Inicio Noticias Exigen senadoras poner fin a violencia en Oaxaca

Exigen senadoras poner fin a violencia en Oaxaca

0
0
78

Tres senadores presentaron ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un punto de acuerdo para solicitar a los 32 gobiernos estatales, con énfasis en los de Oaxaca, Guerrero y Puebla, “brindar protección a las candidatas y representantes populares frente a cualquier manifestación de violencia política”, luego del asesinato de la candidata del PRI a segunda concejal de Juchitán de Zaragoza, Pamela Terán, y de dos personas más que la acompañaban, la comunicadora María del Sol Jarquín y el chofer Adelfo Guerra Jiménez, el pasado dos de junio.
La proposición fue promovida luego de que, también el dos de junio, en Puebla se registraron los feminicidios de la candidata del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a diputada por el distrito local de Huauchinango, Juana lrais Maldonado, y de la regidora por el mismo municipio, Erika Cázares.
Ambas regresaban de un acto de campaña cuando fueron interceptadas por sus victimarios, de acuerdo con los primeros reportes.
El proyecto, firmado por las legisladoras María Lucero Saldaña Pérez, Ana Lilia Herrera Anzaldo e Hilda Esthela Flores Escalera, y que aún no es votado, demanda a las autoridades locales hacer valer el Protocolo para Atender la Violencia política contra las Mujeres del Instituto Nacional Electoral (INE), así como sujetarse a los diversos tratados internacionales a los que México se ha suscrito como son la Declaración sobre la Violencia y el Acoso Políticos contra las Mujeres promovida por la Organización de los Estados Americanos, la Carta Social de las Américas, la Carta Democrática lnteramericana y la Convención lnteramericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer.
También solicita atender el llamado del Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (CoCEDAW), que recomendó a los estados “tomar ciertas medidas” para eliminar la discriminación contra la mujer, en la vida política y pública del país en igualdad de condiciones con los hombres.
En el caso de Oaxaca, las proponentes lamentaron que la violencia persista a pesar de que la entidad fue la primera en formalizar la inclusión en su Código Penal de la violencia política en contra de las mujeres, basada en el género.
Antecedentes
La candidata a concejal por el PRI, Pamela Terán Pineda, fue ejecutada a tiros la madrugada del sábado dos de junio en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en la región del Istmo de Tehuantepec.
Pamela era hija de Juan Terán Regalado, presunto líder de un grupo del crimen organizado que opera en aquella zona del estado y quien permanece preso desde abril de 2017.
De acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Pública, el asesinato de la mujer, y de dos personas más que la acompañaban, ocurrió alrededor de las 3:00 horas, luego de salir del Bar Jardín, un establecimiento que se caracteriza como punto de reunión de la clase política de aquella población.
En 2016, Pamela Terán compitió por la vía independiente por la Presidencia Municipal de Juchitán de Zaragoza, contienda que finalmente perdió, aunque su participación le valió ser nombrada regidora de Energía, cargo del que se separó para poder participar en el proceso electoral de este año, ahora como candidata a segunda concejal por parte de la coalición PRI-Partido Verde y Panal.
Las otras dos víctimas mortales fueron identificadas como Adelfo Guerra Jiménez, primo de Pamela Terán, y la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín, quien se desempeñaba como fotógrafa y era hija de la periodista y Premio Nacional de Periodismo, Soledad Jarquín Édgar.
Además del múltiple asesinato en el que estuvo involucrada la candidata del PRI, el hecho causó un gran escándalo porque dejó al descubierto una presunta red de tráfico de influencias y abuso de poder del gobierno de Oaxaca, que encabeza Alejandro Murat Hinojosa.
Lo anterior debido a que María del Sol Cruz era, hasta el día de la tragedia, Jefa del Área de Comunicación Social de la Secretaría de Asuntos Indígenas, que encabezaba Francisco Javier Montero López, a su vez, hermano del candidato a la presidencial de Juchitán por el PRI, Hageo Montero López.
De acuerdo con la periodista Soledad Jarquín, madre de María del Sol, el secretario de Asuntos Indígenas obligó a la comunicadora a cubrir la campaña de su hermano y, por ende, del resto de su equipo, entre ellos, la candidata Pamela Terán Pineda.Tres senadoras presentaron ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un punto de acuerdo para solicitar a los 32 gobiernos estatales, con énfasis en los de Oaxaca, Guerrero y Puebla, “brindar protección a las candidatas y representantes populares frente a cualquier manifestación de violencia política”, luego del asesinato de la candidata del PRI a segunda concejal de Juchitán de Zaragoza, Pamela Terán, y de dos personas más que la acompañaban, la comunicadora María del Sol Jarquín y el chofer Adelfo Guerra Jiménez, el pasado dos de junio.
La proposición fue promovida luego de que, también el dos de junio, en Puebla se registraron los feminicidios de la candidata del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) a diputada por el distrito local de Huauchinango, Juana lrais Maldonado, y de la regidora por el mismo municipio, Erika Cázares.
Ambas regresaban de un acto de campaña cuando fueron interceptadas por sus victimarios, de acuerdo con los primeros reportes.
El proyecto, firmado por las legisladoras María Lucero Saldaña Pérez, Ana Lilia Herrera Anzaldo e Hilda Esthela Flores Escalera, y que aún no es votado, demanda a las autoridades locales hacer valer el Protocolo para Atender la Violencia política contra las Mujeres del Instituto Nacional Electoral (INE), así como sujetarse a los diversos tratados internacionales a los que México se ha suscrito como son la Declaración sobre la Violencia y el Acoso Políticos contra las Mujeres promovida por la Organización de los Estados Americanos, la Carta Social de las Américas, la Carta Democrática lnteramericana y la Convención lnteramericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer.
También solicita atender el llamado del Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (CoCEDAW), que recomendó a los estados “tomar ciertas medidas” para eliminar la discriminación contra la mujer, en la vida política y pública del país en igualdad de condiciones con los hombres.
En el caso de Oaxaca, las proponentes lamentaron que la violencia persista a pesar de que la entidad fue la primera en formalizar la inclusión en su Código Penal de la violencia política en contra de las mujeres, basada en el género.
Antecedentes
La candidata a concejal por el PRI, Pamela Terán Pineda, fue ejecutada a tiros la madrugada del sábado dos de junio en el municipio de Juchitán de Zaragoza, en la región del Istmo de Tehuantepec.
Pamela era hija de Juan Terán Regalado, presunto líder de un grupo del crimen organizado que opera en aquella zona del estado y quien permanece preso desde abril de 2017.
De acuerdo con reportes de la Secretaría de Seguridad Pública, el asesinato de la mujer, y de dos personas más que la acompañaban, ocurrió alrededor de las 3:00 horas, luego de salir del Bar Jardín, un establecimiento que se caracteriza como punto de reunión de la clase política de aquella población.
En 2016, Pamela Terán compitió por la vía independiente por la Presidencia Municipal de Juchitán de Zaragoza, contienda que finalmente perdió, aunque su participación le valió ser nombrada regidora de Energía, cargo del que se separó para poder participar en el proceso electoral de este año, ahora como candidata a segunda concejal por parte de la coalición PRI-Partido Verde y Panal.
Las otras dos víctimas mortales fueron identificadas como Adelfo Guerra Jiménez, primo de Pamela Terán, y la comunicadora María del Sol Cruz Jarquín, quien se desempeñaba como fotógrafa y era hija de la periodista y Premio Nacional de Periodismo, Soledad Jarquín Édgar.
Además del múltiple asesinato en el que estuvo involucrada la candidata del PRI, el hecho causó un gran escándalo porque dejó al descubierto una presunta red de tráfico de influencias y abuso de poder del gobierno de Oaxaca, que encabeza Alejandro Murat Hinojosa.
Lo anterior debido a que María del Sol Cruz era, hasta el día de la tragedia, Jefa del Área de Comunicación Social de la Secretaría de Asuntos Indígenas, que encabezaba Francisco Javier Montero López, a su vez, hermano del candidato a la presidencial de Juchitán por el PRI, Hageo Montero López.
De acuerdo con la periodista Soledad Jarquín, madre de María del Sol, el secretario de Asuntos Indígenas obligó a la comunicadora a cubrir la campaña de su hermano y, por ende, del resto de su equipo, entre ellos, la candidata Pamela Terán Pineda.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Noticias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

En la Reforma Educativa, Oaxaca acatará lo que determine AMLO: IEEPO

“Oaxaca acatará lo que determine el próximo gobierno federal encabezado por Andrés Manuel …