Inicio Reportajes Oaxaca, camino a un Estado fallido

Oaxaca, camino a un Estado fallido

0
0
203

 

A menos de cuatro meses de las elecciones presidenciales del primero de julio, la entidad se encuentra sumida en una severa crisis política y de gobernanza, con inestabilidad económica, pugnas por el poder y violencia exacerbada; en este último caso, las cifras récords de asesinatos durante febrero y marzo pasados han colocado al estado en el mismo contexto de violencia que en zonas como Chihuahua y Guerrero, altamente afectadas por la presencia del crimen organizado. Es imperativo que el gobierno de Alejandro Murat, retome la conducción social y democrática del estado, pues, de lo contrario, pondrá en riesgo a las propias instituciones, advierte el presidente del Congreso local, Jesús Romero

 

 David Méndez

 

Producto de la incompetencia de los funcionarios que se han hecho cargo de temas torales como política interior, seguridad pública y economía, Oaxaca permanece, en la actualidad, sumido en una crisis de gobernanza que de no ser atendida adecuadamente, podría desembocar en un Estado fallido, advirtió el presidente de la Mesa Directiva del Congreso local, Jesús Romero López.

Actualmente, Oaxaca no sólo afronta una crisis de seguridad pública –cuyas cifras récord de asesinatos durante febrero y marzo han colocado al estado en el mismo contexto de violencia que en zonas como Chihuahua y Guerrero, altamente afectadas por la presencia del crimen organizado–, sino que también padece problemas de ingobernabilidad y de economía, admitió el titular del Poder Legislativo.

Por si fuera poco, dijo, a este entorno se suman las pugnas que se suscitan actualmente al interior del Poder Judicial, donde los bandos encabezados por José Murat y Ericel Gómez, se disputan el control.

“Me preocupa la gobernanza, cada vez está más deteriorada: (conflictos en) los sindicatos de burócratas, de salud, en el magisterial, en la Universidad (Autónoma Benito Juárez de Oaxaca) … luego, el tema de la ingobernabilidad por situación de conflicto agrarios; las marchas (y bloqueos).

“Dos, inseguridad. Violencia desatada en territorio oaxaqueño: más mujeres desaparecidas, más mujeres violentadas; secuestro, extorsión, asesinatos, robos a casa, cristalazos, delincuencia común creciente y, tres, la situación económica, la situación económica de Oaxaca va en deterioro”, afirmó, Romero, ex miembro de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y, actualmente, integrante de Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

De acuerdo con el legislador, las deficiencias en aquellos tres factores han propiciado que la entidad se encuentre “en una situación muy cercana” de rompimiento de los “hilos” de la conducción social y democrática en Oaxaca.

“Se pueden romper, y eso sería muy grave”, subrayó, Romero López, sobrino de Daniel López Nelio, fundador de la Coalición  Obrero Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI) y de la Unión Campesina Oaxaqueña (UCO), fallecido en 2004 de un paro cardiaco, cuando fungía como senador.

–¿Es un Estado fallido Oaxaca?, consultó Real Politik.

–Tengo la responsabilidad de un poder y no creo ni apuesto a que Oaxaca sea un Estado fallido porque hay muchos actores que estamos convencidos, en muchos ámbitos, que a Oaxaca tenemos que darle gobernanza y gobernabilidad, respondió.

–Pero, desde su punto de vista, ¿han fracasado las políticas en materia de seguridad?

–Tenemos una secuela. En general, no puedo decir que sólo es seguridad. Si fracasa la política económica, si fracasa la política de gobernabilidad, si fracasa la política de gobernanza, hay crímenes políticos como los de la Sierra Sur –donde el pasado 13 de febrero emboscaron a la comitiva de Comité de Defensa de Derechos Indígenas (Codedi) con saldo de tres muertos–… es un conjunto de crisis las que tiene Oaxaca.

–En Oaxaca, en enero, ocurrieron 67 crímenes…

–No es un problema solo en Oaxaca: 43 personas son asesinadas al día en el país, estamos en una de las etapas más duras de la violencia en nuestro país por la grave situación económica.

>A partir del último sexenio hacia la fecha se ha ido recrudeciendo, no hay que olvidar los muertos de Gabino (Cué), ex gobernador de Oaxaca; todos los muertos que hoy hay por violencia, por robo, por asesinatos, (durante el gobierno) de Alejandro Murat. Sí, sí hay una crisis de seguridad, pero yo creo que tiene que ver con un todo.

 

Antecedentes

 

Durante 2017, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el número de agresiones y delitos en los que fue utilizado algún tipo de arma reportó aumentos de entre 5.6 y 5.9 por ciento.

Si bien a nivel estatal disminuyó la tasa de robos sin violencia, lesiones culposas, delitos patrimoniales y homicidios culposos, se incrementaron 59 por ciento los secuestros; 25.2 por ciento los robos con violencia; 5.6 por ciento los homicidios dolosos y cinco por ciento las lesiones dolosas.

Así, la cifra de asesinatos se incrementó de 870, el año antepasado, a 919 en 2017.

Del total de homicidios dolosos; es decir, cuando el criminal busca intencionadamente el resultado de muerte de la víctima, 680 fueron cometidos con arma de fuego; 109, con arma blanca, y 105 con otros tipos de instrumentos. En 25 de los ilícitos, la autoridad no tiene datos de la mecánica de hechos.

El Sistema Nacional detalló que los secuestros tuvieron un incremento de 59 por ciento, al pasar de 32, en 2016, a 51, el año pasado, la séptima cifra más alta del país.

En lo que respecta al robo con violencia, señaló que los casos aumentaron de 3 mil 17 a 3 mil 780; de ellos, mil 304 fueron cometidos a transeúntes; 556 a negocios; 304 a vehículos; 120 a transportistas y 95 a casas habitación.

Mientras tanto, en enero de 2018, el promedio de homicidios dolosos por día fue de 2.16, cuatro centésimas por arriba de la media de 2016, que fue de 2.12 casos por día –776 homicidios al año—y casi dos décimas menos que en 2017, cuando el índice fue de 2.32 casos cada 24 horas –un total de 847 en 12 meses–.

 

Febrero, mes fatal

 

Las cosas no mejoraron en febrero, pues la jornada sangrienta que se registró entre los días 14 y 15, con saldo de 15 personas ejecutadas en menos de 24 horas en Oaxaca, se convirtió en la segunda más violenta de lo que va del año en todo el país, como informó Real Politik.

Según datos hemerográficos consultados, aquel número únicamente es superado por los 20 asesinatos en menos de un día ocurridos el 5 de enero en Chihuahua y supera a la jornada que dejó 11 decesos en Jalisco, el pasado 3 de febrero.

Tales acontecimientos han situado a la entidad a la par con los escenarios que prevalecen en Guerrero, Chihuahua, Michoacán, Tamaulipas, o Sinaloa,  territorios azolados por la delincuencia organizada y donde se han suscitado jornadas de 24 horas en las que se han contabilizado hasta 30 víctimas mortales.

–Mientras la violencia se desborda, el Secretario de Seguridad Pública, según denuncias, se pasea por Monterrey.

–Aquí (en el Congreso) hasta la renuncia le pidieron, pero es una facultad del Ejecutivo a quién nombra. Nosotros ya le hemos dicho al Ejecutivo; aquí, el Pleno, ya se manifestó (en torno a) que ha fracasado la política de seguridad con quienes están al frente, pero está en sus facultades removerlo o no.

–¿Es incompetente, entonces?

–Me parece que no ha dado resultados y quien no da resultados positivos, por supuesto que es incompetente.

–¿Existe el riesgo de que Oaxaca se convierta en un Estado fallido?

–Sí, yo creo que sí, (y) entonces, la vuelta es más complicada.

>Tuvimos una crisis como la de 2006, política, se establecieron algunos patrones de reconstrucción muy básicos; nunca llegó la ayuda financiera prometida, pero, bueno, se buscaron otros mecanismos de participación, eso permitió despresurizar (el ánimo social), pero con la alternancia vino una corrupción terrible que empobreció más a los oaxaqueños.

>Cuando (la ciudadanía) no tiene para comer es capaz de agarrar un arma y levantarse y generar una situación de mayor violencia; entonces, ojo, no quiero ser catastrófico, pero sí percibo focos rojos no sólo en seguridad sino en todos los temas, y Alejandro Murat tiene la responsabilidad de que esos hilos no se rompan porque de por medio van las instituciones de Oaxaca.

 

 Intervenir elecciones, el acabose

 

Romero, primo del perredista Lenin López Nelio –hijo de Daniel López Nelio– y del petista Pável López –hijo del extinto ex edil de Juchitán de Zaragoza, Mariano Santana López (también fundador de la COCEI)–, advirtió que la crisis política en que se encuentra la entidad podría complicarse “aún más”, si el mandatario, Alejandro Murat, opera en favor de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), durante las próximas elecciones, del primero de julio.

En Oaxaca, el proceso electivo renovará los cabildos de 153 municipios que se rigen por el sistema de partidos políticos, definirá 25 diputaciones locales por el método de mayoría relativa y 17 por representación proporcional; 10 diputaciones federales y dos senadurías; en el ámbito nacional, servirá para designar al nuevo Presidente de México.

“El Gobernador debe tomar muchos hilos; el Legislativo, asumir los propios y transitar en un proceso electoral donde sería un grave error, por ejemplo, que con toda esta crisis el gobierno se metiera a operar”.

–Eso (la intervención en el proceso electivo) es prácticamente un hecho.

–Yo apelo a lo que dijo el Gobernador, que no se meterá. Sería muy grave porque, entonces, vamos a complicar aún más las cosas. Que gane quien tenga que ganar.

 

 

“Me preocupa la gobernanza, cada vez está más deteriorada: (conflictos en) los sindicatos de burócratas, de salud, en el magisterial, en la Universidad (Autónoma Benito Juárez de Oaxaca) … luego, el tema de la ingobernabilidad por situación de conflicto agrarios; las marchas (y bloqueos)”

“Tengo la responsabilidad de un poder y no creo ni apuesto a que Oaxaca sea un Estado fallido porque hay muchos actores que estamos convencidos, en muchos ámbitos, que a Oaxaca tenemos que darle gobernanza y gobernabilidad”

“Cuando (la ciudadanía) no tiene para comer es capaz de agarrar un arma y levantarse y generar una situación de mayor violencia; entonces, ojo, no quiero ser catastrófico, pero sí percibo focos rojos no sólo en seguridad sino en todos los temas, y Alejandro Murat tiene la responsabilidad de que esos hilos no se rompan porque de por medio van las instituciones de Oaxaca”

Jesús Romero López, presidente de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

AMLO anunció que tomará control de la atención médica del sur del país

Oaxaca, Oaxaca.- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció esta mañana un plan pil…