Inicio Portadas Periodistas llaman a la unidad  

Periodistas llaman a la unidad  

0
0
60

 

En el marco del Día de la Libertad de Expresión reporteros procedentes de diversos puntos de la entidad, que se dieron cita en esta capital, expusieron la grave situación que enfrentan en sus regiones en el ejercicio diario de su trabajo, donde son víctimas de amenazas constantes, ataques y persecuciones por parte de autoridades municipales, policías y caciques; convocaron a la solidaridad del gremio para hacer frente a las agresiones que van en aumento y que tienen un denominador común: la impunidad

 

Jorge Vega Aguilar

 

Representantes de diversos medios de comunicación que participaron en la mesa redonda “Ataques a la libertad de expresión”, convocada por la Asociación de Periodistas de Oaxaca (APO), que se llevó a cabo en la capilla del Centro Cultural San Pablo.

La coincidencia fue unánime: unirse, sin importar siglas ni colores para hacer frente a los ataques a la libertad de expresión que cada vez van en aumento.

“Es urgente y necesaria la solidaridad del gremio periodístico ante la impunidad que prevalece a las agresiones hacia los trabajadores de los medios de comunicación”.

Periodistas de las regiones de la entidad no sólo condenaron, sino también expusieron la grave situación que persiste en las localidades donde son víctimas de constantes amenazas y ataques  de autoridades municipales, policías y caciques.

En  la capilla del Centro Cultural San Pablo señalaron a “los pequeños tiranos locales”, de tratar de menoscabar la libertad de expresión.

Convocados por la Asociación de Periodistas de Oaxaca, A.C. (APO) el pasado 7 de junio, con motivo del 39 aniversario de la fundación de esa organización –la más antigua de la entidad y del país-, los comunicadores participaron en la mesa redonda: “Ataques a la libertad de expresión”.

Ahí, Fernando Palacios Cházares, director general del portal de noticias Ruta 135, oriundo de la región de la Cañada resaltó que “los periodistas de esa zona han secundado todas las acciones de protesta que los compañeros de la capital del país y del estado de Oaxaca han impulsado, porque hemos sufrido en carne propia agresiones físicas por parte de autoridades municipales y policías”.

En su intervención, citó que el 20 de noviembre de 2012,  fue agredido brutalmente en un paraje conocido como Puente de Fierro, en la Sierra Mazateca, cuando cubría una agresión armada de autoridades y policías municipales contra un grupo de ciudadanos.

Debido a que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) corroboró que los ataques  que sufrió fueron con motivo de su labor periodística, desde entonces la Secretaría de Gobernación dictó medidas cautelares para él.

 

Preocupante panorama

 

“Es alarmante el número de asesinatos registrados en el país”, dijo, y expuso que en los primeros cinco meses de este año, 6 periodistas fueron asesinados, uno más se encuentra desaparecido y una reportera está gravemente herida en un hospital de Guerrero, luego de ser atacada a tiros cuando salía de su trabajo.

En 2016 se registraron 426 agresiones a la prensa, lo que representó el año más violento para los periodistas en México, de acuerdo con diversas organizaciones defensoras de la libertad de expresión.

De acuerdo con un informe de Artículo 19, 2016 fue el año más mortífero para la prensa en México, con 11 asesinatos de periodistas, y de las 426 agresiones, 71 tuvieron lugar en la Ciudad de México, ubicándola en primer lugar, seguida de Oaxaca con 60.

Además, Oaxaca fue la entidad con el mayor número de asesinatos de comunicadores con 4 víctimas, y los principales agresores fueron funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno, ya que del total de atentados 226 provinieron de ellos.

Artículo 19, una organización independiente de derechos humanos que trabaja alrededor del mundo para proteger y promover el derecho a la libertad de expresión, refiere que los  mandos estatales son los mayores perpetradores de embestidas contra comunicadores con 91 casos, seguido por elementos municipales con 79 y federales con 56.

Entre las principales agresiones se ubicaron los ataques físicos o materiales, en donde hubo 81 casos de este tipo, seguido de  intimidación y amenazas con 79 y 76, respectivamente.

 

Llamado a la unidad

 

La foto-reportera Citlalli Cid ha sido agredida en diversas ocasiones por integrantes de la Sección 22 de la CNTE; también fue vapuleada por efectivos de la Policía Federal cuando se encontraba en el cuarto mes de gestación.

Con ese panorama, Palacios Cházares subrayó que es urgente que el gremio de periodistas oaxaqueños cierre filas en defensa de la libertad de expresión pero también en contra de la impunidad, pues señaló que casi en su totalidad las agresiones a comunicadores quedan sin que se haga justicia.

El director general de Ruta135 consideró que el objetivo de todas las agrupaciones de periodistas y comunicadores oaxaqueños y del país, debe ser el interés supremo de velar por la seguridad de todos y todas y defender la libertad de expresión.

“No hay que esperar a ser agredidos para sensibilizarnos con la exigencia de justicia por los asesinatos y embestidas que sufrimos a diario los integrantes del gremio, en las regiones, en el estado y en todo el país”, apuntó.

Mientras que Genaro Aragón Reyes, director general de “Megaradioexpress”, y proveniente de la región de  la Costa, refirió las sucesivas acometidas de que ha sido víctima por parte de quienes detentan el poder político y económico.

Llamó también a “limpiar a las organizaciones de periodistas de funcionarios de prensa, pues son los primeros en atacar a los verdaderos comunicadores”.

El también colaborador de la revista “En Marcha”, sostuvo que los periodistas de la Costa son perseguidos por los gobiernos municipal, estatal,  federal y “por la misma justicia”,  y son sujetos de represalias y ello está documentado en organismos de derechos humanos.

 

Foto-reportera agredida

 

Por su parte, la foto reportera Citlalli Cid, narró que ella sido la que más veces ha sido agredida por parte de mentores de la sección 22 del SNTE, incluso cuando se encontraba con siete meses de embarazo.

Ello sucedió en septiembre del año pasado, cuando documentaba la reinstalación del plantón de profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores  de la Educación (CNTE), en el zócalo de la ciudad de Oaxaca de Juárez.

Narró: “Me encontraba captando algunas imágenes cuando varias profesoras me acorralaron e intimidaron”. “Entonces opté por alejarme del lugar, pero fui perseguida y tuve que resguardarme en un establecimiento de venta de enseres domésticos, y allí llegaron más profesores para obligarme a salir”, explicó.

Dijo que fueron inútiles los llamados que hizo al Centro de Control y Comunicación (C4) para pedir auxilio, no fue atendida.

Entonces fue obligada por las agresivas mentoras a borrar el material de su cámara fotográfica para que pudiera retirarse.

“Cuando tenía cuatro meses de embarazo también fui vapuleada por elementos de la Policía Federal, y es lamentable que ningún organismo de derechos humanos haga algo para poner freno a esos atentados”, mencionó.

 

Predomina la impunidad

 

Fernando Palacios Chazares, director general del portal de noticias Ruta 135 fue brutalmente agredido en 2012 cuando cubría una agresión armada de autoridades y policías municipales contra un grupo de ciudadanos, en la Sierra Mazateca.

En la Mesa Redonda, Miguel Ángel Vásquez,  de la región de la Cuenca, al abordar el tema “Defender la libertad de expresión, el derecho para acceder a otros derechos”, planteó la urgencia de establecer una metodología seria y rigurosa para dar seguimiento a los casos de periodistas agredidos.

Indicó que el común denominador en los casos de embestidas contra los informadores sigue siendo la impunidad, pero consideró que ello persiste “porque estamos desorganizados y por eso se enseñorean quienes están empeñados en acabar con la libertad de expresión”.

Estableció que sólo con la unidad se logrará que el denominado cuarto poder se manifieste como contrapeso de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Añadió: “desafortunadamente a los trabajadores de los medios de comunicación, no nos une el amor, el compañerismo, sino el miedo”.

“Está bien que sintamos miedo, pero a partir de ello debemos hacer algo para que triunfe el respeto a nuestra actividad de informar a la opinión pública”, señaló.

El periodista de Tuxtepec, también insistió en que es urgente y necesario establecer una metodología seria para dar seguimiento a los casos de periodistas agredidos en el desempeño de su labor informativa.

En este sentido, dijo que también es cierto que ha habido algunas situaciones en que los atentados no están relacionados con esa actividad, por eso es importante que haya unidad del gremio, con capacidad de acompañamiento y seguimiento de los casos.

“Esa es la única forma de enfrentar también el autoritarismo del Estado fallido, de lo contrario, entraremos en la ola antidemocrática”, puntualizó.

En el foro, también participaron los periodistas Teodoro Pérez Cuenca, de la región de la Cuenca; Osvaldo Abel Ramírez García de la  Costa; Luis Soria Castillo del Valle Central y Connie Baigorria del Istmo de Tehuantepec.

Todos los comunicadores de las regiones de la entidad y los que realizan su trabajo en los Valles Centrales, coincidieron en que no hay que esperar a ser agredidos para sensibilizarse con la exigencia de justicia por los asesinatos y embestidas que sufren a diario los integrantes del gremio, no sólo en el estado sino también  en todo el país.

“Es urgente que el gremio de periodistas oaxaqueños cierre filas en defensa de la libertad de expresión pero también en contra de la impunidad, pues casi en su totalidad los atentados quedan sin que se haga justicia”, manifestaron.

 

A cerrar filas llama la APO

 

En tanto, la Asociación de Periodistas de Oaxaca A.C. (APO)  refrendó la unidad del gremio, como condición indispensable para hacer frente a los ataques a la libertad de expresión.

En julio del año pasado, esa organización emitió un pronunciamiento a la opinión pública que señalaba lo siguiente:

“Desde el pasado 15 de mayo, Oaxaca vive en la incertidumbre al agudizar la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sus medidas de presión en contra del Estado para echar abajo la Reforma Educativa”.

“En ese sentido, el magisterio ha instalado bloqueos en diversos puntos carreteros de la entidad, como en almacenes comerciales; “acordonamientos” en diversas dependencias, además de diversas movilizaciones en la ciudad de Oaxaca de Juárez”.

“Todas estas actividades, como el enfrentamiento tan lamentable ocurrido el pasado 19 de junio en Nochixtlán, han sido cubiertos por reporteros de diversos medios de comunicación, pues la Opinión Pública así nos lo exige”.

Agregaba el documento que, “estamos sabedores del riesgo al que están expuestos los profesionales de la información, que realizan su  actividad, usando sólo sus herramientas de trabajo y amparados en los artículos 6 y 7 de nuestra Carta Magna y demás relativos al Derecho a la Información, incluyendo los Tratados Internacionales”.

Expusieron que, por causa de su trabajo, varios compañeros han sido amenazados y algunos más golpeados, y preocupados por los hechos violentos en contra de los comunicadores de los diversos medios, en esa ocasión exigieron a la Sección 22 respeto a la libertad de expresión, consagrada en la Constitución General de la República.

Rechazaron la violencia en contra de los comunicadores venga de donde venga: maestros, policías, cuerpos de seguridad, integrantes de organizaciones sociales, porros, etc., etc.

A la Fiscalía General del Estado le pidieron atender con prontitud las denuncias penales de los comunicadores agredidos, darle puntual seguimiento a las demandas y aplicar la ley.

A esa dependencia, la exhortaron a indagar con prontitud, dar con los responsables y castigar conforme a la ley a los homicidas de los comunicadores, casos no aclarados hasta el momento.

A la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a  la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, solicitaron tomar en cuenta las agresiones en contra de los comunicadores y en su momento, emitir las recomendaciones pertinentes.

La APO, también externó su solidaridad a los compañeros que han sido vejados por los enemigos de la libertad de expresión y los exhortó a no bajar la guardia, pues “somos los ojos y oídos de la Opinión Pública”.

“Nadie puede imponer candados a la libertad de expresión, ni del derecho a la información, si nos mantenemos unidos y en defensa de éstas”, puntualizaron.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Sección 22 definirá durante la madrugada de este viernes si aplaza o no, el comienzo del ciclo escolar

El Pleno de la Asamblea Estatal de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajador…