Inicio Opinión Siete variables (complicadas) hacia la sucesión

Siete variables (complicadas) hacia la sucesión

0
0
11

Para poder pronosticar, con cierta certidumbre, los próximos acontecimientos habrá que estudiar con cuidado la distribución de los votos que se segmentarán de manera insospechada, para producir un resultado legal, pero cuestionado en cuanto su legitimidad.

 

Alfredo RÍOS CAMARENA

 

No cabe duda que se han presentado variables socioeconómicas internas y externas que complican el análisis de la próxima sucesión presidencial; ya que ésta, en muchos aspectos, será significativamente diferente.

En las variables internas destacan los siguientes elementos:

Uno. Existe un clima de insatisfacción social de enormes proporciones; la percepción ciudadana repudia a la partidocracia y a la clase política en general, es decir, no hay confianza en los partidos políticos.

Dos. Los institutos políticos han perdido su peso ideológico y, de alguna manera, más o menos todos plantean lo mismo, acercándose más a las causas que a los principios programáticos.

Tres. Las candidaturas independientes irrumpen en el escenario político como una nueva forma de expresión y, aun cuando el diseño institucional las hace casi imposibles, es probable que Jaime Rodríguez y Margarita Zavala puedan alcanzar la meta de aparecer en la boleta electoral y esto cambiará el equilibrio de las votaciones tradicionales.

Cuatro. No serán dos partidos los que tengan la posibilidad de obtener el triunfo, sino tres: Morena, el PRI y el Frente Ciudadano por México, y dependerá de cómo arranquen y permanezcan en la carrera, para que al final de la misma sólo dos sean los grandes competidores, ya que el tercer lugar se verá abandonado por sus simpatizantes que trasladaran su opinión hacia un voto útil.

Cinco. El voto antisistémico, aparentemente representado por Morena, por una parte, convoca a un gran número de electores y, por la otra, también aleja de sus expectativas a cientos de miles de votantes, quienes tendrán miedo de perder la estabilidad de la que actualmente gozan.

Seis. El Frente Ciudadano por México aparentemente ha logrado reunir a dos fuerzas contradictorias, gracias al esfuerzo del presidente del PAN, Ricardo Anaya y a la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, con la mediación e inteligente intervención de Dante Delgado, dirigente de Movimiento Ciudadano. Sin embargo, si al final de su selección interna resulta que los candidatos a la presidencia y a la jefatura de la Ciudad de México son Anaya y Barrales, respectivamente —que es lo más probable—, una enorme masa ciudadana, que podría haberlos apoyado, se sentirá manipulada y defraudada.

Siete. El partido en el gobierno, el PRI, ha despertado el interés del tapadismo y ha permitido revalorarse frente a un número importante de votantes, aun cuando todavía se percibe rezagado por la campaña permanente en contra del gobierno de Peña Nieto; por eso, el PRI requiere una figura, cuya principal característica sea la honestidad personal pues, el principal ataque será por la corrupción —supuesta o real— que el gobierno y el partido han engendrado.

Todas estas circunstancias, habrá que subrayar, se desarrollan dentro de un entorno de inseguridad, pobreza y desigualdad exacerbados.

En cuanto a las variables externas, la más importante es la relación política, económica y comercial con Estados Unidos y, desde luego, la conclusión a la que se llegue en cuanto a la continuación, o no, del TLCAN.

Para poder pronosticar, con cierta certidumbre, los próximos acontecimientos habrá que estudiar con cuidado la distribución de los votos que se segmentarán de manera insospechada, para producir un resultado legal, pero cuestionado en cuanto su legitimidad.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Opinión

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Senado perfila cambios a la Ley de Seguridad Interior

Las bancadas en el Senado perfilaron modificaciones a la Ley de Seguridad Interior para vo…