Inicio Opinión Escaparate político Escaparate político 04-12-17

Escaparate político 04-12-17

0
0
213

Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ

 

EL SOLITARIO

En más de tres ocasiones he leído declaraciones del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, sobre el pronto reacomodo de su equipo de colaboradores cercanos. Oaxaca requiere de funcionarios de tiempo completo por lo que “los que tengan aspiraciones electorales deben renunciar”, expresó.

Aunque no dio plazos ni fechas, se entiende que en este mes de diciembre serán los despidos. Así será porque el agobio que manifiesta el jefe del Ejecutivo, lo apremia a la reestructuración del equipo. Requiere de los y las que los ayudarán, realmente, a gobernar.

Pero como no va a ser así cuando vemos en su contorno al “solitario del palacio”. El emblemático hombre que, en el ejercicio del poder, busca colaboradores efectivos, no acompañantes, menos aduladores. Buena parte de su gabinete no camina al mismo ritmo, no se les ve pasión.

Desde su toma de posesión la adversidad lo desafía con tragedias naturales consecutivas en menos de cinco meses. Y las ha enfrentado casi solo, con la ayuda del gobierno federal.

Primero, fue la terrible sequía. Tuvo que armar flotillas de pipas para aliviar un poco la sed en el Istmo de Tehuantepec. Luego, llegaron los huracanes que rompieron caminos, incomunicaron poblados y llenaron los ríos amenazantes. Como si la fatalidad marcara el gobierno de Alejandro Murat, aún estaban reblandecidas las viviendas en comunidades Istmeñas y gran parte del estado, cuando sacudieron los terremotos con casi mil réplicas que continúan hasta el momento.

Los desastres naturales lo atosigan. Entre el ir y venir por las cerriles comunidades, casi siempre acompañado de su esposa Ivette, parece omnipresente. Aún se da tiempo para hacer frente a los emisarios del odio, la avidez y la venganza, los capos del cartel 22 y su numerosas organizaciones “sociales” rémoras, los sindicatos, etc.

 

HARTAZGO

La reacción en cadena que tuvo el anuncio del gobernador de “ponerle el torito” a los bloqueos de calles y carreteras, confirma que la sociedad -toda- está “hasta la madre” del permanente estado de sitio que padece nuestra ciudad. Si alguien no acota este tremendo abuso, la sociedad puede reaccionar con violencia. El encono social crece peligrosamente.

Desde aquel reclamo en mayo del 2014, de un hombre desesperado que, como única opción se desnudó y al grito de “yo también soy pueblo”, pidió a las horas magisteriales no cerrar más el paso a su pequeño negocio, Oaxaca vivió las primeras expresiones de incitación a la justicia por propia mano.

Desde el 2006 en que los grupos de presión, especialmente los que alienta el cartel 22 y su partido Morena, aprendieron a apoderarse del dinero público a través de la presión con marchas y plantones, la industria de la protesta se enseñoreo, desgraciadamente, de Oaxaca.

Así como aquel grito del hombre desnudo, han surgido muchas voces de protesta pidiendo al gobernador en turno que cumpla y haga cumplir la ley.

A este reclamo popular de reglamentar no el derecho de la protesta social sino al abuso de cerrar calles y carreteras, se han unidos las barras, colegios y demás organizaciones de abogados, hombres y mujeres.

Se han incorporado a la inquietud y han ofrecido elaborar el entramado jurídico para el proyecto de una ley que acote el abuso de los bloqueos. Es una decisión plausible por dos cosas: manifiesta el hartazgo de la sociedad por tantos bloqueos y la sociedad civil asume el compromiso de coadyuvar al restablecimiento del orden. Informan que, redactada la iniciativa de ley, la presentarán al congreso del estado como aportación de la sociedad que, por tantos años, ha sido rehén de los grupos de presión.

 

EL DESTAPE DEL PRI

El destape del doctor José Antonio Meade Kuribreña, como candidato presidencial del PRI sin ser militante de este partido, será el primero con esa característica, sin precedentes en instituto político. Aunque ya se esperaba, muchos se sorprendieron por la estrategia audaz que armaron para que el rito del destape relanzara al PRI.

Digo relanzamiento porque apenas en febrero pasado la sociedad mostraba gran rechazo a las siglas PRI. En los sondeos de las preferencias electorales estaba en tercer lugar y el presidente Enrique Peña Nieto, en el sótano de los niveles de aprobación de su mandato.

Al darse a conocer el nombre del Meade Kuribreña, la maniobra funcionó. Hay, nuevamente, buena aceptación para el tricolor. Este partido, con sus añosas mañas, engaño a propios y extraños. Lo hizo con sus propios militantes a quienes amarró las manos con los requisitos previos que establece la convocatoria. Es decir, si alguien quiere competir la candidatura a Meade, tendría que reunir medio millón de firmas de seguidores. Tarea imposible de aquí a la fecha en que se cierre la convocatoria. Así que, podemos decir, ya es el candidato.

Aquí vale la pregunta ¿Qué efectos causaría el destape entre la clase política chapulinera?

No pocos priistas y no priistas, están en la incertidumbre.

A bote pronto, los primeros en reaccionar son los priistas con posibilidades reales de buscar alguna candidatura en las elecciones federales del próximo año.

Uno de los que aspiran al Senado es Héctor Pablo Ramírez Leyva, político con posibilidades reales desde su posición como director general de Liconsa y operador cardinal en la política de desarrollo social del presidente EPN. Su cercanía como el “hombre fuerte” del sexenio, Luis Videgaray, la cultivó desde la campaña en la que ambos operaron hace seis años. Después, en Liconsa, tuvo la habilidad para hacer química con miembros del gabinete, entre ellos Miguel Ángel Osorio Chong. Su afinidad con estos dos personajes le abre la oportunidad real de ser candidato.

Entrevisté brevemente a HP momentos antes del destape. Cuando partía a la CdMex, le pregunté lo obvio ¿estás buscando la candidatura? Me respondió lacónico: Si me la dan, yo si se ganar elecciones.

 

ACOMODATICIOS

Escuché decir a Alberto Vázquez Sangermán, dirigente de la subsección 7 del sindicato de la Secretaría de Salud, que el bloqueo de los hospitales y calles no es por conflicto inter sindical o contra el secretario general Mario Félix, es “por carencia de medicamentos y enseres”.

Son verdades a medias. Ya sabemos cómo operan los sindicatos oficiales, esos que se mueven como otra especie de industria protegida por el gobierno.

Mario Félix y ahora Alberto Vázquez Sangermán, en su tendencia a enriquecerse y corromper a su sindicato, fingen desmemoria o ¿realmente ignoran el fin del poderío del famoso líder Luis Napoleón Morones, creador del sindicalismo oficial mexicano a través de la CROM?

Hay que recordarles que Morones -así como lo hace este par de abusivos- creyó que se mandaba solo y hasta aspiró a ser presidente de la república por su propia fuerza. Ahí truncó su carrera política.

Lo malo es que allí no terminó, ni siquiera se acotó, el abuso del poder sindical. Después de tantos años, el proteccionismo sindical lastra el desarrollo de Oaxaca y del país. Los líderes viven protegidos de la emancipación de sus agremiados y de la competencia con otros líderes que tratan de meterse en sus dominios, o de controlarlos, como sucede con el cartel 22 de cuyas prácticas nocivas abreva mucho la sección 37 del sindicato de la SSO.

Con estas prácticas nocivas opera el tal Sangermán la nueva escalada contra la ciudad. Dice que cerrando calles y hospitales va a terminar la crisis que persiste desde hace casi dos años en el sector salud. Nada más falso.

Consultando a algunos sindicalizados me dicen que el pleito entre Sangermán y Mario Félix, es la “mochada”. Piden, cuando menos, del 30 por ciento de los 130 millones de pesos que paga la SSA cada año por uniformes de trabajo para los once mil empleados. Cada uno exige su porcentaje. Todo indica que Mario Félix, por controlar a la mayoría de sindicalizados, ya recibió lo suyo. Sangermán no quiere quedar fuera del negocio y presiona con los bloqueos.

Nadie habla de los derechos de sus compañeros sindicalizados que, como cada año, reciben uniformes y calzado de pésima calidad. Dicen que aunque pagan 130 mdp la ropa no cuesta ni 40 millones ¿Dónde queda el resto de tanto dinero? Habría que preguntar a los altos funcionarios de la SSO que firman la licitación y a los corrompidos líderes sindicales que avalan compra tan leonina.

 

EL TORITO

En esos juegos pirotécnicos que tanto disfrutamos los oaxaqueños, está el torito. En cada jolgorio alguien prende la mecha y entre música, luces y tronidos quemantes, los concurrentes empiezan a capotear al valiente que embiste con la explosión de los cohetes sobre su cabeza. Los que torean y el que arremete juegan a acercarse peligrosamente uno al otro. El torito se precipita con fuerza, el torero se aproxima buscando no quemarse.

Así calculan será la primera decisión de gobierno contra los bloqueos de calles y carreteras que, desde el 2006, han sumido a Oaxaca en la anarquía y acrecentado la miseria. Significan también, jugosos negocios para los grupos de interés más variopintos.

Con este rejuego, del que pueden salir algunos quemados, sobre todo si no lo planean bien, hizo semejanza el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, al anunciar la medida que intentará reglamentar esos bloqueos.

Entre efusivos aplausos, dijo que la iniciativa de ley la presentará, esta misma semana, ante el Congreso y la someterá a referéndum de los diferentes Ayuntamientos y de la sociedad con el fin de “imponer sanciones administrativas y, gradualmente, el uso de la fuerza pública para superar el tema de los bloqueos”.

“Vamos a ponerle el torito a los bloqueos” expresó el jefe del Ejecutivo ante el Secretario de Turismo federal, Enrique de la Madrid y cientos de industriales y prestadores de servicios turísticos que aplaudieron efusivamente el anuncio. Cauto, Alejandro, pidió mesura. Para enviar el mensaje de que “bloquear (calles y carreteras) tendrá consecuencias, voy a necesitar el apoyo de todos, el respaldo de la sociedad pero hay que ponerle el torito”.

Reiteró su decisión de restablecer la gobernabilidad porque en la anarquía no se puede aprovechar el potencial turístico de Oaxaca que, aún con sus conflictos, está entre las 50 ciudades más importantes como atractivo turístico. Tenemos una joya que este año generó una derrama de más de 15 mil millones de pesos.

Ante la fuerza brutal que alcanza la industria del chantaje político, reglamentar los bloqueos como instrumento político no será tarea fácil. Así lo reconoció al pedir al apoyo de la sociedad, del Congreso, de los gobiernos municipales. Es necesario, dijo, que los cabildos se sientan respaldados en este reto de restablecer el orden en todos los municipios, principalmente la capital.

Dirigiéndose al alcalde José Antonio Hernández Fraguas, Murat dijo: “aquí con el presidente Hernández Fraguas espero empecemos con la ciudad de Oaxaca y después con los demás municipios y las regiones”.

Semana intensa de decisiones en torno a lo que podría ser lo esencial del gobierno de Murat Hinojosa: restablecer el gobierno y el imperio de la ley, esa que hoy se diluye entre la apocada fuerza de las instituciones y el poder de los grupos de poder fáctico.

Cargar más artículos relacionados
  • Escaparate político

      Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ   TERRORISMO Otra vez, en las inmediaciones de Viguera,…
  • Escaparate político

        Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ     CLIENTELA CRECIENTE A quienes no conoce…
  • Escaparate político

      Felipe SÁNCHEZ JIMÉNEZ   PARTIDOS PATITO Se han consolidado en la industria de…
Cargar más en Escaparate político

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Exigen al Gobierno de Oaxaca tomar medidas ambientales para rescatar el Río Salado

Oaxaca, Oaxaca.- El Tribunal Colegiado del Centro Auxiliar de la Séptima Región de Acapulc…