Inicio Reportajes Agustín Márquez Uribe, un gobernador sin corona

Agustín Márquez Uribe, un gobernador sin corona

0
0
163

Don Agustín, como es conocido entre los oaxaqueños, ocupó todos los cargos públicos, fue regidor y juez menor del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, agente del Ministerio Público, Juez Mixto de Primera Instancia, director de la Escuela de Comercio y Administración, rector de la Universidad Benito Juárez de Oaxaca, presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, secretario general de Gobierno y diputado local, sólo le faltó ser gobernador del estado para coronar su carrera política

 

Carlos CERVANTES

 

El licenciado Agustín Márquez Uribe fue rector de la Universidad “Benito Juárez” de Oaxaca de 1965 a 1968, antes desempeñó el cargo de director de la Escuela de Comercio y Administración de la misma Universidad. Tiempos aquellos en que los señores rectores de la Máxima Casa de Estudios eran personajes de mucho respeto y más aun investidos del cargo como primera autoridad de la prestigiada institución de educación superior, tiempos en que los rectores tenían acceso directo con el Presidente de la República y en que los profesionistas egresados encontraban las puertas abiertas en todas partes para ejercer su profesión.

 

Elección del rector por terna

 

Márquez Uribe hizo sus estudios desde la preparatoria en el Instituto de Ciencias y Artes del Estado y concluyó la licenciatura en derecho en la naciente Universidad sustentando sus exámenes teórico y práctico los días 7 y 9 de marzo de 1959. En esa época para el nombramiento de rector de la Universidad Benito Juárez, el gobernador enviaba al Consejo Universitario una terna para que se hiciera la votación correspondiente. El gobernador Rodolfo Brena Torres mandó la terna de la siguiente manera: doctor Mario Pérez Ramírez, Licenciado Miguel Jiménez Garay y Licenciado Agustín Márquez Uribe. El favorito del gobernador era el doctor Pérez Ramírez y al ir avanzando la votación era quien llevaba más votos a su favor mientras que Márquez Uribe no captaba uno solo, pero llegando a la mitad de la jornada todos los votos fueron para Márquez Uribe quien ganó por amplio margen comenzando a despachar en el edificio central donde además funcionaban las escuelas de Comercio y Administración, así como la de Leyes.

Don Agustín fue catedrático durante varios años antes de llegar a la rectoría y como estudiante fue presidente de la Federación Estudiantil Oaxaqueña de 1956 a 1957. Como docente impartió la clase de Introducción a la Economía y Sociología en el sexto año de preparatoria, Lengua Nacional en la misma preparatoria, Historia Universal en la preparatoria y en la Escuela de Comercio, Derecho Constitucional y Derecho Administrativo.

 

Ocupó otros cargos políticos

 

Dentro de las actividades extrauniversitarias Márquez Uribe fue regidor y juez menor del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, agente del Ministerio Público y Juez Mixto de Primera Instancia en la Villa de Etla, magistrado y presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Secretario General de Gobierno, diputado local y presidente de la Junta de Conciliación Agraria, dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional y maestro del Instituto Tecnológico de Oaxaca. No pudo llegar a gobernador, aun cuando tenía todos los merecimientos por ello lo consideramos como “nuestro gobernador sentimental”.

 

Un personaje nacional

 

Márquez Uribe en todos los cargos siempre despachó con puertas abiertas para todos y con transparencia. A partir de 1965 nosotros tuvimos oportunidad de tratarlo ya que la Universidad era una fuente importante de información. Fue a principios de julio de 1966 cuando acudimos a su oficina y en ese momento entró su secretaria, doña Mariela Morales, quien le indicó que le hablaba por teléfono “el licenciado Echeverría”. “Pues pásamelo”, le contestó don Agustín.

El rector puso en tono alto la bocina y del otro lado del hilo se escuchó la inconfundible voz de don Luis Echeverría Álvarez, Secretario de Gobernación, que hablaba desde la ciudad de México: “Señor rector, le hablo a nombre del presidente Díaz Ordaz quien me encomendó preguntarle si acepta usted pronunciar el discurso del día 18 de este mes en el homenaje al señor licenciado Benito Juárez el cual tendrá verificativo en el Hemiciclo. El mensaje será a nombre de los Tres Poderes de la Unión”. Desde luego que acepto, contestó Márquez Uribe y enseguida hablaron de los detalles, del día en que el rector debía presentarse a la SEGOB, en qué hotel se hospedaría y otros puntos, incluyendo la seguridad que le asignó Gobernación desde su arribo a la capital.

Llegó el 18 de julio, a las 11 de la mañana, el gran homenaje en el Hemiciclo de la Alameda presidido por el presidente Díaz Ordaz. Antes se le había dado a conocer al rector el protocolo a seguir y que por ningún motivo debía pararse a saludar al Primer Mandatario. Expectación cuando el rector de la Universidad Benito Juárez pasó a la tribuna; desde el inicio de su discurso captó la atención de todos y al concluir recibió sonoro aplauso. El Presidente acudió a saludarlo hasta su asiento y a felicitarlo por su mensaje invitándolo a que junto con los representantes de los tres poderes pasara a colocar la ofrenda floral. Los diarios de la capital elogiaron el mensaje al otro día y poco después llegó al rector una carta enviada por Díaz Ordaz.

En el membrete del fino pliego se leía:

 

GUSTAVO DIAZ ORDAZ. PALACIO NACIONAL.

“SR. LIC. AGUSTIN MARQUEZ URIBE.

RECTOR DE LA UNIVERSIDAD “BENITO JUAREZ” DE OAXACA.

OAXACA, OAX.

DISTINGUIDO SEÑOR RECTOR Y FINO AMIGO:

 

Con mucho interés escuché el discurso que usted pronunció el 18 del actual en el Hemiciclo a Juárez con motivo del XCIV aniversario de su fallecimiento.

Es muy grato que la voz de la provincia se haya escuchado con resonancia de tribuna nacional y que haya sido la clara voz del rector de la Universidad “Benito Juárez” de Oaxaca, la que rindiera fervoroso homenaje al ilustre Patricio.

Un discurso bien pensado, bien escrito y bien dicho.

Lo saluda afectuosamente su atento amigo y seguro servidor”.

 

GUSTAVO DIAZ ORDAZ (Rúbrica).

 

“Piedriza” entre estudiantes de la Prepa y la “14”

 

Recordamos que el 5 de julio de 1966 a temprana hora recibimos el aviso en el diario “Carteles del Sur”, que se estaba provocando una “piedriza” entre estudiantes de la vocacional “14” y la escuela preparatoria, ambas en el boulevard Vasconcelos, una enfrente de la otra. De inmediato acudimos y la pelea era encarnizada: cientos de estudiantes se enfrentaban sin que el grupito de policías estatales, señores de edad y gordos, pudieran contenerlos. Ahí se encontraba el señor rector tratando de esquivar las piedras, cubriéndose la cabeza con una silla, hasta que el gobernador Brena Torres pidió el auxilio del ejército. Llegaron los soldados al mando del comandante de la 28 Zona Militar, acordonaron el área y una columna se interpuso entre los dos grupos con lo cual terminó el enfrentamiento. No quedó un solo cristal bueno en el edificio de la Vocacional 14.

 

La nota exclusiva del día

 

A eso de las 11 de la mañana acudimos a la oficina del rector Márquez Uribe para complementar la información. El funcionario estaba reunido con los dirigentes estudiantiles de la FEO platicando sobre el problema cuando su secretaria le avisó que el Gobernador le hablaba por teléfono. Era para invitarlo a una reunión que se iba a iniciar en Palacio. Márquez Uribe me dijo: “Carlangas, me habla el señor gobernador, es para el asunto de hace rato; si quieres vamos”.

Desde luego que me interesaba la noticia y junto con los de la FEO enfilamos a Palacio, en el salón de pinturas ya estaba el Gobernador; el director de la Vocacional 14, doctor Rubén Darío Calleja; el director de la preparatoria Lic. Fernando Gómez Sandoval, se unió el dirigente de la FEO Jaime Ruiz Canseco (el pato lucas) y desde luego el rector, a quienes Brena Torres les informó que estaba al tanto de lo ocurrido y que el problema tendría solución definitiva, pues el edificio de la Vocacional 14 sería destinado a una escuela secundaria esperando que, con la diferencia de edades, ya no ocurrieran enfrentamientos entre los alumnos y que además se crearía en esta ciudad el Instituto Tecnológico donde tendrían cabida los muchachos de la vocacional.

 

Discreción indiscreta

 

El gobernador Brena Torres al concluir la reunión recomendó a todos los presentes discreción, que el anuncio no fuera a trascender, ya que próximamente -dijo-, llegaría a Oaxaca el Subsecretario de la SEP Ing. Víctor Bravo Ahuja quien haría el anuncio oficial, el predio para la construcción ya estaba listo y enseguida iniciarían las obras. Rápidamente abandoné el salón antes de que alguien me comprometiera y perdiera yo lo que consideraba era “un notición” que al otro día mereció las 8 columnas: “Desaparecerá la Vocacional 14 y se erigirá el Instituto Tecnológico”. Así ganábamos las notas exclusivas.

En todos los cargos que desempeñó Márquez Uribe siempre hizo obras la mayoría de las cuales están a la vista. Una de sus características era lo “codo”, especialmente con los reporteros, contrastante con los funcionarios garbosos de entonces.

Para hacer una relación de su obra necesitaríamos varias páginas, lo cual será en otra ocasión.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Despiden con homenaje de AEI a caídos en Tlaxiaco, Oaxaca

Agencias Para los familiares de las víctimas, sentados en primera fila, es imposible conte…