Inicio Portadas Seguros AXA y gobierno de Cué defraudan a maestros

Seguros AXA y gobierno de Cué defraudan a maestros

0
0
190

 

En un nuevo caso de corrupción del anterior gobierno estatal, al menos 600 maestros jubilados de la Sección 22 no han podido cobrar desde hace tres años los bonos de retiro que les corresponden por 30 años de servicio; la aseguradora AXA, que hasta diciembre de 2016 fue responsable de otorgar la contraprestación, culpó a las autoridades de no haber cumplido con pagos por 32 millones de pesos por lo que canceló la entrega de los montos.

 

David Méndez

 

Maestros jubilados han protestado en diversas ocasiones para exigir el pago del seguro por retiro.

La aseguradora francesa AXA, la anterior administración estatal, que encabezó Gabino Cué Monteagudo, y funcionarios del gobierno de Alejandro Murat, están involucrados en un presunto fraude cuyas pérdidas confirmadas, hasta el momento, ascienden a alrededor de 15 millones de pesos, en agravio de al menos 600 maestros jubilados de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Tal quebranto, que involucra a los cuatro últimos directores del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), podría duplicarse hasta rebasar los 32 millones de pesos y afectar a los 85 mil afiliados al sindicato de maestros, según acusaciones hechas por integrantes de la misma Sección 22.

 

Los hechos

 

De 2013 a diciembre de 2016, durante la última mitad del mandato de Cué Monteagudo, la Aseguradora AXA se negó a cubrir los 25 mil pesos que le correspondían como “apoyo para el retiro” a alrededor de 600 maestros y trabajadores administrativos que dejaron de laborar al cumplir 30 años de servicio.

Según la Secretaría de Jubilados y Pensionados de la Sección 22, la aseguradora incumplió con tal cobertura bajo el argumento de que las autoridades estatales no pagaron las cantidades estipuladas en el contrato –al menos 32 millones 232 mil pesos– a pesar de que quincena tras quincena el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) efectuó de manera puntual los descuentos correspondientes.

Consultado sobre el origen de esos 32 millones de pesos, el sindicato explicó que en cada quincena, a los docentes le son retenidos 3 pesos con 95 centavos bajo la denominación de “Concepto 77” o seguro institucional.

Este monto, ínfimo a primera vista, agregó, se traduce en grandes cantidades al ser multiplicado por los 85 mil militantes que conforman la membrecía; así, se estableció que quincenalmente, a los trabajadores del sistema educativo les son descontados 335 mil 750 pesos; de manera mensual, 671 mil 500 pesos y, anual, 8 millones 58 mil pesos.

De esa forma, entre 2013 y 2016, a nombre de la aseguradora AXA, el gobierno de Oaxaca le descontó a los maestros 32 millones 232 mil pesos sin que, aparentemente, llegaran a las cuentas de la empresa.

“¿Qué hacía la aseguradora AXA (para no pagar el seguro de retiro)? Decía que el IEEPO tenía que depositar el dinero, mientras que el IEEPO, a su vez, decía que teníamos que ir con la aseguradora’.

“Era un juego de ir y venir entre el IEEPO y la aseguradora”, comentó, en entrevista, Zenón Ruiz Ruiz, miembro de la Secretaría de Jubilados y Pensionados de la Sección 22.

La póliza de seguro de AXA cubría tres eventualidades: fallecimiento, por el que la familia de la víctima debe recibir alrededor de 400 mil pesos; percances que deriven en la pérdida de alguna extremidad del cuerpo, donde el pago fluctúa en 200 mil pesos y retiro por vejez, con una cobertura de 25 mil pesos.

 

Cambian de empresa

sin cubrir adeudos

 

A pesar del adeudo acumulado, el gobierno de Alejandro Murat decidió, en enero pasado, un mes después de que el priista asumió el cargo, dar por concluido el contrato con la empresa de origen francés y otorgarle la administración de la póliza a la mexicana Thona Seguros, constituida en el estado de Aguascalientes en 2013.

De acuerdo con el contrato signado entre la nueva compañía y el gobierno, cuya copia obra en poder de este medio, desde el primero de enero de 2017, Thona se encarga de manejar las aportaciones de los docentes; no obstante, pese a ello, se niega a cubrir el déficit de 15 millones de pesos heredado por su antecesora.

 

–Ahora, AXA, que es la que le debe a ustedes, queda fuera del IEEPO, sin pagarles, consultó Real Politik.

–Sin pagarnos, y viene Thona, que no se quiere hacer cargo, apuntó Ruiz.

 

–¿Esto podría considerarse como un fraude?

–Desde luego. Se supone que desde el momento que hicieron el contrato (con una y otra empresa) dijeron: ‘Ahí va el paquete de billetes (para cumplir con las obligaciones’.

 

–¿El IEEPO, como patrón, tuvo que haber obligado a la aseguradora AXA a dar la contraprestación antes de irse?

–AXA dice que no puede pagar porque el IEEPO no depositó el dinero. Las cuotas de nosotros, aunque puntualmente le pagamos al IEEPO.

 

De acuerdo con la versión del dirigente, AXA cumplió con todas sus obligaciones, hasta que, en 2013, dejó de cubrir los montos pactados.

Desde el comienzo de los desencuentros, ninguno de los maestros que tramitó su jubilación ha podido acceder a su bono de retiro.

“Lo que estamos exigiendo es que se les pague a todos los jubilados que no han cobrado ese concepto.

“Hasta ahora, (el gobierno) nos ha dicho que el IEEPO está interviniendo y que está haciendo lo posible para que se nos pague antes de que finalice el 2017; sin embargo, nosotros como Sección 22 no le creemos, no tenemos confianza”.

A pesar de las inconsistencias, la aseguradora AXA no denunció los hechos ni rescindió el contrato que lo unía con el gobierno de Oaxaca.

 

 

 Aseguradoras dividen a la S-22

 

Otra de las corrientes del Comité Ejecutivo Seccional (CES) del magisterio advirtió que no permitirá que Thona se haga responsable del seguro institucional hasta que, primero, sea cubierto el adeudo con los jubilados y se clarifique qué se ha hecho con las retenciones por más de 32 millones de pesos hechas a todos los sindicalistas entre 2013 y 2016.

Los integrantes de este grupo, conformado por maestros de la Costa, Cuenca del Papaloapan, Mixteca e Istmo, que pidieron no ser identificados públicamente, aseguraron que en la Asamblea Estatal programada el sábado pasado, subirían a discusión un acuerdo para desconocer a Thona y pedir la expulsión de los representantes jurídicos de la Sección 22 que estuvieron enterados del cambio de empresa sin notificar a la base.

 

Proceso irregular

 

Explicaron que si bien es cierto que Thona se hizo cargo de los seguros desde el primero de enero de 2017, el sindicato fue notificado hace menos de un mes de tal modificación, luego de que el Instituto Estatal de Educación Pública pidió a los docentes cumplir con los requisitos que les fueran solicitados.

“Desde hace tres semanas, mandaron información con los directores para que cambiáramos nuestro seguro institucional, pues deja de ser AXA y, ahora, es Thona.

“Nos dieron la dirección de la aseguradora en Plaza del Valle y al llegar al local, las personas nos mandaron al IEEPO con el argumento de que ellos no dan la póliza”.

Asimismo, acusaron que Thona pretende exigir información que invade la privacidad de los sindicalistas, como es la dirección de cada trabajador, teléfono, correo electrónico, la clave que desempeñan, fecha de ingreso a la SEP, así como todos los movimientos realizados durante su estancia en el sistema educativo.

“¿Acaso es un gancho más para que se entreguen los compañeros”, respondió vía mensaje de texto, al ser consultado al respecto, un integrante del magisterio y que hasta el 2016 formó parte del CES.

“Esos datos nunca les han importado a las aseguradoras, que sólo pedían nombre y beneficiarios”, reclamó.

 

Negocio redondo,

negocio millonario

 

Las empresas a las que el gobierno les ha confiado la administración del seguro institucional obtienen millonarias ganancias.

 

De manera anual, un trabajador al servicio del sistema educativo paga 94.8 pesos por el Concepto 77, una cantidad que multiplicada por los 85 mil trabajadores que actualmente militan en la Sección 22, hace un monto de 8 millones 58 mil pesos.

Cada año, en promedio, según la Sección 22,  se jubilan entre 100 y 200 trabajadores, por los que la aseguradora debe erogar 5 millones de pesos en apoyos para el retiro.

La diferencia entre los ingresos por retenciones y egresos por cobertura, es de más de 3 millones de pesos a favor de la empresa.

 

Malversación de recursos

 

Entre los responsables directos del mal manejo de recursos, figuran los nombres de cuatro directores del IEEPO: Juan Antonio Iturribarría Bolaños Cacho, en cuya gestión comenzaron los incumplimientos con el pago de seguros.

Iturribarría fue nombrado titular de la dependencia el 31 de agosto de 2012 y permaneció en el puesto hasta el 26 de abril de 2014, sin que se pronunciara en torno a las irregularidades en el funcionamiento de AXA.

Este personaje fue relevado por Gilberto Sánchez Ortiz, quien fue cesado 48 horas después –el 26 de abril de 2014–, tras descubrirse que compartía en redes sociales imágenes de mujeres semidesnudas, que eran acompañadas de mensajes sexistas.

Seis meses después, en octubre del mismo año, asumió el puesto Moisés Robles Cruz, quien permaneció al frente durante casi dos años, en el periodo que el gobierno autodenominó como “de recuperación de la rectoría de la educación”.

En 2015, Robles encabezó la reestructuración del “nuevo” IEEPO, cuyo objetivo, según las autoridades, era quitarle el poder a la Sección 22 e implementar un modelo de administración transparente y sin actos de corrupción; el funcionario tampoco ventiló las irregularidades entre AXA y el gobierno.

Finalmente, el 19 de julio de 2016, la administración nombró a Germán Cervantes Ayala, personaje cercano al secretario de Educación, Aurelio Núño Mayer, como titular del IEEPO.

Cervantes no sólo no impidió la repetición de los actos irregulares contra la base trabajadora, sino que fue el encargado de contratar a Thona Seguros, en enero pasado.

“Desde el primero de enero y hasta el 31 de diciembre de 2017, todos los maestros estarán con Thona; el seguro está contratado por un año”, subrayó Zenón Ruiz.

“Se entra a la aseguradora sin el consentimiento de los trabajadores; automáticamente, todos los maestros están con Thona”, abundó.

Antes de que AXA y Thona asumieran el control de los recursos del magisterio, el IEEPO había contratado los servicios de las aseguradoras Hidalgo, MetLife y Grupo Mafher, con las que no se registraron controversias significativas.

 

–¿Cuánto tiempo estuvo AXA?

–Alrededor de 10 años; desde el sexenio de Ulises Ruiz.

Durante su estancia en el IEEPO, la institución tuvo acceso a al menos 56.5 millones de pesos, sin que exista constancia de que, efectivamente, hayan sido enviados a los seguros de los trabajadores.

 

Antecedentes

 

No es la primera vez que recaen acusaciones de malversación de recursos en contra del gobierno de Gabino Cué, pues, durante 2016, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud (SNTSA) denunciaron la “desaparición” de alrededor de mil millones de pesos de cuotas que les fueron retenidas a los obreros y que debieron ser utilizadas en la cobertura de pagos a terceros institucionales y no institucionales.

A pesar de que los descuentos le fueron hechos quincenalmente a los afectados, las autoridades no enviaron los recursos a las cuentas del Fovissste ni a otras instituciones bancarias con las que los trabajadores signaron contratos comerciales.

Esto se tradujo en que empleados administrativos, médicos y enfermeras recibieran demandas de embargo o fueran boletinados al Buró de Crédito, a pesar de que, vía nómina, cumplieron puntualmente con los pagos.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Entrega Murat Hinojosa glosa de Informe en el Congreso

Recrimina oposición inacción gubernamental Flor Hernández El gobernador del estado, Alejan…