Inicio Portadas Agoniza la UABJO, sumida en la corrupción

Agoniza la UABJO, sumida en la corrupción

0
0
92


Con un presupuesto 200 millones de pesos menor al que utiliza la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, que desde 2017 entró en una crisis financiera derivada del uso arbitrario de sus recursos, el Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (SUNEO) se ha consolidado como uno de los proyectos de enseñanza más exitosos y prestigiosos del país. En su metodología de enseñanza y organización yace la esperanza de miles de jóvenes oaxaqueños que aspiran a una formación académica de primer mundo

“Estamos viviendo un alto índice de corrupción y una falta de transparencia. Sí nos vamos a la página de transparencia de la UABJO, prácticamente no existe información más que directorios; cero información financiera y cero información académica”
Bernarda González Rivas, docente de la Facultad de Contaduría e integrante del grupo de Vida Académica

David Méndez

Con un presupuesto de 800 millones de pesos hasta 2018, 200 millones de pesos menor al de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), el Sistema de Universidades Estatales (SUNEO) se ha consolidado en 28 años como uno de los proyectos de enseñanza más exitosos y prestigiados del país.
Eficiencia y honestidad, fue uno de los lemas utilizados en 2014 por el SUNEO, que con ministraciones –en aquel entonces– por 653 millones de pesos, sufragó los costos para mantener 10 universidades distribuidas en 17 campus, en las que se imparten 76 ingenierías o licenciaturas, 31 maestrías y nueve doctorados para una población de más de 11 mil alumnos y mil 200 profesores de tiempo completo.
En l998, estudiantes de la Universidad Tecnológica de la Mixteca (UTM), la primera universidad fundada por el relativamente nuevo sistema estatal, participaron en el certamen mundial Human Computer Interaction y obtuvieron el primer lugar; además de ello, entre 2010 y 2014, alumnos de ese y otros centros educativos recibieron al menos 135 reconocimientos por sus participaciones en certámenes nacionales e internacionales, incluidas condecoraciones de excelencia por parte del Ceneval.
El SUNEO es la antítesis de la UABJO. Los jóvenes que desean ingresar a la universidad Benito Juárez están expuestos a ser cooptados por el porrismo y grupos delincuenciales que operan al interior de la institución, donde se han maquinado asesinatos y ataques a personajes de la política oaxaqueña, además de que deben pagar cuotas ilegales de preinscripción e inscripción que, en su conjunto, en cada comienzo de ciclo escolar, rebasan los 30 millones de pesos.
Si el aspirante no aprueba los exámenes de admisión éstos pueden comprar un espacio al interior de centro educativo universitario de su preferencia por cantidades que fluctúan entre los 30 mil y 150 mil pesos; ya adentro del sistema, cuentan con la opción de sobornar a los profesores para obtener calificaciones aprobatorias o a los funcionarios administrativos, para obtener su titulación.
En el SUNEO, en cambio, los alumnos deben presentar examen de admisión antes y después de un curso propedéutico, están obligados a leer una novela al mes y redactar un resumen de cuatro cuartillas; tienen obligación de estudiar una lengua extranjera, ya sea inglés, francés o chino mandarín. No existe el porrismo.
–¿La corrupción devoró a las instituciones de ese tipo (autónomas)?
–Además de la corrupción, que indudablemente ha habido en todas partes, ha sido un problema de manejo ineficiente de los recursos; (un gasto) demasiado alegre, dijo, en su momento, un alto funcionario del SUNEO, entrevistado por Real Politik.
–Las auditorías que solicitó el Senado contra las universidades, ¿cómo las ve?
–Muy bien, me parece que deben ser así. Nosotros tenemos auditorías internas, una Comisión de Auditorías Internas que recorre todas las universidades y en las que nunca participa el auditor interno de cada universidad.

Nosotros somos transparentes y cuando a alguien le crecen las uñas, no solo les cortamos los dedos sino el cuello. No se puede robar el dinero público.
En 2014, de los 653 millones de pesos que recibió como presupuesto anual, el SUNEO devolvió, al final del periodo, 163 millones de pesos a través del pago de impuestos. Su costo neto de operación fue de 490 millones de pesos, la mitad del presupuesto de la Universidad Autónoma Benito Juárez.

Antítesis

Con saqueos millonarios y retribuciones mensuales que oscilan entre los 120 mil y 400 mil pesos para familiares, aliados políticos y personeros, la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO) ha fungido durante 40 años como fuente de enriquecimiento para las familias de los ex rectores Abraham Martínez Alavés y Leticia Mendoza Toro, verdaderos culpables del quebranto financiero que hoy enfrenta la institución, que es incapaz de sostenerse con mil millones de pesos al año, coincidieron en señalar líderes sindicales.
La crisis por la que atraviesa la otrora máxima casa de estudios de la entidad, es el resultado de la corrupción que ha prevalecido en su interior y que se ha agudizado desde que el Sindicato Universitario de Maestros (SUMA), fundado por Martínez Alavés, asumió el control de la administración central a través de la alianza con Francisco Martínez Neri (2004-2008) y de la imposición de los últimos tres rectores, incluido el actual, Eduardo Bautista Martínez.
A decir de los dirigentes, la UABJO carece de calidad moral para demandar un trato justo ante los gobiernos estatales y federales, debido a que sus autoridades se han negado de manera sistemática a hacer pública la nómina de la institución, en la que, aseguraron, se refleja el dispendio de recursos para favorecer a su cúpula.
En la actualidad, apuntaron, consultados por separado, la élite universitaria, integrada por allegados a las dos familias antes mencionadas, viven entre opulencia y privilegios, mientras los trabajadores son culpados públicamente del quebranto financiero que hoy afronta la institución.
Precisaron que mientras un militante del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UABJO (STEUABJO) percibe un salario menor a 7 mil pesos mensuales u 84 mil pesos al año, Martínez Alavés, creador del SUMA, recibe 400 mil pesos cada 30 días o 4 millones 800 mil pesos al año por medio de transferencias que carecen de sustento legal.
A ello, apuntaron, se suma la existencia de trabajadores “consentidos”, afines a las administraciones centrales, que perciben salarios de 40 mil pesos mensuales, entre ellos maestros de tiempo completo que sólo cumplen con una hora de clase al día, sin contar los pagos indebidos a al menos 500 personas que cobran sin trabajar y que son cercanas a los grupos políticos que mantienen el control universitario.
Los sindicalistas sostuvieron que si Rectoría contara con números consistentes y “legales”, desde el 2017, cuando se agudizó la crisis financiera, hubiese publicado la relación de pagos que efectúa mes con mes en el rubro de Servicios Personales, así como los lugares donde se desempeñan los presuntos trabajadores con el objeto de que las autoridades avalaran un rescate financiero.
En 2018, el Sindicato de Trabajadores y Académicos de la Universidad de Oaxaca (STAUO) acusó al actual rector, Eduardo Bautista Martínez, de haber contratado a 309 profesores “que no cumplen con el perfil y que no son necesarios en la universidad”, pues atienden a un alumno por grupo.
Sobre el rector, que dice ganar menos que otros responsables de universidades del país, acusó que su sueldo supera en forma mensual los 60 mil pesos, gracias a bonos por “compensación” y “representación”.
Mientras los que integran la administración universitaria tienen registrados sueldos que superan a lo ganado por un obrero normal en Oaxaca entre ellos, la Secretaria General, Leticia Mendoza percibe 40 mil 350 pesos; de acuerdo con la nómina pública presentada por la UABJO.
El titular de la Secretaría de Finanzas gana 39 mil 967 pesos, los 5 funcionarios que ostentan el rango de secretario, abogado, contralor, cada uno, recibe 34 mil pesos, 2 secretarios complementarios, 26 mil pesos.

Alumnos y docentes exigen cambios

A su vez, un sector de los estudiantes y docentes denunciaron la total falta de transparencia y la evidente corrupción que afecta a la institución.
“Estamos viviendo un alto índice de corrupción y una falta de transparencia. Sí nos vamos a la página de transparencia de la UABJO, prácticamente no existe información más que directorios; cero información financiera y cero información académica”, señaló la docente de la Facultad de Contaduría e integrante del grupo de Vida Académica, Bernarda González Rivas.
“La universidad tendría que estar brindando información a la ciudadanía, no sólo a la comunidad universitaria, respecto de quiénes son sus funcionarios, cuáles son los salarios que perciben, quiénes son los docentes, cuántas contrataciones se hacen”, explicó la especialista.
“Existe el pago a porrismo, el desvío de recursos, se inflan las nóminas y tenemos acoso sexual hacia alumnas por parte de maestros, los cuales no han sido atendidas”, dijo la docente.
Hernández Osorio señaló que incluso existen jubilados universitarios que actualmente son administrativos en la estructura de la UABJO, percibiendo privilegios y sueldos de funcionario.
Citó el caso de Odavías Martínez Soriano, actual Director de Derechos Universitarios, quien se jubiló como catedrático en la Facultad de Medicina y Cirugía y que por más de 10 años se desempeñó como Secretario General de la Universidad.
A lo anterior, se agregan pagos en calidad de rectores vitalicios como es el caso del ex secretario General de Gobierno y ex presidente del Tribunal Superior de Justicia, el priista Agustín Márquez Uribe y de quienes le precedieron.
Los puntos anteriores, entre otras causas, son el motivo de la crisis que hoy mantiene al borde del colapso a la universidad oaxaqueña, al tiempo que las autoridades parecen haber entendido aquella ruta y buscar privilegiar a otros sistemas de enseñanza que han dado mejores resultados.

En números
UABJO:
1000 millones
de pesos, el presupuesto para 2018
150 mil
pesos llega a costar un espacio
500
personas cobran sin trabajar
400 mil
pesos mensuales percibe un académico afiliado al sindicato SUMA

SUNEO:
800 millones
de pesos, el presupuesto en 2018
16
universidades opera este sistema en el estado
653 millones
de pesos, el presupuesto asignado en 2014
163 millones
de pesos fueron devueltos a la federación en 2014
490 millones
de pesos, el costo de operación de todo el sistema de universidades

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Identifican gasolineras de Oaxaca con precios altos

La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, reveló los precios más altos y más bajos de las gas…