Inicio Opinión Editorial

Editorial

0
0
266

El Cártel-22 sigue pataleando

Foto 1Luego del affaire del 21 de julio, cuando de golpe el gobierno recuperó la rectoría del Estado en materia educativa, los ojos de la Federación parecen haber apuntado a Oaxaca. La advertencia de que no se permitirán más atropellos, tomar a la educación como botín y la aplicación de la ley, como dijo el Presidente Enrique Peña Nieto en su III Informe, continúa pendiendo sobre las desmembradas huestes de la Sección 22, cuyos dirigentes siguen dando patadas de ahogado y amenazaron con bloqueos la semana pasada.Y es que siguen en plan de desafío, pues saben del refuerzo en la presencia de las Fuerzas Federales en la entidad. Ello, no obstante la exhibida que le han dado a los capos, como es el caso del audio que causó revuelo en las redes sociales, que puso en evidencia la riqueza del Secretario de Organización de la gremial, Francisco Villalobos, a cuya esposa le solicita el envío de 320 mil pesos en efectivo.

La cuestión no es preguntarse de dónde ha salido tanto dinero, algo que hasta el más ignorante sabe, sino la forma tan torpe en que las autoridades permitieron el saqueo y solapado el uso de dichos recursos, obtenidos obviamente, de manera ilícita.Desde hace mucho, pero sobre todo desde el 2006, la amenaza, el chantaje y la movilización de los maestros se resolvía con dinero. Era el soborno vil, absurdo y contra derecho. Dinero para la compra de vehículos, para bonos, la venta indiscriminada de plazas y hasta para sus plenos y pre-plenos. Todo salía de las arcas estatales. Hoteles por aquí y por allá y el pago de regalías millonarias, que devinieron luego jugosas cuentas, efectivo y ranchos, entre otros. La corrupción la prohijó el mismo gobierno que hoy trata de enderezar el barco. Pero tal parece que para los cabecillas del llamado Cártel-22, en Oaxaca no hay memoria histórica. La muestra es que todo mundo ha fingido amnesia de la podredumbre que se incubó en el magisterio y entre sus dirigentes. Hoy, la única ruta para encauzar el proceso educativo y evitar más daños a nuestra niñez es la aplicación estricta y llana de la ley.

08sept2015-MisilEn la opinión pública nacional permea la idea de que los oaxaqueños se han sacudido un lastre pernicioso con un magisterio amañado y corrupto –por supuesto, con sus excepciones- y que hay que emprender los caminos del desarrollo. El gobierno federal parece también tener la película clara: nuestra tragedia educativa pasaba por el viejo IEEPO. La agenda pendiente, sin embargo, no podrá ser concluida, en tanto no se realice una investigación para esclarecer el origen del saqueo y el inicio de procesos resarcitorios, que incluya necesariamente a los nuevos barones del dinero, como Villalobos y muchos más. Y lo anterior, pese a que los grupos radicales como la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), que mangonean a su antojo Germán Mendoza Nube, Zenén Bravo Castellanos, Carmen López Vásquez, a) La Jicayán y Rogelio Vargas Garfias, a) Ricardo Rojo, entre otros, siguen empecinados en alentar entre los despistados, el radicalismo enfermo que ha caracterizado a dicho grupo, una vez que tanto Rubén Núñez, Secretario General de la S-22 y Chico Villalobos, han sido marginados de la negociación con el gobierno.

Pero muchos nos preguntamos: ¿cuál negociación, si los canales de diálogo se han cerrado por completo?

Porque a la nueva Comisión Política, solamente su torpeza no le da para entender que están materialmente boca abajo y que ni en el gobierno de Gabino Cué ni en la Secretaría de Gobernación,  tienen ya cabida con sus posturas de chantaje.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Opinión

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

El Imperio de la corrupción

Una vez Andrés Manuel López Obrador denunció la corrupción imperante de Manuel Bartlett, 2…