Inicio Portadas Sedesol premia la corrupción

Sedesol premia la corrupción

0
0
48

 

Considerada el principal instrumento para combatir la pobreza en el país, la Secretaría de Desarrollo Social se ha convertido en una agencia de colocaciones. Su más reciente adquisición es Alejandro Avilés Álvarez, uno de los políticos locales más cuestionados por los continuos señalamientos de incurrir en actos ilegales como malversación de recursos y tráfico de influencias

 

David Méndez

 

Lejos de fincarle responsabilidades administrativas o penales para despejar las sospechas de corrupción y malos manejos de recursos que recaen sobre aquel personaje, el gobierno federal, con el aval del gobierno estatal, nombró la semana pasada a Alejandro Avilés Álvarez como delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), un gesto que ha sido considerado por diferentes sectores de la sociedad como un premio a la corrupción.

Avilés tardó tres meses y medio en regresar al escenario político, después de ser renunciado como titular de la Secretaría General de Gobierno (Segego) el pasado 14 de abril, luego de que su hijo utilizó para viajar a Puerto Escondido un helicóptero del gobierno estatal, designado exclusivamente a cuestiones oficiales.

En el tiempo que se mantuvo al margen de la administración estatal, se llegó a especular que Avilés había sostenido un rompimiento político con el gobernador, Alejandro Murat, y que, incluso, podría operar y competir en el proceso electoral de 2018 bajo las siglas de una potencial alianza entre el PAN y PRD e incluso de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), tal y como lo hizo en 2016 José Antonio Estefan Garfias.

El ex presidente estatal del PRI, según trascendió los días posteriores a su salida de Segego, permanecía inconforme porque funcionarios del propio gobierno fueron lo que se hicieron cargo de divulgar mediáticamente la irregularidad que había cometido su hijo, para tener pretextos suficientes para cesarlo.

Hoy, con su nuevo nombramiento, a costa de la gente pobre, Avilés dispondrá de una plataforma y recursos millonarios para promocionar su imagen de cara al proceso electivo del próximo año, que definirá, además de Presidente de la República, senadores, diputados federales, 153 alcaldes y 42 diputados locales.

lea también: Faraónica recepción dan a Alejandro Avilés

 Antecedentes

 

Durante su estancia al frente de la política interna del estado, Alejandro Avilés fue acusado de actuar con falta de oficio y enrarecer el entorno en diversos pueblos de las ocho regiones, lo que se tradujo en un ambiente de ingobernabilidad similar al que prevaleció durante la administración de Gabino Cué Monteagudo, con protestas y bloqueos por doquier.

El ex funcionario estatal buscó, además, mantener el control de diversas poblaciones a través del nombramiento de administradores municipales.

Pese al reclamo generalizado, Avilés y sus funcionarios jamás reconocieron que el estado atravesara por una crisis de estabilidad, algo que el gobierno terminó por admitir semanas después de su salida.

Durante las vacaciones de Semana Santa 2017, una agencia de noticias divulgó que las autoridades habían detectado el uso ilegal de aeronaves del gobierno del estado por parte de familiares del titular de Segego.

El hijo del secretario general de Gobierno de Oaxaca, Alejandro Avilés Álvarez, ocupó un helicóptero tipo Augusta Aw109 Power, con matrícula XC-HUX para trasladarse a Puerto Escondido en plan de vacaciones.

lea también:A operar el gasto social

 

Mala reputación

 

Antes, en 2014, Avilés fue acusado de participar en el desvío de 600 millones de pesos del presupuesto que le correspondía a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados local.

Además, en 2016, el entonces dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en pleno proceso electoral que renovaría la gubernatura, el Congreso local y 153 alcaldías del sistema de partidos políticos, fue denunciado ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) por la presunta venta de candidaturas que iban desde el millón hasta tres millones de pesos.

En su denuncia, militantes del PRI hicieron saber que el actual delegado de Sedesol fijó los precios de las candidaturas a la de presidencia municipal en un millón de pesos y en tres millones a quienes aspiraran a una diputación local por dicho instituto político.

“Hacemos nuestra formal denuncia en contra del diputado local, quien también se desempeña como presidente del CDE del PRI en el estado de Oaxaca, por éstas y todas las anomalías y atropellos que ha cometido no solamente en esta etapa de selección de candidatos, sino a lo largo de su carrera política, que por sus acciones, pocos se atreven a denunciar”, citaron en un escrito.

lea también:Abuso, traición e impunidad, el sello personal

La negociación

 

Por su parte, en redes sociales, trascendió que el nuevo nombramiento de Alejandro Avilés emanó, en realidad, de un acuerdo entre el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz y el titular de Sedesol, Luis Enrique Miranda Nava.

Tal movimiento, indicaron portales como www.m-x.com.mx, tuvo el

objetivo de colocar en la dependencia a un personaje cercano a Ruiz Ortiz, tal y como sucede con Eviel Pérez Magaña, en su momento, precandidato opositor a Alejandro Murat, y quien en 2016 fue nombrado subsecretario de Desarrollo Social y Humano también de Sedesol.

La oficina estatal de Sedesol, dispone de un presupuesto ordinario de 111 millones 636 mil pesos, más otros 12 mil millones de “apoyo” extraordinario que recibirá a través de la implementación de programas para abatir el rezago y la miseria.

Según lo dicho por el titular de la dependencia, Luis Enrique Miranda, estos recursos aterrizarán de manera paulatina a lo largo de lo que resta del año.

lea también:La oficina alterna, los moches y el hermano

Miranda y Avilés,

figuras polémicas

 Mientras Alejandro Avilés es severamente criticado en el ámbito estatal, el titular de la Secretaría de Desarrollo Social tampoco es del agrado de muchos dentro de la política nacional.

Cercano al presidente Enrique Peña Nieto, Miranda fue nombrado como titular de la dependencia el siete de septiembre de 2016.

Un reportaje de la revista Sin Embargo, detalló que el encargado de combatir la pobreza en México es fan de uno de los deportes más costosos para practicar: el golf. Incluso es socio de los dos campos más lujosos del Estado de México.

Y para practicar ese deporte le gusta tener toda la comodidad del mundo, por ello él y su amigo íntimo, Enrique Peña Nieto, acostumbran cerrar las instalaciones del campo en turno cuando hacen su recorrido por los 18 hoyos.

Miranda Nava nació en Jocotitlán, Estado de México, el 3 de junio de 1964. Su padre, Luis Miranda Cardozo, fue presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México. Su currículum no presenta ningún dato que lo relacione con experiencia en combate a la pobreza.

Es conocido el compadrazgo con Enrique Peña Nieto a quien conoce desde que Arturo Montiel Rojas gobernó el Estado de México (1999-2005). Los dos pertenecieron a ese grupo apodado como “Golden boys”. La autoría del mote se atribuye a Manuel Cadena quien era de una generación arriba y nombró así a quienes en sus treinta y pocos acompañaban a Montiel porque según él, brillaban en conjunto.

En el Gobierno del Estado de México se inició como Coordinador de Asuntos Jurídicos, puesto desde el cual, le tocó el movimiento de los comuneros de San Salvador Atenco quienes se oponían a la construcción del Aeropuerto Internacional de Texcoco. Los de Atenco dieron una batalla en las carreteras con palos y machetes que se inició con Montiel, pero concluyó cuando Peña Nieto era Gobernador. En contra de sus líderes, fueron interpuestas varias demandas penales.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Un muerto y cinco heridos, saldo previo por explosión en ducto de Pemex en Veracruz

Este sábado por la mañana se reportó una explosión de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex…