Inicio Reportajes La rebatinga por AMLO

La rebatinga por AMLO

0
0
44

Al foro por la pacificación y reconciliación, convocado por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, le pasó en Oaxaca  lo del dicho del que “el que mete paz saca lo demás”. Un día antes de que maestros de Guerrero reventaran la propuesta nacional, en Oaxaca el foro sólo sirvió de escenario para confrontaciones de grupos políticos, que buscaron más exponer demandas que ayudar a víctimas de la violencia que azota al país y de manera particular a la entidad

 

Agencia OMNIAmedia / David MÉNDEZ

 

La toma del presídium por parte de integrantes de la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), así como reclamos de marginación de grupos beligerantes, fue el telón con el que cerró en Oaxaca el Foro Escucha Oaxaca por la Participación y Reconciliación Nacional. El evento fue un caos y el desorden se impuso a la intención de los organizadores.

Aunque las mesas de análisis se establecieron después de la discusión, que cerró la presentación del evento, la desorganización fue una constante que dejó expuestos a reclamos frontales al equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador, que tuvo que salir a prisa a zonas restringidas por personal nombrado como seguridad del evento.

Como en el 2006, integrantes de la APPO fueron una masa informe, sin organización, ni dirigentes capaces de ser la cabeza que los coordinara. Ahí estaban los vendedores ambulantes de la reciente Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL),  con Adán Mejía López a la cabeza; del Frente Popular Revolucionario (FPR), del Consejo Indígena Popular de Oaxaca (CIPO) y del Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), entre otros grupos.

Fueron estos quienes reventaron la ceremonia ordenada por Andrés Manuel López Obrador, después de la participación del dirigente de la Liga Mexicana para la Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), Isaac Torres Carmona. Muchos culparon a éste del disturbio, como si el golpe hubiera sido planeado para que terminara en zafarrancho.

El foro se llevó a cabo el pasado sábado seis de octubre en el Centro de Convenciones de Oaxaca, en Santa Lucía del Camino, a donde llegaron cientos de personas de sectores populares e indígenas del estado, quienes no entendían porqué terminaba abruptamente el evento. Muchos ni conocían a los actores del escándalo y menos si podían participar en alguna mesa. Algunas autoridades de municipios alejados de la capital lamentaban el espectáculo. Agentes municipales, alcaldes o integrantes de cabildos actuales y próximos a entrar en funciones comentaban que no habían venido a ver “eso, a lo que no tenían ni palabras para definir.

Al mediodía, los ánimos estaban caldeados y, agotada la paciencia de los inconformes. El dirigente de la Limeddh se quejaba de la organización. “A mí me dijeron que iba a participar y ahora me dicen que ya no, ese fue el problema; exijo que respeten el derecho de las organizaciones de intervenir en el evento”. Esto originó una serie de silbidos y gritos: “¡Bájenlo, bájenlo, bájenlo!”, gritaban mayoritariamente los asistentes.

Los miembros de diversas organizaciones tomaron el presídium y encararon a la coordinadora nacional, Loretta Ortiz Ahlf. Fue cuando apareció el dirigente del colectivo Voces Oaxaqueñas, David Venegas Reyes, apodado El Alebrije, protagonista de una serie de escándalos desde el movimiento popular. Tras apoderarse del micrófono y aludir que lo quieren detener nuevamente y el menosprecio a las organizaciones populares, afirmó: “Nos deslindamos totalmente de lo que acaba de pasar aquí, pero no nos deslindamos de Morena”.

Tocó el turno de Adán Mejía López, líder de la Unión de Artesanos Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL), otra organización afín a la Sección 22 de la CNTE, quien  permaneció preso hasta diciembre de 2017, luego de haber sido detenido en 2015.

El dirigente intentó reventar el evento por medio de un pronunciamiento que rebasó el tiempo autorizado por los organizadores. Durante más de 15 minutos, Mejía hizo diversos tipos de pronunciamientos, mientras el resto de los asistentes con rechiflas y gritos, le pedían dejar el escenario.

El dirigente, que ha coordinado en múltiples ocasiones la toma del Zócalo capitalino con vendedores ambulantes, se negó a acatar las  indicaciones, por lo que tuvo que decretarse un receso para restablecer el orden.

Nuevamente hubo rechiflas y gritos de que desocuparan el templete. Después fueron arrebatos de micrófonos de supuestas víctimas de la represión del 2006 y que no fueron indemnizadas ni tomadas en cuenta. Incluso hubo mujeres que lloraban al micrófono y que reclamaban no haber sido tomadas en cuenta en este foro del nuevo gobierno federal.

 

Adelantan programa

 

Para evitar que la prensa continuara documentado la anarquía que se había apoderado del acto en Oaxaca, los organizadores, encabezados por la lideresa del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y próxima delegada de gobierno, Nancy Ortiz, decidieron adelantar el programa y dar paso a la  conferencia de prensa de Loretta Ortiz Ahlf.

Ortiz, quien en julio pasado aseguró que el papa Francisco participaría en al menos uno de los foros por la Paz y la Reconciliación, aunque luego fue desmentida por El Vaticano, acusó, por enésima vez, que en la entidad “hay una total ausencia de la autoridad, así con todas sus letras”.

“Ni el gobierno local, ni la procuraduría, ni los presidentes municipales, en sí los actores políticos por acción o por omisión cumplen con su responsabilidad por eso son esos reclamos con gritos, llantos, pancartas y manifestaciones… porque algunas llevan más de 20 o 30 años reclamando”, apuntó la profesora de Derecho Internacional Público por la Academia de Derecho Internacional de La Haya.

“Tenemos una situación grave en Oaxaca, Guerrero y Tamaulipas, pero en Oaxaca se agrava más por lo presos políticos, los feminicidios y las represiones como el caso de Nochixtlán, el asesinato de defensores o desapariciones, cooptación de territorios y no respeto de los pueblos originarios”, apuntó, la oriunda de la Ciudad de México, de 63 años de edad.

Luego, prometió que habría justicia transicional –motivo de los foros de pacificación–, que abarca los ejes de justicia, verdad, reparación a las víctimas y garantías de no repetición.

Explicó que el próximo 24 de octubre se presentarán las conclusiones de todos los foros realizados en el país para entregar un proyecto de ley de justicia transicional y de amnistías que se llamará Ley General de Justicia Verdad y Garantías de no repetición y reparación a las víctimas.

“Si no se obtiene esta pacificación van a seguir sucediendo desapariciones, ejecuciones… en fin, cantidad a violaciones a los derechos humanos y tendrá un área de amnistías”, advirtió la especialista en Derechos Humanos.

 

Emprenden retirada

 

Tras el caos y el desorden siguió la conferencia de prensa y se dio paso a las mesas temáticas, lo que originó que se retiraran del evento líderes como el ex vocero de la APPO, Flavio Sosa Villavicencio y César Mateos, de la organización Comuna; el ex líder del Frente Único Huautleco, Agustín Sosa; el ex diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús López Rodríguez, mejor conocido como Chucho FALP; Óscar Cruz López, de la Coalición Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (COCEI); Erangelio Mendoza, ex dirigente de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la educación (SNTE), el ex guerrillero Felipe Canseco Ruiz e integrantes del Comité de Víctimas de Nochixtlán, con su líder Santiago Ambrosio.

La coordinadora nacional, Loretta Ortiz Ahlf,  junto con Nancy Ortiz presidenta de Morena y el Arzobispo de Antequera, Pedro Vásquez Villalobos, tuvieron que salir a prisa del lugar. No corrió la misma suerte el próximo titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, Adelfo Regino Montes, quien quedó atrapado entre varias personas que urgían fueran atendidas sus demandas.

Ausentes del evento los senadores electos Susana Harp y Salomón Jara, así como el diputado federal Azael Santiago Chepi e Irán Santiago, entre otros.

 

Violentan foros y los cancelan

 

En el país los Foros Escucha para la Pacificación y Reconciliación han enfrentado violencia de organizaciones civiles y polémicas de participantes.

En Michoacán el exlíder de autodefensas, José Manuel Míreles Valverde, calificó el foro como “un circo y una farsa” y después grupos afines “reventaron” el acto, el 14 de agosto. En Chihuahua, víctimas de violencia irrumpieron el foro para que fueran escuchados por Andrés Manuel López Obrador, una semana antes, el siete de agosto.

Un día después  de la rebatinga en Oaxaca, el siete de septiembre, miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) reventaron a sillazos el Foro de Consulta Estatal Participativa del estado de Guerrero, celebrado en Acapulco.

El enfrentamiento a golpes y sillazos entre militantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), en el estado de Guerrero, originó que se cancelaran los foros de Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas.

El senador Alfonso Durazo, propuesto para ser el secretario de seguridad, justificó que la cancelación obedeció a que el equipo de transición se centraría en sistematizar la información recibida por lo que los foros no podrían continuar.

Con ello, se interrumpió la promesa de campaña del hoy presidente electo, quien los planeó ante “la necesidad de construir una política de seguridad escuchando a los ciudadanos de a pie a través de foros de consulta”. Lo novedoso de la propuesta era precisamente que, en esta ocasión, se escucharían esas voces que por lo general no son escuchadas.

No obstante a que por meses se habló de dicho mecanismo de consulta, se evidenció la falta de la metodología para la recolección y sistematización de las propuestas con miras a la construcción de un marco normativo y una política pública.

 

¿Simulación?

 

Horas después de aquella conferencia de prensa, Alfonso Durazo anunció en redes sociales la cancelación de los cinco foros que restaban, bajo la justificación de que era preciso comenzar a ordenar las propuestas recibidas.

El lunes ocho de octubre, sin embargo, Ortiz Ahlf dio otra explicación en una entrevista con W Radio: “Los foros restantes de pacificación se cancelan porque no hay condiciones para la escucha y porque los anteriores ya se habían violentado”.

Los foros que buscaban recoger las demandas de las víctimas para trazar una ruta hacia la formulación de un Pacto de Reconciliación Nacional se fracturaron desde los primeros días. El miércoles 15 de agosto, asistentes al foro en Morelia, Michoacán, dijeron a Proceso que era preocupante la improvisación, así como la falta de protocolos internos para cuidar a víctimas, los aspectos de seguridad y el poco conocimiento de cada contexto local.

Aunque desde la inauguración de los foros López Obrador pidió a las víctimas de la violencia estar dispuestos a perdonar, bajo el lema “olvido no, perdón sí”, los familiares de desaparecidos han respondido que no es posible perdonar sin un proceso de verdad y de justicia, reprodujo el diario digital https://www.huffingtonpost.com.mx, fundado por Arianna Huffington, Kenneth Lerer y Jonah Peretti.

Jacobo Dayán, profesor-investigador del Seminario de Violencia y Paz del Colegio de México (Colmex) y profesor de la Universidad Iberoamericana, dijo en una entrevista con el HuffPost que los foros de pacificación servirían “para validar una política que ya tienen predefinida, sus leyes de amnistía, que todos los expertos han dicho que las leyes de amnistía van después de los procesos de memoria y verdad”.

“Me parece que no son foros de pacificación, son foros donde han puesto su agenda, la agenda del nuevo gobierno que es la del perdón y el olvido”, comentó.

 

Foros deben retomarse, pero

con metodología: expertos

 

Como en Oaxaca, las propuestas fueron rebasadas por reclamos y quejas. Fue una catarsis que despresurizó los ánimos de organizaciones pero no de víctimas y  que no ayudan a establecer acciones de gobierno.

Sobre este mismo tema, el director del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad, Francisco Rivas Rodríguez, advierte que “una máxima de la psicoterapia especializada en la atención a víctimas es no hacer promesas que no se tiene la certeza que se puedan cumplir, no abrir lo que no se pueda cerrar, ni simular atención si no se quiere revictimizar a quien ya ha sufrido, pues se corre el riesgo de aumentar su dolor y enojo. De esta manera, parece difícil evaluar si es negativo cancelar los foros y si estos tendrán algún efecto.”

El también Consultor para México del National Strategy Information Center consideró fundamental que el equipo de transición cumpla sus expectativas y retome los foros prometidos a la brevedad, ya que la molestia que está ocasionando es superior al costo que implica llevarlos a cabo. “Dicho de otra manera, si se piensa brindar a las víctimas acceso a la justicia y un trato digno es necesario observar los siguientes puntos: (1) los foros se deben retomar (2) es lamentable escuchar las contradicciones de la futura secretaria de Gobernación y el propuesto secretario de Seguridad acerca de la realización de estos y (3) en materia de seguridad y justicia deben programar ya que no se puede improvisar”.

Entrevistado al respecto, el doctor en Derecho Arturo Vásquez Urdiales opinó que falta un marco legal que haga posible una conciliación nacional que brinde satisfactores a las demandas de justicia de las víctimas reales de la violencia nacional.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Abren expedientes por amenazas contra periodistas oaxaqueños

Periodistas oaxaqueños de diversos medios de comunicación denunciaron haber sido víctimas …