Inicio Reportajes Presidiarios y funcionarios, en nómina de Servicios de Salud

Presidiarios y funcionarios, en nómina de Servicios de Salud

0
0
489

Las irregularidades en la Secretaría de Salud permiten que ex servidores públicos encarcelados por corrupción o bajo proceso, así como ex colaboradores de los ex secretarios Martín Vásquez Villanueva y Germán Tenorio Vasconcelos continúen percibiendo altos salarios, aún cuando muchos de ellos desde hace casi 10 años se han mantenido al margen de la institución, cobran sin trabajar

Flor Hernández

 

La nómina de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) representa “la llave” del erario que se mantiene abierta para ex servidores públicos que incluso se encuentran privados de su libertad actualmente o han enfrentado procesos penales por incurrir en actos de corrupción, así como funcionarios de alto nivel y personajes allegados a quienes denuncian la presencia de “aviadores” en la institución.

Desde que tomó protesta como secretario de Salud, en enero de este año, Juan Díaz Pimentel advirtió la existencia de alrededor de mil “aviadores” y anunció la suspensión de contratos de los trabajadores.

También señaló a sus antecesores: Germán Tenorio Vasconcelos (2010-2014) –quien ocupó el puesto con el gobierno aliancista de Gabino Cué— y a Martín Vásquez Villanueva –secretario durante el gobierno del priista Ulises Ruiz Ortiz (2006-2010)— como responsables del crecimiento exponencial de esta problemática.

Entre los 15 mil 25 empleados avalados en la relación de pagos de la Secretaría de Salud hasta el tercer trimestre de 2017, se encuentra Rigoberto Josué Hernández Caballero, quien se desempeñó como jefe de la Unidad de Obras, Conservación y Mantenimiento de los SSO entre 2012 y 2013.

El ex servidor público fue detenido en junio del año pasado, junto con el ex secretario Tenorio Vasconcelos, por incurrir en delito de peculado y malversación de fondos.  Sin embargo, mensualmente recibe la cantidad de nueve mil 419 pesos, al ser personal de “apoyo administrativo”, aunque desde hace cinco años renunció a la dependencia.

En la nómina también está el ex director administrativo de los Servicios de Salud en el periodo de Vásquez Villanueva; José Yuri Arias Cruz, personaje que fue encarcelado por el delito de peculado en 2013, mientras intentaba contender por la presidencia municipal de su natal Tlaxiaco.

El ex servidor público debió pagar una fianza de poco menos de 359 mil pesos, para obtener su libertad, luego de permanecer 12 horas en prisión por su presunta responsabilidad en el delito de peculado.

Arias Cruz, recibe mensualmente 18 mil 682.78 pesos, por concepto de “Profesional en comunicación humana”, clave bajo la cual se han resguardado políticos que han ostentado un cargo en los SSO y son premiados con una base y un salario, sin trabajar.

A lo largo de siete años, el administrador ha cobrado un millón 569 mil pesos, esto pese a haber recibido una sanción por parte de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental en 2009, como quedó establecido en el expediente 24/2009.

En la relación de pagos también se encuentra Marco Vinicio Palacios Ortiz, quien fungiera como secretario particular de Martín Vásquez; sus percepciones mensuales ascienden a 18 mil 699.24 pesos, que comprenden su salario neto, prima, apoyos económicos y prestaciones económicas.

Lo anterior pese a que el servidor público dejó de laborar en los SSO en 2010, cuando Ruiz Ortiz entregó el gobierno a Cué Monteagudo.

Desde la última vez que acudió a la oficina, hasta este momento, el ex funcionario, quien se encuentra basificado bajo la modalidad de “Profesional en comunicación humana”, ha recibido un millón 570 mil 736 pesos, sin contar prestaciones como aguinaldo.

En nómina también ha permanecido el asesor del actual secretario de Salud, Sergio Carrillo Pérez, quien de manera paralela ha laborado de tiempo completo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) desde 2011.

El médico especialista goza de una base en los SSO, de acuerdo a la relación del primer trimestre de 2017, aunque en la correspondiente el tercer trimestre del mismo año, es reconocido como servidor público de confianza, pero sus percepciones mensuales permanecen en 42 mil 331 pesos.

Entre las personas allegadas también al actual secretario de Salud que reciben un salario mensual en los SSO, destaca su asistente Gloria del Carmen Camacho Meza, quien también se encuentra en la nómina de la delegación del IMSS bajo la modalidad de “jefa de servicios de Desarrollo de Personal en Oaxaca”, puesto por el cual percibe 51 mil 986 pesos.

La también ex titular del Patrimonio de la Beneficencia Pública en el periodo de Vásquez Villanueva, tiene una base en los Servicios de Salud como “apoyo administrativo en Salud A-7”, por la cual recibe mensualmente nueve mil 823 pesos, entre salario neto, prima, apoyo económico y prestaciones.

Así también, personajes que se desempeñaron en la administración de Gabino Cué Monteagudo y de su secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, quien se encuentra preso por peculado, desvío de recursos y diversos delitos relacionados con actos de corrupción, continúan “enchufados a la nómina”.

Tal es el caso del ex jefe de la Unidad Administrativa, Marco Antonio Fuentes del Toro, personal de base catalogado bajo la modalidad de “Profesional en comunicación humana”, cuyas percepciones mensuales ascienden a 20 mil 770 pesos mensuales.

Lo anterior, pese a que desde hace más de dos años, este servidor público dejó de laborar en la institución.

En circunstancias similares se encuentran el ex delegado de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Jorge Vilar Llorens, quien durante la administración de Cué Monteagudo fue nombrado coordinador general de Educación Media Superior y Superior, Ciencia y Tecnología (Cgemsyscyt), y removido por Alejandro Murat a mediados del 2017, luego que se registrara la inconformidad de los empleados de esa dependencia.

El especialista en educación cuenta con una plaza de confianza como subjefe de Servicios Estatales en los SSO, por la cual percibe mensualmente la cantidad de 52 mil 860 pesos, lo anterior, pese a que los trabajadores de la institución aseguran no asiste a laborar.

La nómina de la Secretaría de Salud está inflada de ex servidores públicos que han contribuido al saqueo de la institución y que pese a ello aún tienen abierta la llave del erario.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

PGR investiga caída de helicóptero militar en Oaxaca

Oaxaca, Oaxaca.- La Procuraduría General de la República (PGR) atrajo la investigación der…