Inicio Opinión Ratifica la Sala Xalapa del TEPJF triunfo de Raúl Bolaños Cacho Cué

Ratifica la Sala Xalapa del TEPJF triunfo de Raúl Bolaños Cacho Cué

0
0
12

El Patíbulo

 

Alberto UNDA

 

Golpe seco que les ha de haber provocado un entripado coraje que los puso negros de coraje acaban de recibir del TEPJF las “tribus” perredistas, y cuasi perredistas, entre ellas la conformada por Ulises Ruiz Ortiz, Héctor Pablo Ramírez y Manuel García Corpus, -el Chucky no, pues  los abandono por irse a Morena-, porque por unanimidad, los magistrados de la Sala Xalapa resolvieron que es senador por Oaxaca, Raúl Bolaños Cacho Cué.

Los magistrados de la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), confirmaron como legal, la entrega de la constancia de Senador de la República de Primera Minoría que hizo el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) a Raúl Bolaños Cacho Cué, candidato de la coalición “Todos Por México”, integrada por el PRI-PVEM-Panal.

Los magistrados, les dieron un garrotazo a las irracionales ambiciones del clan de los perredistas oaxaqueños que de pronto les surgió un “raro” interés por la priista Sofia Castro a quien querían instalar en el Senado de la República, aunque se entiende que este propósito tenía el trasfondo de echar a pelear al PRI con el PVEM y en medio de esa rebatinga, asegurar la senaduría para uno de los suyos.

Peroooo… los magistrados    Juan Manuel Sánchez Macías, Adín Antonio de León Gálvez y Enrique Figueroa Ávila, desecharon el juicio de inconformidad que exhibió la representación, de los negro-amarillos, del Partido de la Revolución Democrática ante el Instituto Nacional Electoral (INE), en Oaxaca.

Fue una representación quien presentó el alegato ante el TEPJF porque ahorita, los perredistas, ni dirigente tienen.

Hay que recordar que el derrotado líder estatal del Sol Azteca Raymundo Carmona Laredo, en la etapa final de la campaña cuando buscaba la tercera reelección como presidente municipal de Pochutla, al ver que las tendencias no le favorecían en nada y con tal de agarrar nuevamente el jugoso hueso de la alcaldía, todo indica que organizó un “autoatentado” para hacerse la víctima, pero el acto se le salió de control, él mismo resultó herido y un acompañante perdió la vida.

 

Y es que el PRD, presentó un juicio de inconformidad en la Sala Regional Xalapa del TEPJF, para que se revocara la constancia de asignación de la senaduría de primera minoría otorgada por el INE a Raúl Bolaños Cacho Cué, postulado por el PVEM, y se otorgara en favor de la candidata del PRI, Sofía Castro Ríos, por ser quien obtuvo el segundo lugar.

A juicio del Sol Azteca, Bolaños Cacho Cué fue registrado como candidato del Partido Verde Ecologista, según el convenio signado con Nueva Alianza y el PRI para integrar la coalición Todos por México, y no por este último partido.

Los magistrados de la Sala Xalapa establecieron que el PRD, interpretó erróneamente, el artículo 56 de la Constitución Política federal, al argumentar que, conforme a los resultados consignados en el acta de cómputo de la elección de senadurías por el principio de mayoría relativa, el PRI obtuvo el segundo lugar de la votación en Oaxaca y Bolaños Cacho Cué, fue propuesto por el PVEM, por tanto, el escaño senatorial correspondía a Castro Ríos.

Ese argumento fue desechado y para ello, los magistrados quienes evocaron criterios y jurisprudencias emitidos en casos anteriores y que obran en poder de la Sala Superior del TEPJF.

En sus reflexiones los magistrados expertos en materia electoral tomaron en cuenta la información pública sobre la jornada electoral, que en el caso de Oaxaca, reflejó:

Los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, Susana Harp Iturribarria y Salomón Jara Cruz, ganaron la primera y segunda fórmula, con un total de 1 millón 88 mil 343 votos, logrados por la inercia electoral presidencial de Andrés Manuel López Obrador.

Es decir, fueron reconocidos como senadores por el principio de mayoría relativa.

En tanto, el INE asignó la senaduría de primera minoría a Bolaños Cachos Cué, al obtener 383 mil 572 votos.

Los Magistrados de la Sala Xalapa, Sánchez Macías, De León Gálvez y Figueroa Ávila, argumentaron que, fue legal y correcta la entrega de la constancia de senador de primera minoría a Bolaños Cacho Cué, y declararon infundadas los argumentos del PRD.

Para que no quedará duda de que la posición senatorial correspondía a Raúl Bolaños Cacho, los magistrados en su dictamen destacaron:

“Ha sido criterio la Sala Superior (del TEPJF) que por un imperativo constitucional y legal, la Senaduría de Primera Minoría, se puede asignar a la fórmula de candidatos que establece la lista de partidos políticos o coalición que ocupe el Segundo Lugar en número de votos en la entidad de que se trate, toda vez que por disposición legal, las coaliciones deben de ser tratadas como un solo partido y no existe justificación jurídica que les prive de ese derecho, en ese sentido el triunfo se le atribuye a la coalición, no a los partidos coaligados considerados individualmente”, asentaron los Magistrados, Sánchez Macías, De León Gálvez y Figueroa Ávila.

Recalcaron en su sentencia que las constancias de primera minoría se deben otorgar a las fórmulas de candidatos en el orden que la coalición los registró en los términos del convenio de coalición establecido.

Así, establecieron que resultó apegado a derecho que el Consejo Local del INE en Oaxaca, otorgará la constancia de primera minoría a Bolaños Cacho Cué, al ser la primera formula registrada, que, conforme al convenio de coalición, corresponde al PVEM, instituto político que postuló al hoy senador electo.

Con esta resolución se cierra la pagina del proceso electoral en Oaxaca, donde los ciudadanos con su voto dieron la victoria a los aspirantes al senado mexicano, y en el caso concreto de Raúl Bolaños Cacho Cué, quien pudo demostrar ante los magistrados de la Sala Xalapa del TEPJF, la información, argumentación y las pruebas que se entiende postuló ante los letrados quienes la mañana del viernes, dictaron su resolución y despejaron cualquier duda:

Raúl Bolaños Cacho Cué, tiene legítimamente y avalado por unanimidad por los magistrados, el lugar que le corresponde en la LXIV legislatura del senado de la República.

 

Lo mejor, auténtico y vistoso del Lunes

del Cerro, fueron los fuegos pirotécnicos

Por más de siete décadas el PRI en lugar de gobernar con honestidad y eficacia en favor de los mexicanos, se dedicó a engañar, defraudar y burlarse la ciudadanía, con los resultados que todos conocemos del pasado 1 de julio.

Igual puede ocurrir en el caso concreto de las fiestas del
Lunes del Cerro, con tanto engaño, improvisación, por inventar bailables y tradiciones que ni vienen al caso pero que, con ese imparable afán mercantilista de vender las costumbres, arte, tradición, danzas, vestuario, etc., etc., va a llegar un día en que al menos los oaxaqueños, no volverán a pararse en el Cerro del Fortín.

Por años y años, la fiesta de la Guelaguetza consistía en un excelente programa donde lucían solo siete bailables: uno por cada región del estado.

Por tradición los más vistosos y espectaculares eran precisamente los siete bailes de igual número de regiones y la máxima fiesta del folklor oaxaqueño culminaba con la presentación de la Danza de la Pluma que por años estuvo a cargo del Grupo Folclórico de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

Quién sabe quién o quiénes fueron los autores de que la presentación de la Guelaguetza degenerara, el gobierno del estado por medio de las dependencias que deberían haber cuidado la vistosidad y originalidad de la fiesta del Lunes del Cerro, fueron omisos e incapaces y ahora todo es un verdadero desgarriate.

Hay un Comité de Autenticidad, en el cual supuestamente sus integrantes no ganan un salario, tal vez esa sea la causa que estos individuos, se han dado a la tarea de hacer negocio con los espacios de la Guelaguetza.

Primero aceptaron sin chistar que además de la clásica octava del lunes del cerro, el gobierno de URO y su talentosa secretaria de Turismo, que en realidad fue educada para hacer dinero hasta del árbol caído, quienes inventaron la Guelaguetza vespertina.

Eso desató las ambiciones de “los folkloristas autóctonos” que vieron la oportunidad de hacer negocio.

Poco a poco, en lugar de siete regiones e igual número de bailables, ya eran 8 regiones y como 15 o 16 bailables por presentación.

Ahora cada Lunes del Cerro, la Guelaguetza ha degenerado en un chilaquil supuestamente original y autóctono, que a simple vista puede parecer muy original, pero no es más que una bola de bailes y trajes, y coreografías, aburridas y burdamente inventada, acompañada con música e intérpretes de dudosa calidad.

Y todavía los del aberrante Comité de Autenticidad, cada año antes del primer Lunes del Cerro, ofrecen conferencia de prensa, para dar a conocer que “este año, la fiesta de la Guelaguetza, será mejor que la del año pasado”.

Ni caso tiene mencionar los nombres de estos impostores que triste y lamentablemente han permitido y posibilitado este gran fraude folclórico de una de las fiestas de mayor tradición en la República mexicana, porque tampoco es exacto lo que dicen los locutores de la CORTV y algunos comentaristas, que aseguran que es la fiesta más importante del folklor mundial.

Si eso fuera cierto, quienes comercian con las fiestas del Lunes del Cerro y han permitido que cada año, la fiesta sea un mazacote de mal gusto y carente de vistosidad y apego a la tradición de la Guelaguetza, que le permitió tener el reconocimiento del turismo nacional e internacional, deben de enterarse que están acabando con la gallina de los huevos de oro.

Hace años insisto, nunca fue necesario un Comité de Autenticidad para determinar cuáles bailables y delegaciones tenían que presentarse en al auditorio del Cerro del Fortín.

Ahora los presidentes municipales, líderes de supuestas organizaciones autóctonas, artesanos y tejedores de trajes regionales, entre otros se pasan el año pelándose hasta entre comunidades, porque cada uno dice, tiene derecho a presentarse en la Guelaguetza.

Esa rebatinga a dado paso además en la presentación de supuestos bailables muy autóctonos, que no por ello implican vistosidad, música sonora, movimientos dancísticos, gracia, tradición y belleza.

En cambio se presentan bodas, lavadas de olla, bautizos, funerales y hasta labores de tintorería como ocurrió el pasado lunes, cuando quien sabe qué región presento una vacilada denominada algo así como “lavado y planchado de ropa”  o el bailable de “Los Diablos”, cuyos danzantes, portaban todos unos trajes negros impecablemente planchados, pero que cada rato caían al piso, tal vez atolondrados por un hombre vestido de mujer que grotescamente distraía la atención, buscando convertirse en la reina de la fiesta.

Esta danza originaria de la zona negra en la costa oaxaqueña nunca tuvo ese maltrecho personaje, que nada tiene que ver con la gallardía, y sentido enigmático que conlleva la interpretación de “Los Diablos”.

Al paso que vamos, el día menos pensado, nos vamos a enterar que Walt Disney ya compró los derechos de la fiesta de la Guelaguetza, como acaba de ocurrir con esta empresa estadunidense quien adquirió por más de 70 millones de dólares, la sección de la empresa FOX dedicada al entretenimiento infantil.

Si eso ocurre, ni los oaxaqueños podremos asistir más al Cerro del Fortín porque entonces si los boletos tendrán un costo muy elevado, pero la fiesta será convertida en un espectáculo verdaderamente internacional y los que de plano se quedarían sin chamba, que cada año hacen peor, sería los del Comité de Autenticidad que de auténticos, tienen muy poco.

 

 

 

¿No hay otros priistas para coordinar sus

minibancadas en el Congreso de la Unión?

Ante propios y extraños, los integrantes de lo queda de la cúpula priista, se dan golpes de pecho, con cara de arrepentidos y en un ambiente sepulcral y funerario, anuncian, juran y perjuran, que trabajaran por la refundación del PRI, que ahora sí van a cambiar, pero nomás no se ve cómo y por dónde, porque siguen con las mismas anquilosadas y viejas prácticas.

En menos de lo que canta un gallo y sin que se haya notado una mínima consulta, para tomar en cuenta de manera realista a la disminuida militancia, o a lo que queda de sus sectores, o a los directamente interesados, unos cuantos -cómo siempre- decidieron nombrar a sus flamantes “coordinadores” de las minibancadas que tendrán en las cámaras de senadores y diputados.

Y los designados fueron: Miguel Ángel Osorio Chong como coordinador del grupo parlamentario en el senado, integrado por apenas 13 legisladores y René Juárez Cisneros, quien coordinara apenas a 43 diputados de 500 que conforman el cuerpo legislativo y fue el efímero ex presidente nacional del PRI en la frustrada campaña presidencial.

¿Y el interés por cambiar qué se hizo?, ¿dónde quedaron esas supuestas intenciones de ser otros para entender y tomar en cuenta “el mensaje” de la militancia, que no fue mensaje sino una sonora zapatería que los llevó a perder prácticamente el poder político en México?

Cualquiera con tres dedos de frente se pregunta ¿de verdad?, ¡en serio?, entre quienes integran los casi simbólicos grupos parlamentarios del otrora partidazo, no habría otros que pudieron ser nombrados “coordinadores”, algún joven con talento, aunque sin la “experiencia probada” de Osorio Chong y Juárez Cisneros, que sobre la marcha pudiera aprender a hacer las cosas de otra forma.

Los dos “flamantes coordinadores” de las minibancadas, se presume traen el colmillo retorcido, pero son los mismos que con eso y todo, nada hicieron o pudieron hacer por salvar a su partido, el PRI, de la debacle del trágico 1 de julio.

Osorio Chong fue más de cinco años, responsable de la “política interna” y entonces cualquiera se pregunta: ¿y los amarres?, y la ¿interlocución con los grupos pequeños, medianos y con los de la “mafia del poder”? ¿y el espionaje político a cargo del CISEN?

Durante casi dos mil días, el hidalguense ocupo el cargo de secretario de Gobernación y entonces ¿a qué se dedicaba el ex gobernador hidalguense?, porque por los resultados del “mensaje” (Claudia Ruiz Massieu dixe) de la militancia que se volcó a votar, pero por Morena, en protesta por tantos años de abandono y gandallez de los de la mafia del poder, pues nomás no se notó su conducción política.

¿Cómo es que nunca se enteró que las tendencias de todas las empresas encuestadoras -que por cierto cabe preguntar quién o quienes les estuvieron pagando tantos meses para realizar su trabajo- casi a diario daban como seguro ganador de la elección presidencial a Andrés Manuel?

¿Cómo desde su poderosa e influyente posición, y el gigantesco y muy bien pagado equipo de colaboradores y asesores, no atinaron a diseñar una estrategia político-electoral para contener el tsunami que se avecinaba?

Porque una respuesta podría ser que esa tarea se la dejaba al partido, pero esa incomprensible distancia, terminó por enterrar las ambiciones del ahora senador y jefe de la minibancada, a quien el “PRI” no designó como su candidato presidencial.

Y curiosamente entre el “super equipo” de Osorio Chong, andaba René Juárez Cisneros quien ocupaba la subsecretaria de… y quien casi al final de la malograda campaña presidencial, fue enviado por el PPP (Primer Priista del País) el señor Peña Nieto, dizque para “salvar” de la debacle al no priista José Antonio Meade Kuribreña, cosa que era imposible ya.

Tanto Juárez Cisneros como su exjefe Osorio Chong, con la autorización también del PPP, fueron colocados en los primeros lugares de las listas del Senado y la Cámara de Diputados, ambos “como premio de consolación”, serán legisladores y ahora “flamantes coordinadores” de los minigrupos parlamentarios del PRI en el Congreso de la Unión.

Ambos, cortados por la misma tijera, La bancada del tricolor en la Cámara de Diputados estaría integrada por 43 legisladores (ocho de mayoría relativa y el resto de representación proporcional), entre ellos los ex presidentes del tricolor Dulce María Sauri y Enrique Ochoa Reza y el actual secretario general del partido, Rubén Moreira.

 

 

 

También Ismael Hernández Deras, líder de la Confederación Nacional Campesina (CNC); Luis Enrique Miranda, ex secretario de Desarrollo Social; Ivonne Álvarez, por Nuevo León; Ana Lilia Herrera, del estado de México; Ximena Puente, ex presidenta del Inai, e Isaías González Cuevas, líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos.

Es decir, son los mismos de siempre, caras nuevas, no se ven por ningún lado.

Lo mismo ocurre en los dos casos, o sea en senadores y diputados, el PPP y su reducido grupo son los mismos que por años se repartieron el poder y las mejores posiciones en la administración pública.

A nadie que no fuera de la “gran familia revolucionaria” dejaron pasar, año tras año, elección tras elección fue siempre la misma historia y la rueda de tanto girar y girar en la misma ruta y al mismo ritmo, se repente se les vino encima y los aplastó.

A pesar de la aplastante derrota con la antidemocrática decisión de volver a ser los mismos priistas de siempre, ese grupúsculo que se resiste a dejar el poder así sea mínimo, impusieron su criterio y por eso nombraron a sus “flamantes coordinadores” sin ningún asomo de querer realmente dejar de ser lo que siempre han sido.

Parece que una vez más, los priistas de toda la vida, seguirán siendo los mismos, incapaces de cambiar a pesar del duro revés recibido en las urnas.

 

 

albertounda16@gmail.com

@albertounda16

 

 

 

 

Cargar más artículos relacionados
  • Escaparate político

      Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ   PARTIDOS PATITO Se han consolidado en la industria de…
  • Futbol, migración y racismo

      Luis Carlos Rodríguez González   El reciente caso del jugador de futbol alemán…
  • Circo, maroma y teatro

      Por EL CALLA´O     Ante las críticas por el despilfarro de dinero de la S…
Cargar más en Opinión

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Inseguridad no se resolverá de la noche a la mañana: Durazo

El próximo secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo, dijo en el foro de pac…