Inicio Reportajes Diputados oaxaqueños olvidan la austeridad y privilegian el derroche

Diputados oaxaqueños olvidan la austeridad y privilegian el derroche

0
0
45

Legisladores de Morena en la LXIV Legislatura del estado dejaron de lado el discurso de austeridad que promueve el presidente Andrés Manuel López Obrador y en alianza con el PRI, avalaron un Presupuesto de Egresos para 2019 que se caracteriza por el derroche de recursos públicos; se olvidaron de que defenderían a ultranza los derechos de los pobres e impulsaron un gasto que perpetúa los privilegios de la cúpula política, con aumentos para los Tres Poderes del Estado, salarios multimillonarios y gastos estratosféricos en viáticos, hospedajes, boletos de avión y hasta funerales

 

David Méndez

En contra del discurso de austeridad promovido por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la 64 Legislatura del Congreso de Oaxaca, controlada por el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no promovió ninguna medida de austeridad durante la aprobación del Presupuesto de Egresos del Estado 2019 y avaló prácticamente al 100 por ciento todos los planteamientos propuestos por la Secretaría de Finanzas del gobierno de Alejandro Murat.
De manera la Cámara de Diputados avaló la continuidad de la política económica de los últimos sexenios, que incluye recursos para el pago de sueldos de altos funcionarios que, en muchos casos, duplican las percepciones del Presidente de la República (108 mil pesos mensuales) y para mantener el aparato burocrático que durante los últimos años ha registrado un crecimiento constante por la venta de plazas y la existencia de aviadores.
La legislatura estatal, envuelta desde sus inicios en múltiples polémicas por la disputa de cotos de poder entre las tribus morenistas del senador Salomón Jara y la delegada federal Nancy Ortiz, “tejió acuerdos” con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y aprobó de manera unánime un gasto por 69 mil 786 millones de pesos, que también prioriza el pago de la deuda pública que se ha multiplicado por 10 durante los últimos cuatro sexenios y para sufragar la renta de oficinas, viáticos y servicios de telefonía fija; estos últimos, valuados en más de 23 millones de pesos.
Luego de una comparación entre el Proyecto de Presupuesto de Egresos, presentado el pasado 15 de noviembre por el Gobierno del Estado, y el dictamen sometido a votación el 27 de diciembre, elaborado por la Comisión de Presupuesto y Programación de la 64 Legislatura, se confirmó que el documento aprobado por el Congreso es una calca del primero.
Luego, al cotejar el Presupuesto de Egresos 2018 con el de 2019 quedó establecido que de cara al comienzo de este año, en realidad, nunca se priorizó la “austeridad republicana” ni el combate a los privilegios de la cúpula política de la entidad.

Caso por caso

El Poder Legislativo local no sólo no veló por cuidar las finanzas del Estado, sino que en sintonía con el Ejecutivo, se auto-asignó un presupuesto de 499 millones de pesos, 80 millones mayor al calendarizado en 2018, cuando ascendió a 472.5 millones de pesos.
A pesar de que su jefe político, Andrés Manuel López Obrador, hizo suyos los lemas “Por el bien del país, primero los pobres” y “No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, los diputados oaxaqueños de la Cuarta Transformación se negaron a eliminar de sus gastos conceptos financieros como gestión social, un apartado por medio del cual los legisladores se conceden 115 mil pesos mensuales para efectuar obras y elaborar proyectos en los municipios que conforman sus distritos, a pesar de que, constitucionalmente, su trabajo debe limitarse a la elaboración de leyes y reglamentos.
De acuerdo con fuentes fidedignas del interior del Congreso consultadas de manera personal por este medio, “algunos” de los montos que los legisladores continuarán recibiendo mes con mes se dividen de la siguiente forma: 40 mil pesos de dieta, 100 mil pesos para el pago de asesores, 115 mil para “gestión social” y alrededor de 795 mil pesos para gastos de cada comisión legislativa que encabece cada uno de los “representantes del pueblo”.
Estos recursos, sin embargo, son aproximados, debido a que no existe documentación oficial pública que los avale, además de que los 42 legisladores tienen la posibilidad de pagar gastos personales, como viáticos, hospedajes y comidas, a cargo del RFC del Congreso oaxaqueño.
En el Anexo Seis del Decreto del Presupuesto de Egresos 2019, donde se pormenorizan los ingresos que recibirán durante el año los funcionarios que integran los tres poderes del estado, así como los órganos autónomos, se menciona la percepción del presidente del Poder Judicial y la del propio Gobernador, menos la de los 42 integrantes de la Cámara de Diputados.

Congreso despilfarrador y sobrevaluado

En el Decreto del Presupuesto de Egresos de este año, la 64 Legislatura entregó como referencia para su tabulador de pagos la nómina de 2018.
En el documento –integrado al Anexo Seis–, el Congreso informa que cuenta con una plantilla integrada por 340 trabajadores: 163 de base, 60 de confianza, 35 de contrato-confianza y 82 mandos medios y superiores, cuya nómina neta es de 67 millones 415 mil pesos anuales.
Los puestos de mayor jerarquía considerados en la relación son los de Contralor, Oficial Mayor y Tesorero, que cuentan con una percepción neta anual de 496 mil 58 pesos, equivalentes a 41 mil 338 pesos mensuales, libres de impuestos y de retenciones por seguridad social.
Aunque no aparece, a la nómina de los trabajadores, se le debe sumar la nómina de los diputados, cuyo salario oficial es de 40 mil pesos mensuales o, lo que es igual, 20 millones 160 mil pesos anuales por los 42 integrantes del Parlamento.
Lo anterior establece que el costo real de los Servicios Personales de la Cámara de Diputados es de 87 millones 575 mil pesos anuales, 411 millones de pesos menos que los 499 millones previstos como gasto de este año.
A ese concepto, únicamente se deberían sumar los Gastos Generales y de Materiales y Suministros, como el pago de energía eléctrica, agua potable, telefonía, acceso a internet, viáticos, hospedaje y mobiliario de oficina.
Aunque se desconocen detalles sobre los dos montos antes referidos, en el caso del Poder Ejecutivo, que tiene cientos de oficinas en todo el estado y decenas de secretarios, subsecretarios y directores a su disposición, la erogación por esos conceptos es de 121 millones de pesos.
En el supuesto de que el Congreso tuviera para él la misma infraestructura que el gobierno del estado, su presupuesto debería ser de 208 millones de pesos y no los 500 millones de pesos que hoy ostenta. En el estado con los mayores índices de informalidad laboral, rezago educativo y pobreza, no se sabe el destino que tendrá el 55 por ciento de los recursos del Poder Legislativo (292 millones de pesos).

Poder Judicial, privilegios

Mientras a nivel nacional los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptaron una reducción salarial de 25 por ciento, luego de la llegada de López Obrador al poder y tras mantener una confrontación con el jefe del Ejecutivo, el Congreso de Oaxaca aumentó el presupuesto del Poder Judicial a 915 millones 270 mil pesos, una diferencia de casi 96 millones de pesos en comparación con 2018, cuando le fueron autorizados 819 millones 339 mil pesos.
El presupuesto del Poder Judicial de Oaxaca se dividirá en 211 millones 113 mil pesos para el Tribunal Superior de Justicia, de los cuales 68 millones de pesos serán destinados exclusivamente para el pago de sueldos y prestaciones de los magistrados, que ganan entre 193 mil y 261 mil pesos mensuales, lo que los convierte en la segunda clase más privilegiada de la burocracia oaxaqueña.
Mientras tanto, los otros 704 millones 157 mil pesos del Poder Judicial serán canalizados al Consejo de la Judicatura para su administración, organismo que, a su vez, utilizará 8 millones 862 mil pesos para los salarios de sus cuatro consejeros –184 mil 625 pesos mensuales por cada uno de ellos–.

Simulación; todos contentos

Una vez establecido el aumento del erario para legisladores y magistrados, el Poder Ejecutivo no tuvo ningún obstáculo para disponer de los millonarios recursos que solicitó; en total, 51 mil 397 millones de pesos, un incremento de mil 53 millones de pesos en relación con el año pasado, cuando dispuso de 50 mil 344 millones.
Los dineros que manejará el Ejecutivo duplican el Presupuesto de Egresos 2019 del Estado de Aguascalientes, una de las entidades con mayor crecimiento económico (por arriba del cinco por ciento anual) y calidad de vida del país, que será de 25 mil 805 millones de pesos; también supera el presupuesto de Hidalgo, 45 mil millones de pesos, y al de Querétaro, con 36 mil 500 millones de pesos.
El gobierno de Oaxaca dividirá así sus recursos: 17 mil 141 millones de pesos para el sector central (secretarías) y 34 mil 255 millones de pesos para paraestatales (organismos descentralizados).

Ni austeridad ni ahorro

Si bien los diputados del frente Morena-PT-PES, integrado por 25 diputados, respaldaron una variación de mil 138 millones de pesos en el rubro de Servicios Personales, tales adecuaciones perjudicaron directamente a los mandos medios y bajos de la burocracia, mas no a la cúpula donde se registran las mayores percepciones, y los recursos tampoco repercutieron en proyectos en pro de la población.
El gasto en Servicios Personales (nómina del personal de base y de confianza) pasó de 5 mil 472 millones de pesos a 4 mil 396 millones de pesos –mil 76 millones de pesos menos–, debido a que el Ejecutivo decidió recortar 310 millones al rubro de Seguridad Social, específicamente en sus aportaciones para el fondo para el retiro; 288 millones al de Otras Prestaciones Salariales y Económicas y 504 millones de pesos al de Previsiones.
A ello, se suma otra reducción, ésta por 62 millones 569 mil pesos en el rubro de Materiales y Suministros, donde el presupuesto pasó de 445 millones 249 mil pesos en 2018, a 382 millones 680 mil pesos en 2019.

Golpean y soban a burócratas

Sin embargo, en sentido compensatorio, la Cámara de Diputados le permitió al Ejecutivo incrementos de 2 millones de pesos en las remuneraciones del personal de base, al pasar el presupuesto de mil 744 millones de pesos en 2018 a mil 746 en 2019; de 15 millones 354 mil pesos en el departamento de Remuneraciones Adicionales y Especiales, cuyos recursos pasaron de 928 millones 962 mil pesos a 944 millones 316 mil pesos, y de 13 millones 529 mil pesos en el rubro de Pago de Estímulos, concepto que pasó de 63 millones 733 mil pesos a 77 millones 262 mil.
Y también hubo un aumento de 124 millones 481 mil pesos para el otorgamiento de Primas por Años de Servicios Efectivos Prestados, que pasó de 147 millones 210 mil pesos a 271 millones 691 mil pesos, y otro de 17 millones 899 mil pesos en Aportación para Seguros, otro de los rubros rechazados por Andrés Manuel López Obrador.

Duplican pago de deuda

Las reducciones en Servicios Personales no beneficiarán directamente a la población, pues fueron canalizadas al pago de la deuda pública, cuyos recursos etiquetados aumentaron en 2 mil 119 millones de pesos (120 por ciento), al pasar de mil 772 millones en 2018 a 3 mil 891 millones de pesos en 2019.
De la cifra anterior, mil 51 millones de pesos serán utilizados para pagar únicamente intereses de la deuda; es decir, las ganancias netas de los bancos.
La deuda pública de Oaxaca, cuyo saldo exacto se desconoce –fluctúa entre 12 mil millones de pesos y 35 mil millones de pesos– por la disparidad de las cifras dadas a conocer por la Secretaría de Finanzas, no se ha visto reflejada en la edificación de hospitales, el mejoramiento de carreteras ni en la disminución de los índices de pobreza.

119 mdp para pago de rentas

Otro renglón, el de Servicios Generales, sufrió un incremento de 43 millones 634 mil pesos derivado de pago de servicios básicos como energía eléctrica, agua, gas y el pago de rentas.
Durante el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz se anunció que con la construcción de Ciudad Judicial y Ciudad Administrativa el gobierno evitaría continuar pagando la renta de edificios en el centro de la ciudad y zona metropolitana, lo que se traduciría en la reducción de gastos que, a su vez, podrían ser utilizados en obra pública y programas sociales.
La construcción de Ciudad Administrativa tuvo un costo de más de mil 116 millones de pesos que fue liquidado en 2016, al tiempo que el proyecto de Ciudad Judicial no ha quedado saldado, pues hasta 2018 se adeudaban 480 millones 413 mil pesos más intereses, a pesar de que el gobierno ya había erogado 2 mil 957 millones 559 mil pesos por la edificación del complejo, el doble de su costo real, en 2010, que fue de mil 588 millones 914 mil pesos.
Sin embargo, en 2019, el gobierno de Alejandro Murat, sin ningún cuestionamiento del Congreso controlado `por Morena, etiquetó recursos por 119 millones 316 mil pesos para el pago de arrendamiento.
El Ejecutivo notificó que requería 656 mil 799 pesos para costear la renta de terrenos, 66 millones 386 mil pesos para la renta de edificios y 44 millones de pesos para el arrendamiento de equipo de transporte, así como 7 millones 393 mil pesos para Arrendamiento de Mobiliario y Equipo de Administración, Educacional y Recreativa. Todo le fue avalado.

23 millones para
pago de teléfono

También le fueron autorizados 23 millones 405 mil pesos para el pago de telefonía tradicional, equivalente a 39 mil líneas con servicio de internet de 30 Megabites de velocidad incluido en cada una.
No obstante, la Secretaría de Finanzas solicitó un monto independiente de 12 millones 148 mil pesos para Servicios de Acceso de Internet, Redes y Procesamiento de Información y 54 mil pesos para el pago de telefonía celular.

34 millones para viáticos y viajes

En otra determinación contrapuesta al discurso de su líder político y moral que ha rechazado los gastos en viáticos, hospedaje y viajes vía aérea, la mayoría de Morena en el Congreso de Oaxaca le autorizó al gobierno estatal 33 millones 861 mil pesos para servicios de traslado y viáticos: 7 millones 320 mil pesos para pasajes aéreos; 3 millones nueve mil pesos para pasajes terrestres, 685 mil 961 pesos para autotransporte,19 millones 257 mil pesos para viáticos al interior del país, 1 millón 196 mil pesos para viáticos en el extranjero y 2 millones 390 mil pesos para “otros servicios de traslado y hospedaje”.

61 mil 600, para funerales

La partida autorizada por Morena, cuyos lemas son “No puede haber gobierno rico con pueblo pobre” y “Por el bien de México, primero los pobres”, incluye 61 mil 600 pesos para Servicios Funerarios y de Cementerios, así como 25 millones 772 mil pesos por el concepto de Servicios Oficiales, que incluye 4 millones 35 mil pesos para gastos de ceremonial, 14 millones 347 mil pesos para congresos y convenciones, 7 millones 75 mil pesos para exposiciones y 313 mil 200 pesos para gastos de representación.
Además, existen otros gastos poco claros como Donativos a Instituciones Sin Fines de Lucro, donde el Poder Legislativo avaló un gasto de 52 millones 245 mil pesos.
Tras la aprobación del Presupuesto, el pasado 28 de septiembre, la vocera del grupo parlamentario de Morena, Delfina Guzmán Díaz resaltó “la voluntad” de las distintas fuerzas políticas para la aprobación de los dictámenes que, dijo, se apegan a las necesidades de austeridad y transparencia que Oaxaca necesita.
La votación fue de 42 diputados a favor –Morena-PRI-Partido Verde–PT-PAN y Mujeres Independientes– y cero en contra.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Quiebra del Issste, “problema heredado” que resolveremos: AMLO

  Agencias Ante el anuncio de que el ISSSTE está en virtual quiebra financiera, el pr…