Inicio Opinión “¡Ay!, pobrecitos”  

“¡Ay!, pobrecitos”  

Comentarios desactivados en “¡Ay!, pobrecitos”  
0
778

Hermenegildo Castro Ojeda

Twitter: @castroherme

POBRECITOSLa prole, ya se sabe, somos bien exagerados. Criticamos por todo. Nuestras víctimas preferidas son los pobrecitos funcionarios del gobierno, tan honestos, tan sencillos, tan comprometidos con el pueblo. No entendemos el sacrificio de vivir rodeado de guaruras, secretarias, ayudantes; lo desagradable que son los aeropuertos del mundo; la angustia de gastar el dinero público; lo estorbosas que son las camionetas blindadas. Por eso, aquí los defiendo y rebato algunas de las críticas registradas en las últimas semanas.

¿Qué de malo tiene que algunos (magistrados del Tribunal Electoral) se lleven mientras vivan 316 mil o 411 mil pesos mensuales sin trabajar? ¿Acaso no se nos compensa a la prole con 850 pesos al mes cuando llegamos a los 65 años y carecemos de pensión? ¡Pues hombre! En el país hay dinero para todos, y mucho cariño para ellos. Según las cuentas hechas en Reforma, ya ganan más que los magistrados  de la Suprema Corte de Estados Unidos. Para que vean que aquí no nos andamos con pobrezas.

¿Qué de malo tiene que un secretario de Estado (Pedro Joaquín Coldwell, de Energía) tenga negocios en el ramo que cae bajo su responsabilidad? ¿Ven como a ellos tampoco les alcanza el sueldo? Pobrecitos, si hasta se parecen a nosotros. Tienen que aprovechar su tiempo libre para buscarse un dinerito extra. ¿Acaso la prole no podemos poner un puesto de sopes los sábados y domingos para completar el gasto? Pues claro, ¡somos un país con igualdad de oportunidades!

¿Qué de malo tiene que una funcionaria (Gloria Rojas Maldonado, delegada de Sedesol en Jalisco) encargada de combatir el hambre y la pobreza lo haga vestida en telas, pieles, joyas y accesorios que sobrepasan los 100 mil pesos en una sola puesta? En realidad, predica con el ejemplo, quiere darle aspiraciones al pueblo. Es como si les dijera: “Miren, así se van a ver, como yo, cuando dejen de tener hambre”.  Claro, la prole necesitamos modelos.

¿Qué de malo tiene que un funcionario (Héctor Fernando Wollfolk, de Sonora) se abanique el calor con billetes de 500 pesos? Lo que pasa es que nos negamos a reconocer el ingenio de los demás. A ese funcionario sus compañeros tendrían que darle un premio por encontrar nuevos usos para el dinero; sobre todo porque en Sonora es una contribución importante al ahorro de energía eléctrica.

¿Qué de malo tiene que los ex presidentes del país tengan una pensión generosa, para mantener una docena de ayudantes?  ¿Acaso no se nos compensa a la prole con teles digitales, sin petición de voto a favor del gobierno en 2015? ¿Acaso se les puede negar a los ex presidentes que durante sus mandatos disminuyeron la pobreza, combatieron la inseguridad y aseguraron el futuro de más de cien millones de seres humanos?

¿Qué de malo tiene que Coca-Cola invite a los Senadores, con todos los gastos pagados, al mundial de futbol en Brasil? ¿Cómo criticarlo si es la chispa de la vida? Total, ya dijo Miguel Barbosa, del PRD, que la ley secundaria en materia energética debe discutirse después de la final.

¿Qué de malo tiene que un gobernador (Rodrigo Medina, de Nuevo León), o sus cercanos, creen una empresa sin domicilio físico y se asignen contratos millonarios? Esa es otra prueba de ingenio. Habría que darle el segundo lugar, después del abanico con billetes de 500 pesos, claro. O quizá no, porque en eso de ingeniosos también destacan los consejeros del Instituto Electoral del Distrito Federal, que cambiaron un reglamento legal para echarse una lanita en el bolsillo. Pero, ¿quién entre nosotros, la prole, no se ha quedado alguna vez con el cambio?

¿Qué de malo tiene que un funcionario de primer nivel (David Korenfeld, director general de la Comisión Nacional del Agua) presuma un reloj de un millón de pesos? Cada quien sus gustos. Mal para nosotros, que nos compramos relojes de plástico, desechables, y no entendemos que el oro en 24 kilates es para siempre. Por cierto, ¿Carlos Salinas de Gortari seguirá usando el reloj de plástico de las fotos famosas en su sexenio?

¿Qué de malo tiene que la directora de un canal de televisión del gobierno (Enriqueta Cabrera, de Canal 11) gane más que El Señor Presidente? Digo, en este caso, hasta la prole estamos de acuerdo en que la televisión es otra cosa, allí no se combate el hambre; allí hay que lucirse.

Bueno, una vez rebatida las críticas, doy paso a la verdad verdadera: los magistrados, el secretario Coldwell, Gloria Rojas Maldonado, Héctor Fernando Wollfolk, David Korenfeld  y Enriqueta Cabrera, entre otros, son víctimas de sus adversarios políticos que han desatado una campaña negra en su contra. Y aquí le paramos porque si sólo me dedicara a hablar en serio, hace tiempo que hubiera enloquecido.

++++++++++++++

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Opinión
Los comentarios están cerrados.

Compruebe también

Emite SSO y Cofepris Alerta Sanitaria de producto engaño Prostalif

Oaxaca de Juárez.- Los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) informan que tras un proceso de …