Inicio Opinión S-22: Provocación e impunidad

S-22: Provocación e impunidad

0
0
233

2-15Los disturbios, bloqueos y atropellos que ha pro­vocado la Sección 22 –que no la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Edu­cación CNTE- a la ciudadanía de la capital del país, lo que ha desperta­do ya la exigencia del pueblo mexi­cano de que se detenga esta agresión a las instituciones y la aberrante con­culcación del clima de libertades, no tiene otro fin más que uno: la pro­vocación. La intromisión de grupos guerrilleros, radicales enquistados en el PRD y otros actores, buscan a toda costa mártires para atraer los reflectores mediáticos y enarbolar la bandera que siempre les ha otorgado resultados: la victimización. Al me­nos en Oaxaca, el magisterio siem­pre será el mártir de la libertad de expresión, con lo cual deviene de asesino en doliente.

El origen de la Coordinadora Na­cional de Trabajadores de la Educa­ción, la CNTE, se remonta a prin­cipios de 1980. El objetivo de la disidencia fue demoler el cacicazgo autoritario de Carlos Jongitud Ba­rrios, que después continuó, Elba Esther Gordillo. El charrismo sin­dical fue la bandera, era el fantasma que había que aplastar. Pero, por esas paradojas de la vida, el resultado fue peor. Se instaló una nueva dictadu­ra, un poder fáctico, cimentado en la demagogia, en la orfandad de ideas, en el uso de cartabones anquilosados del socialismo, que terminó, al me­nos en la Sección 22, en una especie de Cártel que mantiene a sus correli­gionarios, bajo un esquema de terror, de premios y castigos y de complici­dades.

Algunos pioneros del Movi­miento Democrático de los Traba­jadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO), –aunque aquí la autocrí­tica es estigmatizada como charris­mo- han lamentado el grado de per­versidad, impunidad y podredumbre que ha alcanzado dicho movimiento. El viraje que dio el 28 de octubre de 1992, a un mes y días de que termi­nara el gobierno de Heladio Ramírez, cuando éste les entregó en bandeja de plata, el 90 por ciento de los niveles de mando en el Instituto Estatal de Educación Pública –el IEEPO- ha­ciendo del llamado magisterio demo­crático, un binomio inexplicable en los cánones de la ley laboral: ser al mismo tiempo, trabajador y patrón.

Desde hace 33 años, la sociedad oaxaqueña ha tolerado sus exce­sos –y ahora los soportan, con más frustración que estoicismo, los ha­bitantes de la capital del país-. Sin embargo, hay un parteaguas impor­tante que es imposible soslayar: des­de que el gobierno le entregó al Cár­tel 22 el control total del IEEPO, no hay poder alguno que la pueda dete­ner. El Estado se ha mantenido ma­terialmente doblegado a los desig­nios de una secta parasitaria, que es quien dicta la política educativa.

Los titulares del IEEPO, con sus nota­bles excepciones, han parecido más bien sus empleados que quienes asu­men la responsabilidad de conducir la política educativa oficial. Nadie ig­nora la relación tortuosa que los di­rigentes seccionales han mantenido con el gobierno en turno; una rela­ción sostenida a base de sobornos, de cochupos y de tráfico de influen­cias. El pago de bonos y quincenas en el plantón, y la negativa a entre­gar la documentación a alumnos de la Sección 59, así lo demuestra.

La pregunta del por qué se han permitido tantos excesos, que sub­yacen en el fondo de nuestro gra­vísimo rezago educativo, un hecho bien documentado por organismos como “Mexicanos Primero”, sigue sonando en la conciencia colectiva. Y hay una respuesta: ha sido la com­plicidad de los gobiernos estatales, la apatía de las autoridades municipa­les y la abulia de los comités de pa­dres de familia. El gobierno estatal se ha doblegado. Pero no puede de­cirse lo mismo de los municipios y padres de familia. Si éstos no tratan de salvaguardar la educación de sus hijos y la calidad de la misma, bien podremos seguir otros 33 años, pa­ralizados por el miedo y en el fon­do de la mediocridad y la ignorancia.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Opinión

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

‘Subsidio’ a gasolinas no impacta en las finanzas públicas: Hacienda

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) mantendrá la disminución al Impuesto Es…