Inicio Reportajes Poder Judicial, rehén de pugnas políticas

Poder Judicial, rehén de pugnas políticas

0
0
47

Los ex presidentes del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Raúl Bolaños Cacho Guzmán, Alfredo Lagunas Rivera y María Eugenia Villanueva Abraján mantienen preso al sistema de justicia de Oaxaca en una pugna por un presupuesto que ronda los mil millones de pesos, en la que los únicos que pierden son los oaxaqueños; para el nuevo titular del órgano impartidor de justicia, Eduardo Pinacho Sánchez, los retos son liberarse de la sombra de Lagunas Rivera corrigiendo, en principio, las graves anomalías que cometió durante su gestión

 

Alonso PÉREZ AVENDAÑO

 

La pugna entre los grupos políticos que comandan los expresidentes del Tribunal Superior de Justicia, Raúl Bolaños Cacho y Alfredo Lagunas Rivera mantiene como rehén el sistema de impartición de justicia en Oaxaca. Aunque la elección de Eduardo Pinacho Sánchez como nuevo presidente del TSJEO es un fracaso para el grupo político al que pertenece Bolaños Cacho, la verdadera derrota es para el pueblo de Oaxaca, que verá nuevamente imposibilitado el objetivo de limpiar el Poder Judicial.

Pinacho, un magistrado vitalicio de Oaxaca, truncó un triunfo que la magistrada María Eugenia Villanueva Abraján predijo como su inevitable reelección. El cabildeo del actual consejero de la Judicatura, Alfredo Lagunas –integrante del grupo político del ex gobernador Gabino Cué y sobrino del diputado local de Morena y ex senador Ericel Gómez Nucamendi-, resultó favorable en la pugna por los 965 millones de pesos con los que para 2020 cuenta el Tribunal.

“Fue una imposición que hizo el grupo de Lagunas, que ya no podía reelegirse porque ya está muy quemado. Lagunas recolectó los votos para Pinacho, fueron los votos de seis magistrados patito, más el voto del propio Pinacho y el cabildeo que hicieron llegaron a 15 votos, doblegaron a la expresidenta Villanueva”, relata el abogado Jesús Matías Hernández, especialista en amparo y catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

“Si las cosas siguen como están, advierte el abogado, el Tribunal seguirá bajo el control de Lagunas”. Para el abogado, tanto la autonomía como la transparencia de los recursos y la justicia para los oaxaqueños están en riesgo a menos que Pinacho Sánchez decida ejecutar un cambio radical que lo aleje de la sombra de Lagunas.

En el Presupuesto de Egresos del Estado de Oaxaca 2020, el Poder Judicial tiene asignados 965 millones de pesos, de los cuales 223.7 están asignados al Tribunal y 741.3 para el Consejo de la Judicatura.

 

UN MAGISTRADO DE LA VIEJA GUARDIA

 

Eduardo Pinacho Sánchez fue nombrado magistrado del Tribunal de Oaxaca en el año de 1989, cuando los contrapesos entre poderes del Estado eran inexistentes. El entonces presidente del máximo órgano de justicia del estado, Fernando A. Barrita López, podía nombrar a voluntad a quien sería magistrado. La ley entonces no establecía un periodo máximo para mantenerse en el cargo. Heladio Ramírez, el entonces gobernador, era notificado, nada más. El Congreso no intervenía.

Como Pinacho, bajo este mismo régimen fueron nombrados los magistrados Raúl Gómez Martínez y Crescencio Modesto Martínez Geminiano, que también permanecen en activo.  A estos magistrados se les conoce como vitalicios.

La frase “hasta que la muerte los alcance” podría describir la situación de estos tres magistrados, sin embargo “es inexacta”, resalta Matías Hernández. “La Constitución de Oaxaca y la Ley Orgánica del Poder Judicial ya marcan una jubilación forzosa al cumplir 70 años, si cometen irregularidades en el cargo o que se encuentren en un estado de incapacidad”.

Sobre la figura del nuevo presidente del Tribunal, asegura, pesa una creencia de que será un buen presidente porque “es el primer magistrado que llega a presidente después de haber sido actuario, secretario y juez. Después de 30 años llega a ser presidente, sin embargo, asegurar que va a desempeñar un buen papel por esta razón es una afirmación dogmática”, señala.

 

LA REELECCIÓN FRUSTRADA

 

La candidatura de Pinacho se fraguó y, de acuerdo con el abogado Jorge Franco Jiménez, se fortaleció debido a una mala estrategia impulsada

por la magistrada María Eugenia Villanueva Abraján, que buscaba una reelección fácil al frente del Tribunal.

De acuerdo con un oficio que trascendió y que presuntamente habría firmado Villanueva, la presidenta del Tribunal notificó a Pinacho que a partir del 22 de diciembre de 2019 habría concluido su encargo como magistrado numerario al haber cumplido ya con dos periodos, cada uno por 15 años.

En un artículo titulado Elección del presidente del TSJEO, Franco Jiménez explica que la decisión de la presidenta Villanueva de notificar el fin del encargo de Pinacho carecía de fundamento legal y era inconstitucional.

“Se trató de una mala estrategia pretender anular una candidatura mediante la inhabilitación para participar respecto de un candidato, decretando la separación de sus funciones”, sentencia Franco.

Por su parte, Matías Hernández señala que un simple oficio era insuficiente para lograr que Pinacho dejara su encargo, pues se requería iniciar un procedimiento en el que se probara al menos uno de tres supuestos.

“Para separarlo del cargo, Villanueva debió haber comprobado que se encontraba en una imposibilidad de continuar con el desempeño del cargo, embriaguez consuetudinaria, uso de drogas, estado mental, falta de lucidez, algún estado de deficiencia física o mental que le impidiera cumplir con el cargo, pero lo debió haber probado; la tercera vía era cumplir que incurrió en una irregularidad en su encargo, lo cual no se comprobó.

“Hay una jurisprudencia de la Suprema Corte que señala que para casos de los magistrados salientes, la conclusión de su encargo no opera en automático, se necesita una denuncia ante el pleno de magistrado, iniciar un procedimiento de salida, no se hizo y ahora es presidente, jurídica y constitucionalmente su nombramiento fue legal”, asegura.

 

MAGISTRADOS PATITO, LA PRUEBA DE FUEGO

 

Para el abogado Matías Hernández, la prueba de fuego para Pinacho Sánchez será erradicar los nombramientos ilegales de seis magistrados que hizo Lagunas Rivera en el año 2016. Esa será la muestra de que como presidente del TSJEO tendrá la capacidad de renunciar al control que sobre él pretende ejercer Lagunas.

En 2014, una reforma constitucional aprobada por el Senado otorgó la facultad a este órgano legislativo para elegir a los magistrados electorales que antes eran designados por los diputados locales de cada entidad.

Con el proceso de selección en poder de la Cámara Alta, concluyeron los encargos de los magistrados electorales Ana Mireya Santos López, Luis Enrique Cordero Aguilar, Camerino Patricio Dolores Sierra, Narciso Abel Alvarado Vásquez, Tito Ramírez González y René Hernández. Con un decreto del gobernador Gabino Cué, los ex magistrados quedaron a disposición del Tribunal Superior de Justicia, cuyo presidente Alfredo Lagunas Rivera los nombró como integrantes del Consejo de la Judicatura y posteriormente como magistrados, violando la Constitución de Oaxaca y la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Lagunas creó, también ilegalmente, sin modificar la ley orgánica, las salas indígena y sexta del TSJEO, donde colocó a los magistrados. La fracción XXVIII del artículo 59 de la Constitución del estado de Oaxaca establece que es una facultad del Congreso del Estado nombrar a los magistrados del Tribunal, sin embargo, el procedimiento no se llevó a cabo.

“Si el nuevo presidente no hace nada, pero corrige esta grave irregularidad se va a ganar el respeto de la comunidad oaxaqueña. Lagunas cometió una arbitrariedad descarada al designar como si fueran sus empleados a magistrados sin trámites constitucionales, tan son sus empleados que los usó para su votación. El nuevo presidente puede regularizarlos y hacer que se cumpla la ley”, acusa Matías Hernández.

 

 SUELDO SUPERIOR AL PRESIDENCIAL

 

“El que quiera hacer dinero pues que no se ocupe de las funciones del servicio público. Puede dedicarse a cualquier otra actividad, es legítimo… pero el servidor público no está para hacerse millonario, no podría un servidor público hacerse millonario”, las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador no han sido atendidas por los presidentes del TSJEO, cuyos sueldos continúan siendo mucho más altos que los que estableció para el servicio público.

Pinacho Sánchez llega a un puesto en el que mensualmente obtendrá como remuneración neta 172 mil 357 pesos por su cargo de presidente del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca, más una cantidad exactamente igual por desempeñar al mismo tiempo el cargo de magistrado presidente del Consejo de la Judicatura.

Salvo un breve periodo en 2018, la tradición que han mantenido los presidentes del Tribunal, sin objeción de los últimos cuatro titulares –Raúl Alfredo Rodrigo Lagunas, Raúl Bolaños Cacho, María Eugenia Abraján Villanueva y el nuevo, Eduardo Pinacho Sánchez- es dobletear, ser presidentes del Tribunal Superior y al mismo tiempo recibir un sueldo igual al ser el responsable del Consejo de la Judicatura.

Adicionalmente, cada uno de los magistrados obtiene un sueldo mensual de 106 mil 279 pesos. Los altos sueldos alcanzan también para mandos medios, como la coordinadora de comunicación social, Mariana Wade Galván, y el director de Gestión Administrativa, que tienen un sueldo mensual de 52 mil 308 pesos.

No obstante, el sueldo de los magistrados no es su única fuente de ingresos pues a pesar de que la función de impartición de justicia les demanda, en teoría, la utilización de todo su tiempo, cuentan también con un trabajo de tiempo completo como catedráticos de la UABJO, como es el caso del magistrado Gerardo Carmona Castillo.

Como él también hay jueces que además de su tarea en el Poder Judicial cobran como coordinadores o directivos de escuelas particulares de Derecho.

 

 

 

“(Eduardo Pinacho Suárez) Fue una imposición que hizo el grupo de Lagunas, que ya no podía reelegirse porque ya está muy quemado. Lagunas recolectó los votos para Pinacho, fueron los votos de seis magistrados patito, más el voto del propio Pinacho y el cabildeo que hicieron llegaron a 15 votos, doblegaron a la ex presidenta Villanueva”

 (Eduardo Pinacho) “es el primer magistrado que llega a presidente después de haber sido actuario, secretario y juez. Después de 30 años llega a ser presidente, sin embargo, asegurar que va a desempeñar un buen papel por esta razón es una afirmación dogmática”

Jesús Matías Hernández

Especialista en Amparo, catedrático de la UABJO

“Se trató de una mala estrategia pretender anular una candidatura (la de Eduardo Pinacho) mediante la inhabilitación para participar respecto de un candidato, decretando la separación de sus funciones”

Jorge Franco Jiménez

Abogado

 

 

Las cifras:

965

millones de pesos, el centro de la disputa en el Poder Judicial

223.7

millones de pesos están asignados al Tribunal Superior de Justicia

741.3

millones de pesos están asignados al Consejo de la Judicatura

344

mil pesos la remuneración mensual que recibe el titular del Poder Judicial

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Cumplen cuatro días de protesta empleados de salud

Oaxaca de Juárez. Trabajadores de Regulación y Fomento Sanitario de los Servicios de Salud…