Inicio Portadas “Diezmado” va el PRD rumbo al 2018

“Diezmado” va el PRD rumbo al 2018

0
0
58

El partido del Sol Azteca llegará a las elecciones del próximo año en medio de una crisis interna, producto de la disputa por la dirigencia estatal, de una millonaria multa impuesta por el árbitro electoral y con una imagen dañada debido a las malas cuentas que entregó el gobierno aliancista de Gabino Cué, admite su actual presidente, Raymundo Carmona Laredo, en entrevista con Real Politik

 

 Flor HERNÁNDEZ

 

 

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) hará frente a los comicios concurrentes de 2018, sumergido en una crisis interna, luego de la disputa por la dirigencia estatal entre Raymundo Carmona Laredo y José Julio Antonio Aquino, a lo que se suman las multas económicas impuestas por el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO).

La elección interna del organismo político que se celebró en diciembre del año pasado, se dirimió en los tribunales casi medio año después y concedió el triunfo a quien fuera dos veces presidente municipal de San Pedro Pochutla.

En la víspera del arranque del proceso en el que los mexicanos habremos de elegir presidente de la República, senadores y diputados federales, mientras que los oaxaqueños también renovaremos o reelegiremos a legisladores locales y presidentes municipales, el PRD está “diezmado”, como lo califica su propio líder Raymundo Carmona.

El arquitecto de profesión considera que el ex gobernador Gabino Cué Monteagudo fue factor decisivo para que el organismo político perdiera votos en las pasadas elecciones de 2017, debido a que la ciudadanía cobró la factura de su mal gobierno a los organismos políticos aliancistas que lo llevaron al poder.

Y va más allá: el mandatario estatal incumplió con los acuerdos que realizó con los partidos coaligados, al conformar un “gabinete de amigos”, con personajes sin los perfiles idóneos para ocupar los espacios en la toma de decisiones.

Desmiente que la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Forestal Pesca y Acuacultura (Sedafpa) que encabezó Salomón Jara Cruz, haya sido posición del perredismo, ya que el exfuncionario renunció al instituto político previo a su nombramiento. “Salomón fue posición de Andrés Manuel López Obrador”, señala.

Y desde este espacio de poder, dice, se financiaron los múltiples recorridos y la promoción política del máximo dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la entidad oaxaqueña.

El líder partidista asegura que no reconocer la situación del PRD en Oaxaca sería irresponsable. “Los tiempos de bonanza política en los que fuimos triunfadores han pasado y se necesita una reestructuración interna urgente para hacer frente a la situación”, dice.

Abunda que otro de los grandes problemas que enfrenta la institución es la reducción de las prerrogativas, lo que se debe a la multa de 28 millones de pesos que le impuso el IEEPCO al organismo político, al no comprobar recursos en la pasada elección.

A la menor provocación, Carmona Laredo reconoce su amistad con el ex gobernador priista José Murat Casab, “una cosa es la política y otra la amistad y José Murat es mi amigo, lo mismo que Heliodoro Díaz Escárraga”.

No obstante, rechaza que su relación con el papá del actual gobernador Alejandro Murat, provoque un conflicto de intereses, además que niega ser una pieza de ajedrez del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde el PRD.

 

FAD, la opción para

las fuerzas políticas

 

Gabino Cué incumplió los acuerdos que realizó con los partidos coaligados y conformó un “gabinete de amigos”, con personajes sin los perfiles idóneos para ocupar los espacios en la toma de decisiones, lamenta Ramyndo Carmona Laredo

El diputado federal en dos ocasiones opina que la única oportunidad que tienen los partidos políticos opositores al PRI y que creen en un proyecto de país sin mesianismos, es la conformación del Frente Amplio Democrático (FAD) que habrá de impulsar una candidatura de unidad en la elección del próximo año.

Las nuevas oficinas del instituto político, ubicadas en la calle de Pensamientos 913, colonia Reforma, son un intento de renacimiento, de convocatoria para la militancia. Aún hay cuadros por colgar, detalles que reparar, pero el presidente ya se ha instalado en el edificio amarillo, desde el cual se dará la batalla electoral de 2018.

Explica que el FAD pretende convocar a todas las fuerzas políticas, excepto al Revolucionario Institucional para construir una propuesta de gobierno de coalición, en el que exista cabida inclusive para quienes pierdan en las elecciones.

En los últimos años, analiza, no hay registro de un vencedor absoluto en los comicios, de ahí que resulte indispensable integrar en espacios de gobierno al candidato o candidata que pierda por diferencia mínima, tal como ocurre en el gobierno municipal con los regidores.

Con lo anterior, apunta, se podría contar con un gobierno que representa los intereses de las mayorías y se generaría confianza para la ciudadanía. “Esa es la propuesta del FAD”, apunta.

El camino, resalta, aún es largo por recorrer, dado que además de integrar una propuesta de gobierno integral que priorice el bien de la Nación, se debe analizar el mecanismo de elección del o la abanderada a encabezar la presidencia de la República por esta gran alianza.

Reconoce entre los aspirantes visibles del PRD a Silvano Aureoles, Graco Ramírez y Miguel Ángel Mancera; mientras que por el PAN a Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya.

El papel del PRD en esta propuesta, reflexiona, es efectuar una renovación profunda, ya que ha olvidado a un sector fundamental del poder en México: los grupos empresariales que definitivamente no ven en el Sol Azteca una opción real de gobierno.

Para ello, opina, es necesario que se deje de lado “el radicalismo, la violencia y el chantaje”, porque afirma, esas prácticas dejaron de ser aceptadas por la sociedad y por el contrario, han causado desconfianza.

“El PRD, bajo las circunstancias actuales, enfrenta una limpieza que obliga a quienes permanecen, a priorizar el diálogo para hacer frente a los retos.  El cambio debe ser radical porque de lo contrario, estaremos destinados al fracaso”, indica.

Confía que el PRD logrará ponerse de acuerdo para el próximo proceso y saldrá victorioso de sus retos internos: los acuerdos entre grupos (tribus), la paridad de género, la repartición de candidaturas y luego hacia el exterior con los otros partidos que formen parte del FAD.

Está convencido que el Frente ganará las elecciones presidenciales que desde su perspectiva serán de tercios entre Morena, el PRI y los organismos políticos que conformen el Frente.

 

El mesianismo de Obrador

 

La disputa por la dirigencia estatal entre Raymundo Carmona Laredo y José Julio Antonio Aquino, uno de los factores que dañó y debilitó la imagen del PRD en Oaxaca.

El dirigente perredista no pierde oportunidad para señalar el mesianismo del dirigente nacional de Morena y de todos aquellos que pertenecieron al PRD y en la actualidad reniegan de su pasado.

Cambiarse de partido, recalca, es insuficiente para superar las carencias personales, y atender los reclamos de la ciudadanía.

Asegura que las últimas adhesiones al proyecto de Andrés Manuel, como el ex secretario de Gobernación, Manuel Bartlett –quien reconoció en días recientes el fraude electoral gestado en 1988–, el empresario de los “Amigos de Fox”, Lino Korrodi; Elba Esther Gordillo, entre otros personajes, demuestran que la “mafia del poder” está enquistada en ese partido.

“La gente no se va a dejar engañar, porque mientras más cerca están las elecciones, más errores comete el dos veces candidato a la presidencia de la República”, sentencia.

Reclama que la soberbia y autoritarismo de López Obrador, es mucho mayor que la del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

“En las pasadas elecciones del Estado de México se convocó a Morena a conformar una alianza, pudimos haber cambiado el destino de aquella entidad, pero el ex jefe del gobierno de la Ciudad de México se opuso y perdió”, resalta.

Apunta que el FAD tiene por tanto, una gran oportunidad de triunfo, ya que aglutinará “con humildad” a las fuerzas políticas que buscan en cambio profundo para el país.

 

Paridad de género

 

Otro de los retos que vislumbra Raymundo Carmona Laredo, en los próximos comicios de 2018 es la paridad de género en las candidaturas, debido a que la ley establece que debe existir un 50 por ciento de aspirantes mujeres a puestos de elección popular.

“Las mujeres no quieren participar”, suelta el ex presidente municipal de Pochutla, lo que dice, incrementa el grado de complejidad para las postulaciones.  Aunque el conflicto se resolverá en tanto se aproximen los comicios, confía.

Carmona Laredo, asegura que pese a las dificultades que atraviesa el PRD en Oaxaca y en México, podrá obtener espacios tanto de hombres como de mujeres, para cambiar la situación del país que está por colapsar.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Podría recuperar Oaxaca cerca de mil mdp que exfuncionarios han robado

Oaxaca.- Jorge Emilio Iruegas Álvarez, fiscal Especializado en materia de Combate a la Cor…