Inicio Noticias Tribunal ordena liberación de médico acusado de negligencia

Tribunal ordena liberación de médico acusado de negligencia

0
0
144

El doctor Luis Alberto Pérez Méndez, quién permanecía preso en el penal de Santa María Ixcotel desde la semana pasada, acusado del delito de homicidio con dolo en agravio del niño Edward Luna, abandonó la prisión la noche de ayer después de su defensa ganó un recurso de apelación interpuesto ante el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE).
Familiares y representantes legales del inculpado acudieron al centro penitenciario donde esperaron la salida de Pérez, que se dio alrededor de las 20:20 horas.
“Fue un acto injusto que nunca más se deben presentar”, dijo al respecto el abogado Abraham Dávila, defensor del médico, quien en ese momento se negó a especificar el estatus legal de su cliente.
La resolución
Sin embargo, minutos después, en redes sociales y diversos medios digitales fue divulgada una fotografía de la supuesta boleta de libertad emitida en favor de Luis Alberto Pérez Méndez.
En el documento, fechado el 12 de abril y en el que aparece el sello del Poder Judicial del Estado y la firma del magistrado René Hernández Reyes, se establece que la Sexta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca revocó el auto de vinculación a proceso por el delito de homicidio con la agravante de responsabilidad médica en contra del profesionista, emitido por la licenciada Mónica Alejandra Ramírez Reyes, Jueza de Control del Circuito Judicial de Valles Centrales.
Tras alegar violaciones al debido proceso, la Sexta Sala del Tribunal anuló la audiencia de comunicación de la imputación, lo que, a su vez, desencadenó la anulación de la audiencia en la que se dictó el auto de vinculación a proceso y, finalmente, la resolución a través de la cual, el tres de abril, se impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.
Luego de lo anterior, los magistrados ordenaron la reposición del procedimiento, que podrá ser llevado en libertad.
En el oficio, remitido al director del Centro de Readaptación Social (Cereso) número uno, se establece que “en cumplimiento a la resolución dictada con esta fecha por los magistrados integrantes de la Sexta Sala Penal del TSJEO… deberá poner en inmediata libertad a Luis Alberto Pérez Méndez”.
Edward Luna murió la mañana del 27 de noviembre, luego de haber sido sometido a una cirugía en Hospital del Valle, en la colonia Reforma, tras haber sufrido una fractura en el brazo izquierdo.
El encargado de la intervención fue Luis Alberto Pérez y su equipo, quienes metieron al menos al quirófano la noche del 26 de noviembre.
POSICIONAMIENTO OFICIAL DE LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO DE OAXACA, EN TORNO AL CASO DEL NIÑO EDWARD.
El pasado 2 de abril, la Fiscalía General del Estado ejecutó orden a aprehensión librada por la juez de control de Valles Centrales en contra de uno de los probables responsables de la comisión del delito de homicidio con la agravante de responsabilidad medica en perjuicio de un niño.
El tres de abril, otro juez distinto, es decir un segundo juez, vinculó a proceso al imputado y le impuso la medida de prisión preventiva oficiosa, por tratarse de un homicidio con dolo eventual, y otorgó cuatro meses para la investigación complementaria.
Hoy, en la resolución del recurso de apelación contra el auto judicial de vinculación a proceso, los magistrados de la Sexta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado, han decidido reponer el procedimiento y por tanto han otorgado libertad al médico procesado.
Respetuosos de la decisión de los Magistrados y conocedores de la importante labor social, que realizan los médicos del país, me permito afirmar que en este caso, la Fiscalía General del Estado, presentó datos de pruebas suficientes que hicieron que dos jueces distintos declararan la probable responsabilidad del imputado en la comisión del delito referido.
Los datos de prueba presentados son de diversas índole, testimonios, videos, documentos y dictámenes de peritos y especialistas de distintas materias y de instituciones diversas como el Instituto de Servicios Periciales, la Comisión Estatal de Arbitraje Médico y la Procuraduría General de la República.
Tenemos elementos suficientes para asegurar, entre otros, los siguientes hechos:
1.- El niño llegó al hospital con solo una fractura del codo izquierdo y horas después salió muerto.
2.- La operación quirúrgica que se le practicó no era urgente.
3.- La operación se llevó a cabo menos de cinco horas después de la ingesta de alimentos, lo cual se corrobora con los hallazgos de la necropsia y los estudios de patología.
4.- No se tuvieron los ciudadanos necesarios para la aplicación de la anestesia.
5.- La causa de la muerte no fue una reacción alérgica o anafiláctica a algún medicamento sino una asfixia por broncoaspiración.
6.- No se documentó en el expediente el suministro de ciertos medicamentos, como la lidocaína, demostrándose su existencia con los dictámenes químicos correspondientes. Es decir, se administró, pero los médicos omitieron documentarlo en el expediente.
7.- Tenemos videos que hacen suponer que se produjo la manipulación del expediente clínico para modificar lo sucedido. Es más, los médicos llamaron a personas externas para que colaboraran en dicho acto.
8.- La operación terminó alrededor de las 12 de la noche y hasta las 7 de la mañana el niño fue trasladado a otro hospital con unidad de cuidados intensivos. Es decir más de siete horas después de terminada la operación.
Durante ese lapso de tiempo no se le dio la atención adecuada al niño. En el hospital al que se le trasladó se le brindó atención médica por reanimación porque ya había tenido paros cardiacos declarándose a las ocho de la mañana su muerte.
Ante las manifestaciones, comentarios y descalificaciones de los últimos días la Fiscalía General del Estado reitera su compromiso con la aplicación de la Ley y el respeto a los principios y reglas del estado de derecho.
La ley se tiene que aplicar firmemente, sin complacencias, sin distingos ni privilegios. No puede haber grupos ni personas exentas de la justicia.
No puede interpretarse la investigación de una denuncia como un acto de criminalización o afectación de una profesión.
En Oaxaca, estamos comprometidos por construir una procuración de justicia imparcial, autónoma, objetiva, técnica y respetuosa de los derechos humanos.
Es lo que los mexicanos necesitamos, instituciones de procuración de justicia que integren investigaciones sólidas; que investiguen con eficiencia los delitos sin sujeciones políticas o sociales externas; que presenten ante los Jueces en un proceso adversarial, imputaciones o acusaciones fundamentadas y bien argumentadas, y que procuren y hagan efectivos los derechos de las víctimas, especialmente el derecho de acceso a la justicia.
De eso se trata el sistema de justicia. Esa es la esencia del nuevo sistema de justicia penal que estamos construyendo en México.
Los mexicanos tenemos que saber y aceptar que el estado de derecho impone no solo a las autoridades sino a todos los ciudadanos respetar a las instituciones, cumplir con las reglas de convivencia que nos hemos dado, acatar las leyes, y sobre todo cumplir con nuestro deber.
Eso seguiremos haciendo en la Fiscalía General del Estado de Oaxaca.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Noticias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

En la Reforma Educativa, Oaxaca acatará lo que determine AMLO: IEEPO

“Oaxaca acatará lo que determine el próximo gobierno federal encabezado por Andrés Manuel …