Inicio Portadas Rafael Moreno Valle, el aspirante

Rafael Moreno Valle, el aspirante

0
0
54

 

 

El periódico El Popular, diario imparcial de Puebla ha recopilado información sobre el aspirante a la presidencia de la República por el PAN, Rafael Moreno Valle en donde se exhiben las deficiencias sobre las obras que él ha anunciado para ganar fuerza y popularidad política sin embargo, están inconclusas. El medio poblano, presenta una investigación en la que se expone cómo el autor del libro “La Fuerza del Cambio” (MA Porrúa, 2017) logró consolidar el mayor monto de obra ejecutado en Puebla, pero ocultó que 7 de cada 10 proyectos se entregaron directamente, sin proceso de licitación. Un listado de contratistas favoritos, algunos sin registro oficial, y municipios privilegiados ensombrecen el currículum del aspirante presidencial

 

Lucero HERNÁNDEZ / René VALENCIA El Popular

 

Inexpertos, los constructores

consentidos de Moreno Valle

 

Alfonso González Cazares obtuvo 13 contratos en Zacatlán por más de 18 millones de pesos.

Las cinco empresas consentidas de la administración morenovallista destacan también por haber sido creadas sólo para las obras contratadas.

Cinco constructores fueron los favoritos en la gestión de Rafael Moreno Valle Rosas: recibieron, en asignaciones de obra,  desde 13 hasta 23 contratos directos. Se trata de firmas creadas sólo para ciertos proyectos, empresas novatas y hasta carencia de registros oficiales para operar.

De los cinco constructores privilegiados con obras federalizadas,  cuatro son personas físicas y una moral; de todos se desconoce su ubicación o historial como empresa. No existe registro alguno de sus nombres ni en línea.

En el Sistema Integral de Gestión Registral de la Secretaría de Economía, base del Registro Público de Comercio, no aparecen los nombres de Alfonso González Cazares, Emmanuel Rolando Rodríguez Cedeño, Juan José Carmona Carreón y Mario Esteban Arzaluz Ortega.

Sólo dos registros de estas empresas cuentan con un historial más allá de las gestiones de obra que desarrollaron con el gobierno de Moreno Valle Rosas; es el caso de Alfonso González Cazares, quien logró 13 contratos y cuenta con registros en el gobierno municipal de Zacatlán, donde ejecutó, a través de licitación pública marcada con fecha 18 de noviembre de 2015, la construcción del alcantarillado sanitario, colectores marginales para la localidad de Tecomatlán por 18 millones 265 mil 108 pesos, según se establece en el acta de fallo del concurso LIP/COPMZ/003/2015.

Dicha persona física tiene ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) el Registro Federal de Contribuyentes GOCA790506DF3 y cuenta con un registro en el padrón de contratistas del comité municipal de obra pública en Zacatlán: CNTRTST/019/2014. El 8 de octubre de 2014, a través de licitación pública con el mismo gobierno municipal, signó un contrato para ampliar la red de alcantarillado sanitario, segunda etapa, en la localidad de Atzingo, recibiendo un pago de 6 millones 40 mil pesos.

En el portal de Compranet, González Cazares figura con seis contratos por 6.2 millones de pesos con el Ayuntamiento de Zacatlán entre 2015 y 2016 para pavimentaciones; 2015, resultó su mejor año, cuando Zacatlán le asignó cinco pavimentaciones por un monto de 4.6 millones de pesos; asimismo, entre agosto y noviembre del mismo año pasó de ser un microempresario a concursar por licitaciones como gran empresa.

En el listado de contratistas favoritos Emmanuel Rolando Rodríguez Cedeño y Juan José Carmona Carreón signaron 21 contratos de obra cada uno en el periodo 2011-2016 con el gobierno de Puebla, sin que existan registros de oficinas ni ante el padrón de Compranet.

Con el mayor número de obras asignadas se encuentra  Mario Esteban Arzaluz Ortega, quien gestionó 23 obras a su favor en Puebla, todas en el lugar con más ejecución: Palmar de Bravo. Los trabajos involucraron construcción de baños, aulas didácticas y mejoramiento de caminos.

Cinco contratos recibidos por Arzaluz Ortega se dieron a través del esquema de adjudicación directa; otros 18 contratos se otorgaron por invitación a por lo menos tres personas. Sólo por la construcción de sanitarios de tipo ecológico en viviendas, Mario Esteban Arzaluz recibió 880 mil 693 pesos. En 2015 este contratista recibió el mayor número de sus trabajos, con 20 obras; el resto, se dieron en 2016.

Entre 2011 y 2016 el contratista Javier Vázquez Rodríguez resultó beneficiado en la gestión de Moreno Valle con 17.3 millones de pesos de seis contratos que le permitieron, en los dos primeros años de trabajo, dejar de ser un pequeño empresario. Durante 2015 recibió el monto más elevado de contratos: 6.3 millones de pesos en tres proyectos de infraestructura asignados por los ayuntamientos de Acajete, Los Reyes de Juárez y Tepeaca, todos municipios pertenecientes a la zona del Triángulo Rojo, conocida así por la extracción ilegal de gasolina de los ductos de Petróleos Mexicanos.

Lo detectado en las empresas o personas morales también resulta interesante; si bien existen registros de cinco firmas, las anomalías se mantienen al resultar sociedades creadas únicamente para el año en el que ejecutaron obras, sin oficinas reales, tal y como pudo constatar este medio.

En una revisión hecha al portal de compras del gobierno Compranet de la Secretaría de la Función Pública (SFP), se señala que durante la gestión morenovallista se autorizaron 36.1 millones de pesos, sin el Impuesto de Valor Agregado (IVA), a cuatro contratistas encargados de 52 proyectos: Javier Vázquez Rodríguez, Grupo Jade Consultor y Constructor, Elicopeh Consultoría, además de Alfonso González Cazares, este último ya mencionado.

 

 

Elicopeh, de micro a gran empresa

a punta de adjudicaciones directas

En esta vivienda vive una accionista de Elicopeh, que se benefició de contratos adjudicados de forma directa.

Entre 2015 y 2016 la empresa cholulteca obtuvo más de 2 mdp por capacitaciones, como un curso de plomería, por el que cobró 100 mil pesos.

Otra de las empresas que recibió la mayor cantidad de contratos fue Elicopeh Consultoría, empresa que obtuvo entre los ejercicios fiscales 2015 y 2016 poco más de 2 millones de pesos por capacitaciones, según expone el portal Compranet; mientras que en los contratos de gasto federalizado cuenta con registros por 876 mil 101 pesos.

La mayoría de contrataciones registradas en el listado las concentró el Ayuntamiento de San Andrés Cholula, presidido por el panista Leoncio Paisano Arias, aunque también se ubican contratos por talleres y cursos para Acatlán de Osorio y Acatzingo.

FOTO CUATRO
En San Pedro Mexicalzingo, Cholula, está el domicilio de una de las dos socias de Elicopeh, quien dijo a El Popular no saber nada sobre dicha empresa. La compañía cobró más de 2 millones de pesos en cursos de capacitación en adjudicación directa.

De acuerdo con su registro de constitución de sociedad, Elicopeh Consultoría se constituyó como sociedad anónima de capital variable el 10 de agosto de 2015 en San Andrés Cholula, con el objeto de impartir cursos y talleres para el trabajo, desarrollo humano, desarrollo social, inclusión de género, superación personal y emocional, según se expone en el documento marcado con el número 12008S.

La constancia de sociedad de Elicopeh ubica a dos accionistas: Elizbeth Cocolotl Tepale con dirección en calle 4 sur 1701 en Barrio de San Pablo Tecamac, y Lucero Percino Coyotecatl en calle 4 Sur 2701 en Barrio de San Pedro Mexicaltzingo, las dos en San Pedro Cholula.

En los límites entre San Pedro y San Andrés Cholula se ubica el domicilio de Elizabeth Cocolotl Tepale. Ahí, un par de niños recién salidos de la primaria recibieron a este reportero. Tras un instante en que dudaron de la ubicación de la empresa beneficiada por el Ayuntamiento de San Andrés Cholula, señalaron a un par de señoras: una portaba sus mochilas y la otra barría la propiedad. Ambas conversaban en un entorno sin señales corporativas.

Al ingresar el portón abierto de la vivienda de color azul rey se notaba un aroma rancio, de productos lácteos en descomposición. A un costado, por una puerta entreabierta, se veían viejas bandejas de pan sobre anaqueles. La respuesta de la señora de la escoba fue tajante: “aquí no se encuentra”, pero al insistirle, confirmó que ahí, sobre la calle 4 Sur mil 701 de San Pedro Cholula, residía Elizabeth Cocolotl Tepale, quien en ese momento no estaba.

Comentó que las oficinas no se encontraban en ese domicilio, pero recibió los datos de contacto de este reportero, a quien le pidió retirarse por el portón abierto que se encontraba sin supervisión. Hasta el cierre de esta edición Elizabeth Cocolotl Tepale no se había comunicado con este reportero.

Al salir de la casa de Elizabeth Cocolotl Tepale, la señora que limpiaba la casa permaneció en la puerta del inmueble hasta confirmar la partida del reportero. El domicilio de la segunda accionista de la compañía, Lucero Percino Coyotecatl, estaba a menos de cinco calles: la fachada azul indicaba que se trata de una casa particular ubicada sobre la 4 Sur 2701.Al abrir la puerta, una señora confirmó que ahí vivía Lucero Percino Coyotecatl y se limitó a afirmar que trabajó en Elicopeh Consultoría que cerró “hace muchos años”.

Quienes residen en ese domicilio confirmaron que formó parte de la empresa que entre 2015 y 2016 proveyó de cursos de capacitación al gobierno estatal y, pese a que se registró como accionista, sólo recordaban que trabajo ahí hace mucho tiempo, pero no cuándo desapareció la firma.

Fue en 2015 cuando Elicopeh Consultoría obtuvo 22 contrataciones del Ayuntamiento de San Andrés Cholula por un monto de 1.3 millones de pesos entregados por adjudicación directa, es decir que su propuesta no compitió con las de otras empresas. Esta firma llegó a cobrar hasta 100 mil 300 pesos por un curso de plomería que se celebró en San Andrés Cholula, entre agosto y noviembre de 2015.

Las nueve contrataciones más altas de la firma cholulteca tuvieron en común que concluyeron el 28 de agosto de 2015; destacó, por ser la más onerosa, el curso certificado de plomería, al que se le invirtieron 58 mil 209 pesos y se llevó a cabo en San Andrés Cholula.

Entre las otras ocho contrataciones más caras, el ayuntamiento cholulteca pagó a Elicopeh Consultoría 373 mil 859 pesos para que sus especialistas dieran cursos y talleres de chocolatería, reparación de aparatos, carpintería, manualidades, diseño web, cocina, bebidas y fotografía. Los cursos de la empresa se distribuyeron en las localidades de Cacalotepec, San Rafael Comac y San Andrés Cholula. Esta última albergó la mayor cantidad de proyectos, con 17 de las 26 contrataciones solicitadas, por las que invirtió 590 mil 291 pesos. San Rafael Comac fue la localidad con la menor cantidad de proyectos de Elicopeh Consultoría, al recibir tres capacitaciones en reparación de electrodomésticos, globoflexia y prevención de violencia de género complementado con voleibol, por lo que el Ayuntamiento destinó 126 mil 238 pesos.

La contratación de Elicopeh por San Andrés Cholula no resultó su primera relación de trabajo con una empresa irregular: el 16 de julio esta casa editorial publicó que contrató a Baupre Networks SC, firma bajo observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Las anomalías que encontró la ASF contra Baupre Networks SC se derivaron de inconsistencias en contra de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la contratación de proveedores en 2016, pero eso no impidió que en el mismo año el gobierno cholulteca le asignara 10 capacitaciones, por 518 mil 318 pesos.

Pese a que Elicopeh Consultoría se registró ante la SFP como una pequeña empresa, durante el mismo periodo del curso de plomería pudo obtener otras 21 contrataciones para talleres en electrodomésticos, chocolatería, carpintería, gastronomía, manualidades o prevención de la violencia.

En 2016 recibió 12 contrataciones de capacitación tanto en Acatlán de Osorio como en Acatzingo; sólo en dos ocasiones debió competir por la licitación contra tres empresas.  El resto de sus adjudicaciones se mantuvieron de forma directa.

Acatzingo mostró mayor interés en los servicios de Elicopeh Consultoría, al contratarlos para brindarles 10 capacitaciones con un monto conjunto de 370 mil 697 pesos; demás, en cada uno de los talleres los recibió por adjudicación directa. Así dejó de ser una pequeña empresa para consolidarse como una grande.

Todas las contrataciones de Acatzingo se llevaron a cabo entre octubre y diciembre de 2016; de las cuales destacó su curso certificado de cultura de belleza, al ser el más costoso con inversión de 91 mil 918 pesos, pero también dio cursos de gastronomía, derechos ciudadanos, computación o prevención de la violencia.

En noviembre de 2016, para Acatlán de Osorio se gestionaron dos proyectos por un monto conjunto de 363 mil 256 pesos para que Elicopeh ofreciera dos cursos tanto en cocina nutritiva como en diseño y elaboración de muebles, ambos obtenidos a partir de invitación a cuando menos tres proveedores.

 

Pierde Puebla 4 mil 743 mdp

por cambios en contratos

 

La quinta obra más costosa de la administración de Rafael Moreno Valle fue la ampliación de la Avenida Las Torres.

En la tercera entrega de esta investigación especial, se detallan los recursos entregados por la federación para obras de infraestructura.

El estado de Puebla perdió 4 mil 743.1 millones de pesos que le entregó la Federación para proyectos en infraestructura durante los seis años de gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas. ¿La causa?, modificaciones en los montos iniciales de ejecución de obra.

En esta entrega de la investigación que hizo El Popular, diario imparcial de Puebla sobre contratos federalizados en el sexenio de Moreno Valle, se detalla que la reducción presupuestal se aplicó a 10 mil 59 proyectos de un total de 13 mil 530.

La asignación presupuestal de tales proyectos ascendía a 47 mil 466.1 millones de pesos, sin embargo, con las modificaciones, se ajustó a 42 mil 723 millones de pesos. La obra más costosa con registro de modificaciones fue la construcción del viaducto elevado sobre la Autopista Federal México-Puebla, que representó un pago de 4 mil millones de pesos, proyecto que se finalizó a tiempo, bajo la promesa de “mejorar el nivel de servicio ofrecido a los usuarios”.

Por debajo se ubicaron obras para la construcción del viaducto sobre la Autopista México-Puebla, por un valor de mil 500 millones de pesos, lo que representó 37 por ciento de los 4 mil millones de pesos aprobados al principio de los trabajos.

El viaducto recibió un tercer proyecto de trabajos adicionales, por un costo modificado de 500 millones de pesos. Las tres obras más costosas y con modificaciones de cobertura estatal se centraron en mejoras de la vialidad.

El 18 de octubre de 2016, Moreno Valle, en compañía del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, inauguró el segundo piso de la Autopista México-Puebla, con una inversión final de 10 mil 500 millones de pesos, a pesar de que cuando se anunció la obra se contemplaron 500 millones de pesos menos.

En 2014 se registró la cuarta obra de beneficio estatal más costosa con modificaciones: se aprobó un presupuesto inicial de 222.2 millones de pesos para el Museo del Ferrocarril de Cholula, pero la inversión final fue de 245.2 millones de pesos.

El 23 de enero pasado Peña Nieto inauguró el Museo Regional y tren suburbano Puebla-Cholula, en la que el entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, dijo que la ejecución se realizó con mil 113 millones de pesos.

 

Municipios con sobrecostos

 

San José Chiapa, municipio en el que se asentó la planta armadora de Audi, contó con el presupuesto modificado más alto del sexenio: en 2013 se aprobaron más de 728 millones de pesos para un camino de acceso a su zona industrial que finalmente requirió de 729.1 millones de pesos.

En 2013, la Federación le autorizó 451.7 millones de pesos para la construcción de vialidades de un nuevo núcleo urbano en el entorno de la zona industrial, pero al final se redujo a 447.7 millones de pesos. El 6 de julio de 2017 el presidente municipal de San José Chiapa, Josué Martínez Santos, dijo que la Ciudad Modelo, complejo habitacional para los trabajadores de la zona Audi, se mantiene inactiva, ya que no cuenta con servicio ni de agua potable ni de electricidad.

La capital del estado de Puebla albergó el cuarto proyecto con cambios más costosos para la entidad: se le aprobaron en un inicio 417.4 millones de pesos para remodelar el Auditorio Siglo 21, sin embargo, el gobierno federal le ajustó la partida presupuestal a 416.6 millones de pesos, aún y con esto, fue uno de las obras más costosas del sexenio morenovallista.

El 13 de enero de 2015, en tercer año de gobierno, Moreno Valle realizó un evento a puerta cerrada en el que adelantó que el Auditorio Siglo 21 sería sustituido por el nuevo Auditorio Metropolitano con una inversión de 416 millones de pesos. El cambio de nombre se dio por un concurso abierto.

La quinta obra más costosa se quedó en el municipio de Puebla: la Federación autorizó 393.7 millones de pesos para la modernización y ampliación de la Avenida Las Torres, pero el proyecto se finalizó con 393.4 millones de pesos. El 25 de enero de 2015, Moreno Valle inauguró, con Antonio Gali Fayad, entonces titular de la Secretaría de Infraestructura y Transportes (SIT), la remodelación de la Avenida Las Torres con un monto anunciado de 126 millones de pesos; beneficiaría, se dijo, a 640 mil habitantes.

 

Mochan los montos contratados

Unas 388 obras con presupuestos de uno a dos millones de pesos se hicieron con recursos federales y al menos 50% fueron modificadas en su monto original.

Las obras con presupuestos que van del millón a los 2 millones de pesos concentraron el desarrollo de infraestructura con recursos federales en el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas: 388 obras se ejecutaron con esos montos, aunque la cifra se amplía si se incluyen proyectos de menos de 800 mil pesos, el segundo monto con el mayor gasto ejercido. Al menos 50 por ciento de las obras con asignaciones presupuestales menores a los 2 millones de pesos  tuvieron modificaciones en sus contrataciones iniciales sin que se especificaran los motivos.

Los Contratos de Gasto Federalizado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) indican que en la administración de Moreno Valle se mantuvieron vigentes más de mil contratos menores a los 2 millones de pesos, que en conjunto dan un gasto inicial total de 917.3 millones de pesos que se redujeron a poco más de 461 millones de pesos.

Los cambios más grandes se dieron en 45 proyectos: iniciaron sus trabajos con 36.2 millones de pesos, pero con las modificaciones los de 11 municipios terminaron en cero pesos; estos casos se registran en Hueytamalco, Huatlatlauca y Nealtican, por contar con los montos más altos.

A Hueytamalco, municipio ubicado al noroeste del estado, se le autorizó un monto inicial de 1.9 millones de pesos para la construcción de drenaje y planta de tratamiento de la colonia 5 de Mayo que estuvo a cargo de Constru-ingeniería Civil de Teziutlán, pero antes de que se terminara se modificó el monto a cero pesos.

Ahuatlatlauca le autorizaron 1.9 millones de pesos para construir techos en la localidad de San Nicolás Tolentino, pero las “adecuaciones” le quitaron los recursos para un proyecto que debió finalizar el contratista Rafael Sánchez Cortez en febrero de 2017.

La tercera contratación más costosa a la que se le retiró financiamiento la solicitó Nealtican, ubicado al centro oeste del estado: se le entregaron 1.5 millones de pesos para que Bezafyro Construcciones techara el Jardín de Niños “Ricardo Castro”, las obras debieron terminarse en julio de 2016.

En Francisco Z. Mena a dos de los cinco proyectos más caros les retiraron apoyos: contaba con más de 3 millones de pesos para rehabilitar la primera etapa de su sistema de agua, además de mejoras en el puente colgante de la localidad El Laberinto.

 

Hueytamalco, el más afectado

por las modificaciones

 

Además de albergar la obra con el presupuesto más alto en ser modificado, Hueytamalco resultó el más afectado con todos los cambios presupuestales: se le retiraron más de 12.2 millones de pesos de 18 proyectos que iban desde desarrollo social hasta mejoras en escuelas del municipio.

En cada uno de los contratos de Hueytamalco,  el gobierno estatal reportó problemas con los proveedores encargados de las obras, como atrasos pese a la entrega anticipada de 30 por ciento de la asignación de recursos. Destaca el caso de la ampliación de la red eléctrica de la localidad de Llagostera de ese municipio, donde el responsable del proyecto fue Néstor David Cervantes Jiménez, a quien en principio le entregaron 1.4 millones de pesos, pero terminaron modificándolo a cero.

Cervantes Jiménez también se responsabilizó del tercer proyecto más costoso de Hueytamalco, el cual comenzó con un presupuesto de 1.4 millones de pesos para ampliar la red eléctrica en la localidad del mismo nombre que el municipio, pero terminó quedándose en cero.

Otro de los municipios que sufrieron afectaciones en los montos de contratación fue Tepetzintla, que pasó de tener 7.1 millones de pesos en ocho proyectos de mejora en salud, drenaje, agua potable y un desayunador a quedarse sin presupuesto en la administración morenovallista. La obra más costosa que recibió este municipio fue por 1.4 millones de pesos para la sustitución del centro de salud de la localidad de Tonalixco, que estuvo a cargo de Consultiva y Constructora Ardeamex, pero terminó sin fondos, a pesar de que su conclusión se programó para septiembre de 2016.

Sus otros dos proyectos más costosos fueron por una inversión combinada de 2.4 millones de pesos para mejorar tanto la red de alumbrado como la de agua potable del municipio, pero a ambas le modificaron sus contrataciones a cero pesos.

 

 

Nuevo gobierno baja monto

de contratos heredados

 

Moreno Valle contó con 1,039 contrataciones firmadas entre 2011 y enero de 2017.

Antes de irse en búsqueda de la candidatura presidencial por el Partido Acción Nacional (PAN),  Rafael Moreno Valle Rosas dejó en su administración más de mil contratos vigentes a los que les disminuyeron más del 42 por ciento sus montos autorizados, reflejándose en una diferencia por más de mil 493 millones de pesos.

Los Contratos de Gasto Federalizado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) revelan que Moreno Valle contó con  mil 39 contrataciones firmadas entre 2011 y enero de 2017, a las que se autorizaron más de 3 mil 510 millones de pesos, pero las adecuaciones de las obras redujeron esa cantidad a 2 mil 1 millones de pesos.

Entre los cambios más destacados se encontró la aportación al convenio para el Programa de Esquemas de Financiamiento y Subsidio Federal para Vivienda, al cual le redujeron 3.1 millones de pesos, al pasar de 111.8 millones a 108.6 millones de pesos.

El portal de la Secretaría de Desarrollo Social (SDS) de Puebla indica que el Programa de Esquemas de Financiamiento y Subsidio Federal para Vivienda sirve para edificar recámaras adicionales en condiciones de hacinamiento y marginación; la SHCP registró que los llevó a cabo Fomepade SA de CV SOFOM ENR.

De la totalidad de contrataciones, 25 mostraron cambios en los que terminaron con cero pesos en modificaciones, luego de que en conjunto tuvieron 29.1 millones de pesos, para construcciones deportivas, ampliación de red eléctrica o mejoras de drenaje.

La obra más costosa con afectaciones presupuestales fue de 3.9 millones de pesos destinados a la construcción de la Unidad Deportiva en Ixtacamaxtitlán, donde la empresa encargada de la obra era Pavimentos y Edificaciones Herlec, la cual obtuvo la contratación mediante invitación a tres proveedores.

Pavimentos y Edificaciones Herlec recibió en la administración de Moreno Valle otra contratación inicial por 2.9 millones de pesos, para la pavimentación de concreto hidráulico en una calle de Tetela de Ocampo, pero en el proceso de ejecución redujeron su presupuesto a 1.9 millones de pesos.

La segunda obra con el cambio más abrupto fue la construcción de la Casa de la Cultura en Francisco Z. Mena, donde Constructora y Edificación Segura se encargaría con un monto de casi 3.1 millones de pesos, pero las modificaciones de costo terminó en cero pesos durante 2015.

Francisco Z. Mena también recibió la tercera obra con la disminución más alta de Puebla, al pasar de 2.9 millones de pesos a cero pesos, para que en 2015 Constructora Samyel pavimentara con concreto hidráulico una avenida en la localidad de Palma Real.

El techado del Jardín de Niños “Ricardo Castro” en Nealtican contó con la cuarta reducción más grande al pasar de 1.5 millones a cero pesos en 2016, en la que Bezafyro Construcciones se encargaría del proyecto obtenido a partir de invitación a por lo menos tres proveedores.

Francisco Z. Mena registró el quinto proyecto con más afectaciones, al pasar de 1.5 millones de para la primera etapa de la rehabilitación del sistema de agua potable, a que la empresa ganadora de la licitación, Viclesa Constructora, le modificarán el monto a cero pesos en 2015.

Durante el gobierno morenovallista Viclesa Constructora recibió otras cuatro contrataciones, con un valor conjunto de 19.9 millones de pesos para las construcciones de la primera etapa de un canal de aguas pluviales, tercera etapa de agua potable, techado en el Preescolar “Balbino Cabrera Tellez” y “servicios con terceros”, todos en Francisco Z. Mena.

 

 

Arrastra Moreno Valle

observaciones de ASF

 

El “gran estadista”, como le llaman sus ex subordinados, generó daños a la hacienda pública federal por más de mil 395 millones de pesos.

Rafael Moreno Valle Rosas, a quien llaman gran estadista quienes integraron su gabinete durante su sexenio en Puebla, lanzó proyectos de gran magnitud que ahora destaca en sus giras por el país: entre ellos se encuentran el segundo piso de la autopista México-Puebla, el Museo Internacional Barroco, las dos primeras líneas de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) y la remodelación del Estadio Cuauhtémoc.  Todos tienen observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En febrero y julio de 2017, al hacerse públicos los resultados de la revisión a las cuentas públicas 2015 y2016 llegaron también las observaciones: Rafael Moreno Valle Rosas había generado  daños a la hacienda pública federal por más de mil 395 millones 333 mil 925 pesos por anomalías en el ejercicio del gasto que con fondos federales realizó en los dos últimos años de su gobierno.

A la cuenta pública 2015, la ASF hizo observaciones por mil 169 millones de pesos, mientras que por el ejercicio fiscal 2016 advirtió de errores en informes financieros por 226 millones 333 mil 925 pesos.

En mayo de 2017 la organización Borde Político, dedicada al análisis del ejercicio legislativo y gasto público, dio a conocer los resultados de la revisión a la cuenta pública 2015 con especial atención en los municipios poblanos: 14 de los 217 municipios habrían aplicado de forma irregular los recursos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), lo que  arrojó observaciones por más de 171 millones 838 mil pesos.

Durante el penúltimo año de gobierno de Moreno Valle, el mayor número de observaciones se concentró en el Fondo de Infraestructura Social para las Entidades (FISE) y se advierte de un subejercicio de 238.5 millones de pesos.

Otro fondo observado fue el de Aportaciones Múltiples (FAM) con un subejercicio de 337.3 millones de pesos, mientras que por el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados (FASP), el subejercicio fue de 43.3 millones de pesos.

Con el adelanto, al 30 de junio, del primer informe parcial de la ASF sobre la fiscalización de la cuenta pública 2016 ante la Cámara de Diputados, se advierte de un probable daño a la hacienda federal por 177 millones 251 mil 278 pesos que nunca fueron aplicados y que correspondieron a programas como Prospera y el Seguro Popular, además de fondos de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA). Esto advierte de omisiones en las dependencias ejecutoras del presupuesto federal. La inconsistencia en el reporte presupuestal señala nula transparencia del dinero público.

La herencia que dejaron en Puebla las obras es visible. A cinco meses de concluir su gestión y en medio de una gira de trabajo por la publicación de su libro autobiográfico en todo el territorio nacional, varias obras autorizadas por Moreno Valle tuvieron que ser suspendidas o deshechas  por la falta de utilidad, o bien, presentan daños.

Es el caso del Centro de Salud con Servicios Ampliados de Tlatlauquitepec, la ciclovía del primer piso de la autopista México-Puebla, el puente El Tepetate y la relaminación de la avenida Reforma, cuyo monto de inversión ascendió a 632.4 millones de pesos, dinero que hoy se cataloga como pérdida para el erario.

En las cuentas públicas de 2011 a 2014 las observaciones que hizo la Auditoría Superior de la Federación al ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas se concentran en su mayoría en temas relacionados con la salud: están pendientes de solventar mil 75 millones de pesos, monto que equivaldría a casi tres veces la inversión realizada para la construcción del estadio universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Los errores detectados van desde el uso de recursos para eventos y celebraciones, pagos a presuntos especialistas, remuneraciones económicas a doctores que están en áreas administrativas y la falta de surtido de recetas médicas.

En los informes de la autoridad federal se observa que en 2011, por ejemplo, 31 mil 138 pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud fueron utilizados para costear eventos y celebraciones. También se destinaron mil 61 pesos para pagar remuneraciones a médicos de áreas administrativas, aunque no están contempladas en el programa. La falta de un buen manejo del dinero en este periodo provocó que 34 mil 175 pesos fueran recuperados por la auditoría.

Respecto de 2012, la ASF indicó que 20 mil 951 pesos se emplearon para pagar el Impuesto Sobre Nómina; 437 mil pesos para pagar a presuntos especialistas quienes no acreditaron tener especialidad alguna. La auditoría constató que los Servicios de Salud del Estado de Puebla, al 31 de marzo de 2013, no devengó recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud por 278 mil 769 pesos.

En tanto, a 2013, la ASF señala que el mal uso de recursos generó un probable daño por 6 mil 852. Además, al gobierno estatal le faltó aclarar 29 mil 157 pesos. En este mismo lapso se indica que faltó surtir 13.4 por ciento de las recetas. Durante la administración del primer gobernador panista de Puebla inició el programa de vales de medicamentos, con el cual se aseguró que terminaría el desabasto a través de la iniciativa privada.

De los Recursos Federales Transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrado entre la Secretaría de Salud y la Entidad Federativa en 2011 la auditoría indica que hubo una recuperación de 412 mil 363 pesos de los cuales 304 mil 244 fueron operados y 108 mil 118 corresponden a recuperaciones probables. Un año más tarde, la ASF recuperó recursos por 19 mil 618 pesos de ese mismo programa, además existen 917 mil 324.9 pesos por aclarar.

En 2013 la utilización del dinero continuó sin seguir reglas, lo cual provocó un probable daño a la Hacienda Pública Federal por 38 mil 693.8 miles de pesos, 1.5 por ciento de la muestra auditada en ese periodo.

 

Recupera ASF montos

más altos en educación

 

En los primeros años de la administración de Moreno Valle Rosas resalta la recuperación de recursos que hizo la ASF a través del fondo Recursos del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal que sólo en 2011 representaron 514 mil 775.3 pesos.

Las irregularidades se repiten en esta bolsa de recursos para 2013: se recuperaron 167 mil 269 pesos sin que se haya logrado la cobertura total en preescolar, primaria y secundaria, al ser de 74.7 por ciento; 96.7 por ciento y 90.8 por ciento, respectivamente.  El índice de reprobación en primaria y secundaria alcanza 1.7 y 11.3 por ciento, con ello los objetivos de la administración estatal se cumplieron de manera parcial.

La educación de los pueblos originarios también fue afectada, ya que del fondo Recursos del Subsidio Federal del Programa de Infraestructura Básica para la Atención de los Pueblos Indígenas la auditoría determinó recuperaciones probables por 122 mil 363 miles de pesos.

 

 

Moreno Valle, sinónimo

de atraso en obra pública

La Ley de Egresos del Estado indica que montos superiores a 1.7 millones de pesos deben emitirse mediante licitación.

Rafael Moreno Valle Rosas se ha propuesto llegar a la presidencia de la República como candidato del Partido Acción Nacional (PAN) y desde el 1 de febrero se dedica “en cuerpo y alma” a ser el elegido primero de su partido y luego de todos los mexicanos que están en el padrón electoral.

El ex gobernador de Puebla (2011-2017) se ha dedicado a afirmar que es él quien tiene el mejor currículum para competir y ganar; sin embargo, en esa hoja de vida hay, como en la de cualquier desempleado que busca colocarse, datos que no se anotan porque se trata de venderse bien, de convencer,  aunque lo que no se anote sea tan grave como retrasos y privilegios para asignar directamente obras con costo al erario.

En esta primera de cinco entregas se expone cómo el autor del libro La Fuerza del Cambio (MA Porrúa, 2017) logró consolidar el mayor monto de obra ejecutado en Puebla, pero  ocultó que 7 de cada 10 proyectos se entregaron directamente, sin proceso de licitación, y que a ocho meses de lanzar la promoción nacional de su libro, esas obras siguen sin concluirse.

Mil 639 proyectos de infraestructura reflejan el compromiso de Moreno Valle Rosas con el desarrollo en municipios, pero  presentan retrasos y mínima transparencia. En una revisión de los contratos federalizados de 2011 a 2016 se observa que el gobierno del ex priista dejó mil 251 obras en ejecución que representan 76 por ciento del total de proyectos convenidos.

Del total de obras enlistadas hay mil 266 entregadas sin proceso de licitación, es decir, sin una convocatoria abierta, lo cual contrasta con la alta representación de obras ejecutadas con montos de entre 1 y 2 millones de pesos, que, de acuerdo con la Ley de Egresos del Estado, deben ser considerados en los procesos de licitación.

En el Título Cuarto, Capítulo VI, artículo 60 correspondiente a los montos para la adjudicación de obra pública la Ley de Egresos del Estado indica que  montos superiores a 1.7 millones de pesos deben emitirse mediante licitación; montos entre 862 mil 68 pesos a 1.7 millones, en procesos de invitación a cuando menos cinco personas.

El artículo 41 de la Ley de Obras Públicas de la Federación plantea excepciones de licitación pública y que éstas deben cumplir siempre con criterios de economía, imparcialidad y transparencia procedentes para obtener las mejores condiciones para el Estado.

En la administración de Moreno Valle  388 obras concentraron gastos de entre 1 y 2 millones de pesos, el resto de los proyectos se ejecutó con montos menores a 110 mil pesos. Destaca la asignación de recursos a 70 obras que tuvieron un presupuesto superior a 10 millones de pesos,  el mayor monto ejecutado por la administración morenovallista.

El gasto en infraestructura marcó el sexenio de Moreno Valle Rosas: al menos una obra de gran magnitud se enlista en cada uno de los seis años de gobierno, tiempo que le permitió construir su plataforma política para intentar ser candidato presidencial del Partido Acción Nacional ejerciendo un gasto de 72 mil millones 538 mil pesos que presumió al término de su sexenio.

La relación con el gobierno federal atrajo más de mil 600 obras a Puebla. En diciembre de 2016, a un mes de dejar el gobierno estatal,  Moreno Valle gozaba de una inversión de 27 mil millones de pesos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en infraestructura.

 

Cuentas del sexto

informe de gobierno

 

En su sexto informe de gobierno, rendido el 15 de enero de 2017, Rafael Moreno Valle dijo que la inversión en infraestructura fue superior a la que se hizo en los 30 años anteriores a su administración.

La realidad: contratos vigentes en 35% de los que son federalizados, lo que equivale a 576 obras, sin considerar las 32 más activas en la administración actual. Cinco se suspendieron y 29 más concluyeron de manera anticipada, es decir, fuera del contrato inicial sin un reporte detallado sobre esta decisión que omitió en su último informe de gobierno.

Moreno Valle entregó 358 obras públicas vía contratos por adjudicación directa, sin competencia entre empresas. La Ley de Obras Públicas, cuya última reforma se publicó el 28 de mayo de 2009, expone en su artículo 42, un total de 15 procedimientos aplicables de cuando se valida una adjudicación directa de obra o invitación directa, en lugar de licitación, haciendo énfasis en riesgo, escenarios obligados, rescisión de contratos y especialización, y resalta siempre la transparencia.

De las obras con recurso federal realizadas en su sexenio, destaca la entrega de 908 contratos mediante el proceso de invitación a cuando menos tres personas, que equivale a convocar a tres empresas, constructores o empresarios, en igualdad de condiciones, que demuestren capacidad. El proceso de invitación a cuando menos tres personas superó contrataciones efectuadas en licitaciones públicas: 908 frente a 236; estas últimas corresponden a las licitaciones: 231 en el ámbito nacional y 5 en el internacional.

Quien ahora como aspirante presidencial destaca la infraestructura como motor de cambio, arrastra al menos 31 proyectos en educación, urbanización, vivienda, cultura, turismo, transporte y vialidades sin reporte de avance, cuando debieron concluirse entre octubre de 2016 y febrero de 2017, y que en presupuesto representan mil 864.9 millones de pesos.

Rafael Moreno Valle es uno de los mandatarios de Puebla con más recursos gestionados, gracias a 29 programas federales.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Establece UTVCO y SE Centros de Innovación

Flor Hernández La Secretaría de Economía y la Universidad Tecnológica de los Valles Centra…