Inicio Reportajes La sombra de la derrota ronda al PRI

La sombra de la derrota ronda al PRI

0
0
168

En Oaxaca, las corrientes de José Murat y Ulises Ruiz sostienen una disputa por hacerse de los mejores espacios, desde donde puedan perpetuar sus cacicazgos y contar con el suficiente poder para imponer o negociar condiciones durante el próximo sexenio. Ese partido llega al proceso electoral de 2018 débil y con el repudio social en su contra, después de un gobierno, el de Enrique Peña Nieto, marcado por la impunidad, la corrupción, la violencia y la injusticia social, señala el sociólogo Isidoro Yescas Martínez

 

 David Méndez

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) llega al proceso electoral 2018 en medio de una crisis de credibilidad y de fracturas internas más severas que las del año 2000, cuando por primera vez en la historia perdió a manos del Partido Acción Nacional (PAN) la Presidencia de la República, sentencia el sociólogo y ex director del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO), Isidoro Yescas Martínez.

La convulsión al interior del tricolor, sin embargo, no ha llegado a su clímax, advierte, pues éste se desencadenará cuando el instituto político oficialice su lista de candidatos a alcaldías, diputaciones locales, diputaciones federales y senadurías; las tres últimas, por las vías de mayoría relativa y representación proporcional.

Y Oaxaca no ha quedado al margen de ese fenómeno, pues actualmente se suscita un reacomodo de fuerzas entre las corrientes encabezadas por los ex gobernadores José Murat –al que se identifica con el grupo Atlacomulco, con el que últimamente ha sostenido diferencias por la postulación de José Antonio Meade como precandidato presidencial–, Ulises Ruiz, uno de los promotores de la corriente Democracia Interna –que reiteradamente manifestó su rechazo a la postulación de Meade y a la corriente tecnócrata (Atlacomulco) que controla su partido desde hace 25 años—y “lo que queda” del grupo de Heladio Ramírez López, subraya el ex secretario Académico y ex secretario General de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO).

Si las dirigencias estatales y nacionales son incapaces de negociar correctamente candidaturas y cargos al interior de los gobiernos locales y federal, la desbandada podría agudizarse a tal grado que los cuadros “orgánicos” del “viejo PRI” opten por apoyar, a otros aspirantes presidenciales, ya sea Ricardo Anaya, de la coalición PAN-PRD-MC, o Andrés Manuel López Obrador, de Morena-PES-PT.

“La diversas encuestas a nivel nacional nos dejan ver que el PRI no sólo está viviendo una severa crisis de credibilidad sino de organización; las preferencias electorales no sólo de su candidato presidencial sino de sus candidatos para otros cargos de elección popular, se han reducido drásticamente en un escenario inicial”, analiza Yescas, coautor de dos libros: Rebelión en las urnas y Oaxaca 2010, voces de la transición.

“Es un escenario de crisis, de pérdida de credibilidad, de severos conflictos internos, que se agudizaron con la designación del candidato presidencial (y que) en todos los estados tiene repercusiones”, dice, en entrevista con Real Politik.

Sobre este último tema en específico abordado por Yescas, resalta el caso de José Murat, quien de acuerdo con el diario Reforma, y a pesar de estar ligado política y familiarmente con varios de los principales actores del grupo Atlacomulco, ha hecho diversos comentarios entre los círculos priistas en torno a que la precampaña de Meade no “levanta” y que, al menos en Oaxaca, no lo ve con posibilidades de ganar la elección de julio próximo.

Isidoro Yescas opina lo mismo: “Yo no veo que al PRI le vaya bien en Oaxaca. A nivel nacional (el PRI) tiene la situación muy difícil, pero en Oaxaca no le irá mejor que en el 2016”, vaticina el sociólogo egresado de la UABJO y ex funcionario, durante el gobierno del aliancista, Gabino Cué Monteagudo.

“La votación que obtuvo en el 2016 va a bajar; ¿cuánto?, no sé”, añade, mientras permanece sentado en la silla de una mesa de un restaurante situado al norte de la ciudad de Oaxaca, en la colonia Reforma, donde citó al reportero.

Especialista en el análisis de conflictos postelectorales y movimientos sociales, vinculado al Partido de la Revolución Democrática (PRD), admite como ejemplos válidos de la fractura del PRI dos hipótesis que permanecen frescas dentro del colectivo: en el ámbito nacional, el apoyo del Partido Encuentro Social (PES) de ultraderecha, a la campaña del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena y quien actualmente encabeza todas las encuestas rumbo a los comicios presidenciales de 2018.

Dos de las manos que mueven los hilos del PES pertenecen al ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien, según analistas, permanece inconforme tras la designación de José Antonio Meade como abanderado priista, al igual que Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República (PGR) entre 2012 y 2015, padrino político de la oaxaqueña Mariana Benítez Tiburcio, y a quien se le achaca la adquisición del programa de espionaje Pegasus, que fue utilizado en contra de periodistas y activistas críticos al gobierno federal.

Osorio Chong y Murillo Karam son oriundos del estado de Hidalgo y ambos han gobernado aquella entidad.

Mientras tanto, en el ámbito local, las disputas se centrarán entre el grupo de los Murat, conformado por José y Alejandro, y el de Ulises Ruiz Ortiz, que como uno de sus principales aliados tiene al actual secretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña, que ha recibido la encomienda de operar los recursos de la dependencia, 101 mil millones de pesos, a favor de la campaña de Meade Kuribreña.

Otro priista oaxaqueño que fue nombrado operador político de la campaña del ex secretario de Hacienda, es Alejandro Avilés, cuya carrera fue impulsada por Ulises Ruiz, aunque después, pasó a las filas del muratismo.

–En Oaxaca, ante esta crisis, ¿se puede repetir el escenario de 2010, cuando el PRI perdió la mayoría en el Congreso?

— No me atrevería a plantear ese escenario, lo que sí creo es que finalmente el PRI va es utilizar el aparato de Estado. La guerra sucia, eso se va a dar. En qué nivel y en qué magnitud no lo sabemos, y si nada más va a ser del PRI o de sus contrapartes.

>Los programas sociales, los programas sociales se van a tener (bajo control del PRI). La compra del voto va a estar presente en este proceso electoral y no solo del PRI.

–Tan es así que tienen a Eviel Pérez en Sedesol y a Alejandro Avilés como delegado estatal, consultó Real Politik, dos días antes de que Avilés abandonara la Secretaría para sumarse al equipo de Meade.

–Alejandro Avilés es de facto el presidente del PRI; el presidente del PRI, no existe para efectos de operación  electoral en Oaxaca. El que está operando la parte de la estructura territorial, de empujar a ciertos candidatos procaciquiles y con controles regionales y municipales, es Alejandro Avilés

–Con quién está Avilés, con Ulises Ruiz o con José Murat. Se dice que políticamente traicionó al primero.

–Para efecto de la candidatura presidencial del PRI hay alineamiento o realineamiento de los grupos políticos, a favor de Meade; en este caso, en Oaxaca, muratistas, ulisistas y lo que queda del heladismo están unidos para impulsar la postulación de Meade.

–Pero dicen que Murat y Ulises están peleados a muerte, ¿es posible esa unificación?

–La diferencia viene en lo siguiente: están unidos en torno al candidato presidencial; sin embargo, en lo que se refiere a los demás cargos, ahí es donde viene el conflicto.

>Habría que esperar quiénes finalmente serán los candidatos de todos los partidos, pero, en este caso, el PRI, para saber cuántos cuadros de (José) Murat van a estar, cuántos de Ulises (Ruiz), cuántos cuadros que no están identificados con ninguno de estos dos grupos.

>En función de eso, podríamos ver hasta dónde una cabeza de grupo en Oaxaca, por ejemplo, Ulises Ruiz, que jugó con Ivonne Ortega, con Manlio (Fabio Beltrones), que apostaron con opciones diferentes a Meade, pudieron haber ya pactado y ese pacto pudiera ser parte de que Eviel fue ascendido a secretario de Desarrollo Social y que como delegado del PRI en Oaxaca, permanezca Alejandro Avilés.

–¿Avilés y Eviel traicionaron a Ulises Ruiz?

–Yo veo más factible la negociación; que pueden estar negociando, por principio de cuenta, cargos de elección popular, pero obviamente estas negociaciones van más allá y todos los candidatos, aunque Meade se encuentre en tercer lugar, asumen que van a ganar y negocian posiciones al interior del gabinete.

>El riesgo mayor que tiene el PRI se llama Andrés Manuel López Obrador. Creo que internamente, a pesar de que hay un grupo, Atlacomulco, que tiene el control de la Presidencia de la República  y que impuso al candidato presidencial, creo que esas rupturas todavía no se manifiestan en toda su magnitud.

>Hay que esperarse a la definición de candidaturas, donde vamos a ver si lograron otra vez, como es costumbre, que haya capacidad para sanar heridas, para reagruparse e impulsar a sus candidatos

–Por la cercanía de Alejandro Murat con el grupo de Enrique Peña, con el que ha colaborado desde que el actual Presidente de México era gobernador del Estado de México, y por los vínculos sentimentales de José Murat con Aurora Alcántara, hermana de Roberto Alcántara y considerado el empresario consentido de Enrique Peña, ¿se pudo haber pensado que el grupo Atlacomulco se había adueñado de Oaxaca?

–Más bien diría que se dio una alianza entre el muratismo y el grupo Atlacomulco, por la cercanía que tuvo Alejandro Murat mucho antes de la elección de gobernador por vía de Enrique Peña Nieto.

–José Murat está casado con la hermana de Roberto Alcántara, dueño de VivaAerobús, autobuses ETN y Flecha Amarilla; socio de Grupo Prisa y cercano a Enrique Peña Nieto.

–Parece ser que a nivel de los vínculos familiares (también) hay conexión…

–¿No podemos decir, entonces, que grupo Atlacomulco está apoderado de Oaxaca?

–No, no necesariamente, porque, por ejemplo, lo que trascendió en las columnas políticas antes de que se definiera la candidatura presidencial, es que José Murat había jugado con Osorio Chong, no con Meade, entonces, hay que ver qué ocurrió.

>Incluso, el hecho de que Mariana Benítez Tiburcio, al cuarto para las 12, la hayan bajado de la candidatura (al Senado), estando como vocera de Meade, te muestra que no es tan compacto el acuerdo.

–Osorio Chong y Murillo Karam, padrino político de Benítez, están ligados con el PES y el PES va en alianza con Morena.

–Siempre va a haber momentos definitorios en cada partido, en cada coalición, pero aquí lo que interesa es, al final de cuenta, cuál es la tendencia y la estrategia central de cada coalición.

>En el caso de PRI, van a ir todos unidos en torno a Meade, pero para diputaciones senadurías, hay diferencias.

 

 

El peor error es que el PRI mantiene el mismo modelo para designar al candidato presidencial (por dedazo) e incluso menos incluyente, señaló el sociólogo Isidoro Yescas Peralta

La carrera por el Senado;

“Yupis” salen ganando

 

En el caso del tricolor, en Oaxaca, la carrera por el senado de la República parece haberla ganado el actual secretario de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh), Raúl Bolaños Cacho Cué, hijo de Raúl Bolaños Cacho, actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca (TSJO; éste último, otro cercano a José Murat.

Fuentes cercanas al PRI, han asegurado que Cacho Cué, quien también se desempeñó como secretario particular de Alejandro Murat, cuando éste fungió como director del Infonavit, será inscrito por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) como candidato de la primera fórmula de la alianza PRI-Verde-Panal, rumbo al Senado de la República, la antesala, para muchos, para poder aspirar a la gubernatura de algún estado.

La intención de esta maniobra es lograr que este funcionario pueda llegar a la Cámara Alta del Congreso de la Unión ya sea como ganador de la elección o como segundo lugar, representante de la primera minoría.

En la segunda fórmula priista, contenderá la diputada federal con licencia, Yarith Tannos, quien, en febrero de 2017, en una entrevista concedida para la cadena Imagen Televisión, no supo responder cuántos artículos conforman la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (la respuesta correcta era 136).

Siete meses después, luego del terremoto del siete de septiembre que devastó la región del Istmo de Tehuantepec, Tannos, oriunda de Juchitán de Zaragoza, viajó a aquella zona del estado para acompañar al presidente Enrique Peña Nieto en una gira de trabajo efectuada el 12 de septiembre.

Luego de hacer un recorrido por algunas calles, la diputada optó por sentarse en una acera y pedirle a un grupo de damnificados que soplarán a su alrededor con franelas y cartones para que pudiera refrescarse.

Los pobladores accedieron, mientras la funcionaria observaba su teléfono celular.

Tannos, nacida en 1985, llegó al Congreso de la Unión luego del proceso electoral federal intermedio de 2015, marcado por una jornada de violencia derivada de la radicalización de las protestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

La priista, que es vinculada a nivel nacional con el grupo de César Camacho, ganó la curul con el 8.5 por ciento de la votación total del distrito siete, con cabecera en Juchitán, debido a que sólo 57 mil 379 de los 253 mil 493 ciudadanos inscritos en la lista nominal salieron a las urnas ante el temor generado por los actos vandálicos.

Diversos sectores de la sociedad pidieron la anulación de los comicios, pero el INE determinó darlos por válidos.

 

Va ulisista por vía plurinominal

 

Una vez concluidos los espacios para contender por la vía de voto directo, dos oaxaqueños más fueron contemplados en la lista de aspirantes a llegar al Senado, pero por la vía plurinominal: el director de Liconsa y ex vocero de Ulises Ruiz Ortiz, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, y Mariana Benítez Tiburcio, una de las voceras de precampaña de José Antonio Meade.

De acuerdo con una lista filtrada a través de redes sociales y algunos portales de internet, Ramírez Puga, tío y jefe político del actual director de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión (Cortv), Alejandro Leyva Aguilar, aparece dentro de los primeros 10 lugares de un bloque conformado por personajes que serán inscritos como aspirantes por el método de representación proporcional; es decir pase directo.

La Cortv ha permanecido durante los últimos días entre la polémica, luego de que el pasado tres de febrero, sus directivos decidieron transmitir en vivo y en cadena estatal, la visita de José Antonio Meade, y el mitin que éste realizó, sin pagar un peso, en las instalaciones del Centro de Convenciones de Oaxaca, propiedad del gobierno del estado, localizado en Santa María Ixcotel. Al evento acudieron el gobernador, Alejandro Murat, y su esposa, Ivette Morán.

Ello se tipifica como un delito electoral, debido al uso de la infraestructura del gobierno estatal para impulsar la imagen de un aspirante a la Presidencia de México.

Sin precisar que el orden de los nombres sea definitivo, en la relación también resalta Benítez Tiburcio, aunque en la posición número 30.

Después de las elecciones presidenciales de 2012, en las que obtuvo el triunfo Enrique Peña Nieto, el Revolucionario Institucional ganó 11 escaños plurinominales, lo que deja de manifiesto que, de ser cierta, más de la mitad de los nombres concentrados en esa relación quedarían fuera del puesto.

Los nombres que aparecen en tal documento, que no ha sido confirmado oficialmente, son los siguientes: Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Miranda, Ildefonso Guajardo, José Calzada, Gerardo Ruiz Esparza, José Narro, Enrique de la Madrid, José Reyes Baeza, Augusto Gómez Villanueva, Héctor Pablo Ramírez Puga, Miguel Alonso Reyes y Héctor Gutiérrez de la Garza.

Asimismo, Claudia Ruiz Massieu, Carolina Viggiano, Yulma Rocha, Mercedes del Carmen Guillén Vicente, Rubén Escajeda, Lorena Martínez, César Camacho, Sylvana Beltrones, Jorge Carlos Ramírez Marín, Esthela Ponce, Marco Antonio García Ayala, Carlos Iriarte, Georgina Zapata, Juan Antonio Ixtráhuac, Mariana Benítez, Jorge Estefan Chidiac, Raymundo King, José Luis Toledo, Beatriz Pages, José Carlos Lozano Rivera Rio, Jorge Herrera, Beatriz Paredes, Manuel Andrade, Carlos Jiménez, Manuel Añorve y Esteban Vilegas.

 

Conflictos internos

 

Ello, pulverizaría de manera definitiva las pretensiones de Alejandro Avilés, quien en algún momento llegó a ser pronunciado como posible candidato a la Cámara Alta, debido a los acuerdos políticos alcanzados con Murat y la cúpula de su partido.

Otro priista que fracasó en su intento de pelear por un escaño fue el diputado local, Samuel Gurrión Matías, quien tras el rechazo, optó por renunciar a su militancia priista y, en la actualidad, busca el cobijo de la alianza PAN-PRD-MC, en la que predominan cuadros cercanos al ex priista Diódoro Carrasco Altamirano, actual secretario de Gobierno de Puebla, entre ellos José Antonio Estefan Garfias.

 –¿Cuál cree que sea el peor error que ha cometido el PRI en el actual proceso electoral?, se le consulta a Isidoro Yescas.

–El peor error es que se mantiene el mismo modelo para designar al candidato presidencial (por dedazo) e incluso menos incluyente. Antes hablábamos de sucesión presidencial en el momento en que se designaba al candidato, pero con la participación de las fuerzas políticas del PRI, con los sectores obreros, con el sector empresarial.

>Ahora, lo que se observó, es que el que estaba mejor posicionado no fue el candidato. Osorio Chong era el mejor posicionado, pero no quedó él.

>Segundo, el grupo Atlacomulco que ha estado por lo menos en tres elecciones presidenciales, se quedó con la mejor parte. Y obviamente hay otros grupos de poder dentro del PRI; entonces, el proceso de designación del candidato, no fue terso, hay conflictos internos severos.

–¿Está más dividido este PRI que el del 2000?

–Hay una fractura silenciosa. No son esos pronunciamientos masivos, pero sí es muy probable que los priistas pragmáticos, los viejos priistas, tal vez opten por otras opciones…

–El PRI se recuperaría de una nueva derrota o sería el fin del partido.

–No, yo creo que tiene gran capacidad de mutación, de recomponerse, de reestructurarse; aún tiene vida el PRI y, si pierde, veo un escenario donde pasaría a ser la segunda fuerza política del país.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Estar informados es indispensable para evitar embarazos no planeados

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Tras el anuncio de una jornada de lucha en contra de la despena…