Inicio Reportajes García Vigil, un gran rebelde

García Vigil, un gran rebelde

0
0
169

 

Fervoroso admirador de la mujer, militar revolucionario, periodista que defendió al régimen maderista, en 1923 lanzó el Plan Oaxaca que pretendía derrocar al presidente Álvaro Obregón, con el que disentía por sus múltiples atropellos y quien finalmente lo mandó fusilar el 17 de abril de 1924, cuando Manuel García Vigil era gobernador de Oaxaca

 

Carlos CERVANTES

 

Así llama el maestro Basilio Rojas al general Manuel García Vigil, en su libro publicado en 1965, “Un Gran Rebelde”, quien fue gobernador de Oaxaca del 15 de diciembre de 1920 al 3 de marzo de 1924. Álvaro Obregón era el presidente de México quien mandó a fusilar al general oaxaqueño cuando éste era trasladado por ferrocarril a la ciudad de México con motivo de que don Manuel disentía del gobierno federal y del Presidente por sus múltiples atropellos y por destruir la democracia.

 

Siete años de calamidades

 

El 27 de noviembre de 1920 quedó instalada la Cámara de Diputados del Estado de Oaxaca dando acceso a los representantes populares recientemente electos siendo en su mayoría elementos de la Confederación Liberal. El 15 de diciembre rindió protesta ante los diputados el general Manuel García Vigil como Gobernador Constitucional del Estado en presencia del gobernador saliente, don Carlos Bravo; de magistrados del Tribunal Superior de Justicia, así como de comisiones que llegaron de la ciudad de México. Se cerraba un periodo de siete años de malestar y de zozobra, tiempo durante el cual hubo acontecimientos como cruentas tempestades habiéndose enseñoreado en la entidad, la guerra interna, el hambre, la peste y otras calamidades que llenaron de luto los hogares, todo lo cual se agravó con el nacimiento de ese movimiento que se conoció como “de la soberanía” y como dice don Basilio “que cubrió de pústulas a lo que estaba considerado como lo más granado de la sociedad oaxaqueña, a cuyo contagio se inflamó casi todo el estado, causándole un trágica enfermedad que fue causa de múltiples dificultades y trastornos para todo el pueblo, ya que se trató de un paupérrimo alarde de valentía imprudente que sumió al estado en una guerra sin contar con recursos de ninguna especie ni la fuerza para oponerse al gobierno federal”.

 

Garcia Vigil promulga

la nueva Constitución

 

Serenados los ánimos y desterrado el movimiento soberanista que tuvo su origen en la Sierra Juárez, García Vigil inició su programa de trabajo para transformar la estructura estatal que se encontraba casi igual como la dejó el Porfirismo, por lo que además de continuar la política de restitución y dotación de tierras, puso en marcha nuevos sistemas fiscales que afectaban a industriales, comerciantes y terratenientes, quienes iniciaron una sorda guerra contra el gobernador y recurrieron a numerosos juicios de amparo, que no prosperaron por lo cual enseguida la administración estatal reinició las obras de drenaje, pavimento y saneamiento en la ciudad. Al gobernador García Vigil le tocó promulgar la nueva Constitución del Estado el 15 de abril de 1922, contando con el concurso de distinguidos juristas oaxaqueños como el Lic. Heliodoro Díaz Quintas.

 

Baleado por el diputado Che Gómez

 

García Vigil se hizo de muchos enemigos desde su etapa de revolucionario al lado de Francisco I. Madero, por lo que en uno de sus viajes a México fue baleado por su acérrimo enemigo, el diputado por Juchitán, Che Gómez, hijo del cabecilla del mismo nombre que en 1911 se levantó en armas contra el gobernador Benito Juárez Maza. Fue el tercer atentado, pero en esta ocasión no tuvo la misma suerte y quedó inválido de la pierna derecha.

Por otra parte, García Vigil mantenía tensas relaciones con el presidente Álvaro Obregón y su secretario de Gobernación, Plutarco Elías Calles, pero esas relaciones de rompieron definitivamente con el atentado y cuando en diciembre de 1923 García Vigil secundó la rebelión de Adolfo de la Huerta y lanzó el Plan de Oaxaca donde se hacían diversos cargos contra Obregón, se desconocían los tres Podres de la Unión y se establecía que luego de la toma de la capital del país se convocará a elecciones federales. Se sospechó entonces que el gobernador de Oaxaca pretendía ser el candidato a la presidencia; sin embargo, los rebeldes sabían que el gobierno de Obregón contaba con la ayuda de los Estados Unidos y las cosas cambiaron radicalmente. A principios de marzo siguiente García Vigil tuvo que salir de Oaxaca porque los federales se encontraban en las goteras de la ciudad. Sin embargo, el gobernador fue aprehendido cuando a caballo huía rumbo al Istmo y enseguida se rindió quedando detenido en uno de los vagones de ferrocarril.

 

Aquel fatídico 17 de abril

 

El mismo maestro Basilio Rojas relata aquel jueves 17 de abril de

1924 cuando llegó la orden a los militares de ir a tomar los trenes a la estación de Chahuites, en el Istmo, mientras dentro de uno de los vagones permanecía García Vigil una vez que se rindió al ser sorprendido cuando junto con otros leales se dirigía hacia esa zona de la entidad. Ahí el prisionero recibió la visita de quien había sido su secretario particular, Lic. Wilfrido C. Cruz. Finalmente partieron los trenes hacia el norte llevando su preciada carga. En ese trayecto el general García Vigil recibió el ofensivo telegrama de 0bregon, que era el paso hacia la muerte.

El tren continuó su marcha y paró en el poblado Santa Lucrecia que hoy llama Jesús Carranza, donde un militar le indicó que debía volver a Tapanatepec. Enseguida sabiendo lo que le esperaba escribió cartas para su madre y su esposa, despidiéndose de ellas. Subió al otro tren que supuestamente iría a Tapana, se siguió, pasó a Matías Romero, luego a Lagunas y entre esta estación y la de Almoloya hizo alto. La hora había llegado.  Bajaron a García Vigil y su compañero de suplicio y marcharon hacia el lugar destinado donde ya estaba listo el pelotón de fusilamiento que cumplió su negro cometido. Era sábado 19 de abril de 1924 y moría a los 41 años de edad.

Los cadáveres fueron llevados a San Jerónimo para ser sepultados. Meses después llegaron a ese pueblo dos mujeres enlutadas, era el día 8 de abril de 1925, para la exhumación de los restos de García Vigil, los que fueron llevados a la ciudad de México para ser depositados en el templo de San Fernando. Se cumplió otra venganza de la “fiera del bosque de Chapultepec”, como llama don Basilio Rojas al general Álvaro Obregón, en su libro: El tirano fue asesinado años después. Recuérdese que la residencia de los presidentes en esa época era el Castillo de Chapultepec.

 

La vida amorosa de García Vigil

 

En pasajes de la vida privada de García Vigil nos habla don Guillermo Rosas Solaegui en su libro “Un Hombre en el Tiempo” donde indica que García Vigil fue un fervoroso admirador de la mujer desde su temprana juventud. Siendo gobernador electo se raptó en la ciudad de Puebla a una guapa y joven mujer de las mejores familias de la elite angelopolitana con quien se hospedó en el Hotel Alameda (hoy Hotel Monte Albán). Al poco tiempo la dama se suicidó ¡por celos!, provocando el escándalo correspondiente hasta que las cosas se aclararon. Posteriormente se enamoró de otra joven con quien procreó una niña, que pasados los años casó con un adinerado industrial formando nueva familia. Finalmente, el gobernador casó con la señorita Isabel San Germán, de la mejor sociedad de Oaxaca, como se les llamaba entonces a las familias acomodadas, de cuyo matrimonio nacieron dos niñas que también se lograron y formaron sus familias.

García Vigil pudo hacer un buen gobierno en beneficio de Oaxaca, pero pudo más su activismo político de nivel nacional que le resultó fatal, puesto que pretendía derrocar a Álvaro Obregón. Después de todos esos acontecimientos asumió el gobierno de Oaxaca el general serrano Isaac M. Ibarra.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Asesinan a José Medel Jiménez Cruz, comisariado de Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa

El comisariado de Bienes Comunales de San Miguel Chimalapa, José Medel Jiménez Cruz, fue a…