Inicio Reportajes El PRD, desdibujado, sin principios…condenado a morir

El PRD, desdibujado, sin principios…condenado a morir

0
0
75

El partido del Sol Azteca orbitará durante los próximos seis años como un satélite, antes de desaparecer de manera definitiva, advierte Jaime Mayoral Gómez, simpatizante de la revolución socialista y trotskista declarado; sus dirigentes fueron cegados por el dinero y la opulencia, perdieron su ideología y su discurso es demagogia pura, unos han sido militantes de todos los partidos, otros como Flavio Sosa, Salomón Jara o Raymundo Carmona se han enriquecido, mientras que Héctor Sánchez, “a quien conocí de huaraches”, hoy manda por avión totopo y tlayuda a sus hijos que viven en Canadá, lamenta el abogado especialista en Derecho Laboral.

 

Texto: David MÉNDEZ

Fotos: Esteban CHINCOYA

 

Víctima del arribismo de sus dirigentes, quienes utilizaron la bandera de la política de izquierda para ganar poder y enriquecerse, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) está condenado a desaparecer por haber traicionado los principios que le dieron vida en 1989, sentenció el maestro en Derecho, Jaime Mayoral Gómez.

Escritor local, simpatizante de la revolución socialista y trotskista declarado, Mayoral sostuvo que el partido del Sol Azteca se fue desdibujando con el transcurrir del tiempo debido a que fue víctima de los intereses personales, falta de principios y ética de sus dirigentes.

De la esperanza de cambio que en algún momento significó el movimiento perredista, fundado por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano,  no queda más que un reducido grupo de militantes, que orbitará durante los próximos seis años como un satélite, antes de desaparecer de manera definitiva, resaltó el abogado laborista en activo.

¿Cuánto tiempo le da al PRD de vida?

–Yo creo que de aquí a que termine (el sexenio de) Obrador; en la otra elección (Presidencial) va a quedar (con) la mitad (de votos que en la actualidad) y perderá el registro, respondió, en entrevista con Real Politik.

 

***

 

El Gallo Mayoral, como también se le conoce al ex catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), opinó que, en la actualidad, México carece de verdaderos personajes que luchen por la igualdad social.

Desde la masacre estudiantil de Tlatelolco, en 1968,  la izquierda mexicana se fue extraviando hasta que, finalmente, sólo han quedado algunos pensadores que “escriben” o pronuncian discursos “muy bonitos”, pero que nunca han pisado la cárcel o han sido perseguidos por combatir contra el sistema, apuntó el autor de tres libros; el último, Neoliberalismo y Movimiento Obrero en México, Paraísos Transnacionales, presentado el año pasado.

Es justo lo anterior, añadió, lo que llevó al PRD a la crisis que actualmente afronta, pues sus dirigentes, tanto a nivel nacional como estatal, fueron “cegados” por el dinero y la opulencia que les ofreció el sistema político mexicano.

“Con las reformas de apertura política del Instituto Federal Electoral (IFE) empezaron las prerrogativas y se acabaron de fregar las cosas; ya hubo dinero y dinero y dinero… y se descompuso (todo).

“Cuando ve que su proyecto va mal, (el PRD) se une con la derecha. A mí se me hace inconcebible unir izquierda y derecha porque el PAN sí es un partido de derecha definido y eso no cambia”, comentó.

–¿El izquierdista cambia de rumbo porque no está bien cimentada su ideología?, preguntó el reportero.

–Sí, no está bien cimentada su ideología. La formación no la tienen ni los principios; por ejemplo, los panistas siempre van a estar en contra del aborto; trasnochados de derecha, pero así van a estar, siempre van a creer que al hombre lo hizo Dios y que los curas tienen algo divino.

–¿Esa debilidad tendrá su nacimiento en que muchos de los que se dicen izquierdistas han surgido de la clase baja y actúan más por resentimiento que por convicción ideológica?

–Ese es uno de los problemas de la izquierda mal ubicada; hay resentimiento social: Yo estoy enojado porque soy pobre, no tuve carro, no tuve padre, viví en una casa jodida, vestí mal… (Finalmente) logro ser arribista, es el arribismo. Una vez que (el arribista) tiene lo primero ya se chingó la cosa: Ya le gustó la lana y ya se perdió cualquier viso de ideología, y ahí su discurso es la demagogia pura.

–¿Tenemos arribistas en México y en Oaxaca?, ¿los líderes de izquierda y del PRD no son líderes sino arribistas?

–Sí, de a montón.

–¿La mayoría?

–Sí, sí, sí…

–¿En Oaxaca será el noventa por ciento o más?

–Noventa por ciento, hay un 10 por ciento de buena fe. Yo digo que hay mucha gente de buena fe que no agarró lana, gente de buena fe que no quiso ser palero… pero sí, el arribismo es lo fundamental, lo vil.

»Los ejemplos son muchos: desde mi amigo Raúl Castellanos, que ha sido militante de ‘todos los partidos’ –PRI, PRD, Nueva Alianza–; el propio Flavio Sosa Villavicencio –fundador de la APPO y hoy representante de Morena–, Salomón Jara –fundador del PRD y hoy senador por Morena–, Raymundo Carmona –presidente estatal del PRD– y Héctor Sánchez –fundador de la COCEI, el PRD y hoy simpatizante de Morena–.

»A Héctor Sánchez yo lo conocí en mi casa, de huaraches, y hoy es de los (hombres) más ricos del Istmo. Sus hijos, todos, viven en Canadá; en avión les manda totopo, tlayuda y lo demás.

–¿Esa es, entonces, la esencia del izquierdista oaxaqueño?

–Hay un resentimiento profundo, profundo, de la gente. ¿Por qué estos se han enriquecido y por qué yo no? Dame chance enriquecerme a mí también y una vez que empiezo a enriquecerme que chin… a su madre los demás; ya no me acuerdo de ellos. Eso es algo muy humano, pero que también lo da nuestra falta de principios, valores, que se han perdido desde la familia, desde la escuela.

–Pero el PRD fue el bastión de la izquierda en Oaxaca; el PRD llevó a Gabino Cué al triunfo en 2010.

–Y ganó carro completo.

–¿A quién se le ocurre perder todo eso?

–Bueno, primero por sus intereses personales; fueron a la suyo: Carmona se hizo más rico, Jara se hizo más rico, el otro tuvo más taxis y ahí vamos todos. No les importó y, segundo, no hicieron trabajo; despreciaron a la gente.

–¿Quedó de manifiesto su postura: no me importa el progreso de los demás, importa mi progreso?

–Y lo perdieron todo. (El PRD) va a ser como un planeta muerto; va a dar vueltas un ratito.

 

Caída libre

 

En un hecho sin precedente en la historia local reciente, después de las elecciones del pasado primero de julio, la otrora segunda fuerza política de Oaxaca, en alianza con el PAN, perdió las votaciones para diputados locales en los 25 distritos en que se divide la entidad y únicamente pudo rescatar dos espacios por la vía plurinominal.

Así, el número de representantes perredistas en el ámbito estatal registró su más abrupta caída de los últimos 17 años, al pasar de ocho integrantes en la 59 Legislatura (2001-2004) a dos, en la 64, próxima a comenzar.

La crisis se extendió al proceso electivo por diputaciones federales, en la que sucumbió en los 10 distritos que estuvieron en juego e igualmente cayó derrotado en la competencia por los dos espacios que estuvieron disponibles por Oaxaca para el Senado de la República.

En el ámbito nacional, el escenario fue peor: el PRD obtuvo ocho de 125 senadurías, seis por mayoría relativa y dos por representación proporcional, 14 menos de las que ganó hace seis años y, con ello, pasó de ser la tercera a la quinta fuerza política.

En la Cámara de Diputados obtuvo 21 de las 500 curules, cuando hace tres años logró 61 espacios, lo que, incluso, le bastó para encabezar un año la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

En total, el PRD perdió 54 espacios en el Congreso de la Unión durante los últimos seis años.

 

La peor crisis de su historia

 

Ante ello, el diputado local y uno de los líderes actuales del partido del Sol Azteca, Horacio Antonio Mendoza, admitió que, actualmente, aquel instituto vive la peor crisis de su historia, pero descartó que vaya a desaparecer, como la ha vaticinado Mayoral y, en general, especialistas de todo el país.

El Partido de la Revolución Democrática, dijo, se encuentra en una fase de análisis y autocrítica con el objetivo de retomar las causas sociales y replantear una nueva política.

“Nos hemos dicho que somos un partido social demócrata y que tenemos que comenzar a transitar hacia esa vía”, refirió el integrante de la Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso del Estado, oriundo de Ixtlán de Juárez.

Quien en 2008 fuera auxiliar jurídico de Jorge Luis Sosa Campos (primo de Flavio Sosa Villavicencio), entonces diputado local, admitió que los dirigentes perredistas perdieron los principios del partido y, con malos gobernantes, como Gabino Cué Monteagudo, al que impulsaron en 2010 y protegieron hasta 2016, se alejaron de la sociedad.

–¿A nivel nacional, el PRD se equivocó al firmar el pacto por México?

–Hablamos de que el Pacto por México tenía intenciones de generar mejoras, pero el partido gobernante no cumplió. El PRD nacional también tuvo errores en la designación de ir en alianza con el PAN (en las elecciones del pasado primero de julio), pues nos pudo ir mejor con candidato propio y haber sacado un resultado mejor.

–El PRD renunció a sus principios al mezclarse con partidos de derecha y centro, apoyando políticas netamente neoliberales.

-No es tanto traicionar, nos equivocamos en el tema de las políticas de alianza… no es que el PRD haya traicionado, más bien determinamos en el Consejo Nacional ir en una alianza amplia, excepto con el PRI y Verde, que son partidos neoliberales

–Pero el Pacto por México fue una alianza con ellos.

–Dicen que el que traiciona una vez traiciona dos veces; (Enrique Peña) traicionó al pueblo de México desde el primer día que llegó a ocupar el puesto con las reformas que planteó, y llevamos esa culpa, los cargos de esos acuerdos que se hicieron.

 

***

 

De acuerdo con su declaración de principios, el PRD es una organización democrática y progresista, que lucha contra el neoliberalismo, que desarrolla una crítica al capitalismo, al que considera como un sistema de explotación, dominación y opresión”.

Sin embargo, a pesar de ello, decidieron respaldar al gobierno Peña Nieto, abiertamente a favor del capitalismo salvaje, por medio de la privatización de Pemex, la educación y los recursos naturales.

A nivel estatal muchos de sus dirigentes son señalados como cercanos a  políticos priistas acusados de enriquecimiento ilícito y corrupción como José Murat o Ulises Ruiz, eso no es bueno para su credibilidad.

–No, no es bueno, pero como parte del quehacer político es necesario sentarse con los gobernantes para buscar gestión social para municipios, no quiere decir que estés entrelazado en un tema oscuro con el gobierno.

Raymundo Carmona, su actual presidente, reconoce que tiene un compadrazgo con José Murat, esa cercanía ¿está bien?

–Afecta la credibilidad, puede ser; ellos sabrán su responsabilidad. También creo que la ciudadanía es muy consciente y si ellos tienen un vínculo que va más allá de lo institucional, lo tendrá que revisar la ciudadanía. Yo no lo puedo calificar ni a favor ni en beneficio.

–¿No sería bueno sacudirse eso para que exista una refundación real del PRD?

–Hoy estamos en una restructuración, en un análisis muy crítico al interior del partido; eso nos tiene que llevar a que es necesario renovar los liderazgos con jóvenes.

–¿Si no se renueva, el PRD muere?

–Yo creo que el PRD todavía seguirá vivo, va a seguir vigente; es necesario solamente hacer esta pausa, reflexionar  en qué nos falló y en qué le hemos fallado a la ciudadanía.

 

***

 

En mayo de 2017, cuatro meses antes del comienzo del proceso electoral 2017-2018, que terminó con la designación de Andrés Manuel López Obrador como presidente electo, el entonces líder del Sol Azteca en la Cámara de Diputados federal, Francisco Martínez Neri, admitió que su instituto, que en aquel entonces ya registraba la pérdida de 84 mil votos en 18 años, pagaba las consecuencias de las malas determinaciones asumidas por su dirigencia, que durante el último sexenio había dado cabida a “vividores”, corruptos y personajes “huecos” que dañaron la imagen de aquella organización política.

Para Martínez, la principal causa de la debacle perredista, que se confirmó tras los comicios del primero de julio pasado, era el alejamiento de su dirigencia con la base y, por el contrario, su acercamiento a los grupos de poder, que ha derivado en recurrentes componendas y actos de corrupción que “han desilusionado” al electorado.

“De ahí la necesidad de que en el partido se tenga muy clara esa situación. Quienes hemos vivido la izquierda oaxaqueña, la izquierda nacional, sabemos con claridad quién son proclives a ese tipo de situaciones; qué dirigentes tienen vínculos, qué dirigentes han tenido relaciones que no necesariamente son las más sanas, con los gobiernos, particularmente con el de Murat, que eso perjudica muchísimo”, añadió.

El académico criticó liderazgos perredistas como el de Raymundo Carmona, pues éstos se caracterizan por obtener dádivas a través de la “negociación” y la conformación de grupos de choque.

Sin querer pronunciar otros nombres de quienes enarbolan aquel sistema, sentenció que éste perjudicó sobremanera al partido del Sol Azteca y causó el repudio de la sociedad.

“(El PRD) lo está pagando, porque la gente dice: ‘Ese señor vino y me extorsionó, me vendió terrenos y no eran de él…’ (aquellos líderes) repartieron por ahí lotes y la gente dice: ‘¿Cómo es posible que este señor esté ahí (en el PRD)’… pues yo me voy a otra parte”, comentó.

Tal descripción concuerda, por ejemplo, con el representante de la tribu conocida como Izquierda Democrática Nacional (IDN), Hugo Jarquín, quien es líder de vendedores ambulantes y posee un grupo de choque que se posiciona de terrenos en diversas partes del estado.

“Hay gente que, por el hecho de que se plante en un foro o que esté obsesivamente en la toma de fotografías y que tiene pasados ominosos de control, de mal manejo de recursos, me parece que no tendrían que estar en la izquierda; eso nos da mala imagen, muy mala imagen”, agregó.

“Espero que las capas intermedias y las de base del PRD vayan tomando conciencia y vayan apartando a esa gente, porque es gente vividora; están porque quieren un espacio, porque quieren ser diputados, porque quieren ser senadores.

“No van por vocación o un servicio de transformación. Yo a ellos no les he encontrado una sola idea transformadora para el país… están completamente huecos… la izquierda no es eso”, sentenció el ex rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), quien un año después, en mayo de 2018, anunció su renuncia al PRD y su apoyo a la campaña de López Obrador.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

En la Reforma Educativa, Oaxaca acatará lo que determine AMLO: IEEPO

“Oaxaca acatará lo que determine el próximo gobierno federal encabezado por Andrés Manuel …