta R 1200 de la BMW cuyo precio oscila en los 350 mil pesos.

Los tres funcionarios son apenas el hilo de la madeja de corrupción que habrá de desplegar la Fiscalía creada para este fin, para encontrar y detener a los otros tantos que han sido señalados por la SFP como responsables de delitos en contra del erario público.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Podría recuperar Oaxaca cerca de mil mdp que exfuncionarios han robado

Oaxaca.- Jorge Emilio Iruegas Álvarez, fiscal Especializado en materia de Combate a la Cor…