Inicio Reportajes Denuncian ante la PGR negligencia en el IMSS

Denuncian ante la PGR negligencia en el IMSS

0
0
223

Personal médico y del Seguro Social han tomado represalias en contra del paciente José Cuauhtémoc Velasco López, luego de que su familia  denunciara públicamente los casos de negligencia médica que lo tienen al borde de la muerte; los hechos fueron denunciados penalmente ante la delegación de la Procuraduría General de la República

 

Sergio Cruz

 

Familiares del paciente José Cuauhtémoc Velasco López, quienes la semana pasada denunciaron pública y ministerialmente un caso de presunta negligencia médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), acusaron, ahora, que el personal de aquella institución ha comenzado una campaña de hostigamiento en su contra como represalia por intentar hacer valer sus derechos como ciudadanos.

Los allegados de la víctima afirmaron que durante la semana pasada fueron sobajados por un camillero y trabajadores administrativos, luego de que decidieron sacar del hospital a su familiar producto de la deficiente atención recibida, que puso en riesgo su vida, y a pesar de que su estado de salud es delicado al tener gangrenadas ambas piernas.

Concepción Adriana Velasco López, hija de José Cuauhtémoc Velasco, entregó a este medio de comunicación la copia de la denuncia en contra del IMSS y del personal que atendió a su padre, presentada el 21 de julio en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR).

Además, la mujer notificó que a partir de la publicación de la nota titulada “A punto de morir, tras someterse a cirugía en el IMSS”, en el número 362 de Real Politik, los tratos denigrantes en su contra se intensificaron, lo que, reiteró, los obligó a trasladar a su padre a su domicilio y buscar una nueva vía de atención.

En su relato, la víctima narró que uno de los camilleros de la institución, quien es señalado en la denuncia de negarse a trasladar al enfermo a la práctica de unos estudios, la interceptó para mofarse de las acusaciones y asegurarle que nadie podía sancionarlo, pues cuentan con el apoyo de su sindicato y de la “base trabajadora”.

El último agravio en su contra, dijo, se suscitó el pasado dos de agosto cuando alrededor de las 11:00 horas acudió a las instalaciones del Hospital de Zona número uno del IMSS, localizado sobre la calzada Héroes de Chapultepec, para solicitar una copia de la constancia de incapacidad extendida a favor del paciente.

En ese momento, indicó la mujer, se dirigió hacia la doctora Donají Martínez Martínez, quien se encontraba hablando vía celular, por lo que la secretaria de aquella funcionaria le salió al paso y le exigió, de “manera déspota”, que tomara su turno en la sala de espera.

Una hora después, la mujer se acercó nuevamente al cubículo y al pedir ser atendida, Martínez y su auxiliar le indicaron que tenía que regresar otro día, pues el horario de atención era de 9:00 a 12:00 horas.

“Le reclamé por qué motivo me había dejado esperando todo ese tiempo; me ignoraron: la doctora fingió volver a hablar por teléfono, mientras la secretaria se servía una taza de café,  sin importarles lo necesario que es para nosotros dicha constancia”.

Lo anterior, se suma a que la Dirección del nosocomio se ha negado a proceder en contra del personal médico que estuvo involucrado en el tratamiento al que fue sometido su padre desde 2017 y que lo hoy lo tiene postrado en una cama, con ambas piernas gangrenadas.

“Tememos que a consecuencia de las denuncias nos estén negando y obstaculizando la atención para realizar los trámites correspondientes, además de no tener respuesta favorable  de las quejas presentadas ante la misma instancia”, añadió la mujer.

Antes, el 26 de julio, cuando los allegados comenzaron los trámites para sacar al paciente de aquel centro médico, la jefa de Enfermeras del turno matutino, Violeta Chompa, se negó a gestionar la alta y les exigió a los familiares que la tramitaran por su cuenta.

Sin embargo, derivado de otra omisión administrativa, los empleados del IMSS permitieron la salida del paciente sin que existiera la firma de un responsable, por lo que, en la actualidad, el instituto ha demandado que se repita el procedimiento y que las víctimas devuelvan la documentación recibida.

Ante ello, además de la judicialización, los agraviados anunciaron que llevarán el caso ante la Comisión Estatal de Arbitraje Médico.

 

Antecedentes

 

Víctima de diversas negligencias y de presuntos tratos crueles e inhumanos cometidos por personal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Puebla y Oaxaca, un hombre de 65 años, jubilado, originario de la segunda entidad mencionada, se encuentra hospitalizado, en estado grave, con ambas piernas gangrenadas, a la espera de prácticamente un milagro para sobrevivir, publicó Real Politik, en el número vigente del 30 de julio al cinco de agosto y que puede ser consultado en línea.

El reportaje resalta que una serie de errores cometidos por médicos de aquella institución se tradujeron en que un procedimiento de proctectomia haya desembocado en una infección que se ha extendido al 50 por ciento del cuerpo de la víctima.

Todo comenzó el 14 de febrero de 2017, cuando José Cuauhtémoc Velasco López inició las gestiones necesarias para someterse a una cirugía de próstata, por lo que fue canalizado a la clínica del IMSS número 38, situada sobre la calle de Francisco I. Madero, en la colonia Ex Marquesado de la capital oaxaqueña.

Un año después, por órdenes de sus médicos, José Cuauhtémoc Velasco se trasladó a la vecina entidad de Puebla, donde el 15 de febrero de 2018 le fue practicada una biopsia y, seis días después, fue sometido a una protectomia, razón por la cual estuvo hospitalizado aproximadamente 15 días. Posteriormente, fue dado de alta y programado para una consulta de seguimiento ocho días después, en la que le serían retiradas unas grapas quirúrgicas, de acuerdo con el reporte recibido por los allegados.

Sin embargo, cuando el  paciente acudió a dicha cita para que le retiraran las grapas, éstas ya habían  sido rechazadas por el organismo del hombre, por lo que decidieron internarlo nuevamente para poder realizarle un lavado quirúrgico; al término, los galenos decidieron dejarle la herida abierta y ponerlo en observación por 15 días.

Luego del tiempo indicado, los profesionistas lo dieron de alta y le pidieron regresar una semana después. Al retornar a consulta, los doctores decidieron volver a internarlo debido a que la herida se había infectado.

Cuestionados por la familia, justificaron que, al parecer, el hombre tenía una fístula, por lo que le tendrían que retirar una sonda vesical que le habían dejado en la primera cirugía, además de que le tenían que hacer un ultrasonido con medios de contraste; sin embargo, el proceso le causó una trombosis en la pierna izquierda.

El tres de mayo de 2018, nuevamente acudieron a una  cita programada en la ciudad de Puebla, donde los galenos le manifestaron que todo se encontraba bien; no obstante, al día siguiente, cuando ya había regresado a la ciudad de Oaxaca, el paciente amaneció con las piernas y los testículos inflamados.

Ante tal situación, el seis de mayo decidieron llevarlo a urgencias médicas del Hospital IMSS Oaxaca, donde el hombre fue sometido a diversos tratamientos aparentemente erróneos, que provocaron que la infección detectada en Puebla se agudizara y se esparciera por las extremidades inferiores del individuo.

Hoy, donde Cuauhtémoc Velasco López se debate entre la vida y la muerte y sólo un milagro podría salvarlo.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Estar informados es indispensable para evitar embarazos no planeados

Oaxaca de Juárez, Oaxaca.- Tras el anuncio de una jornada de lucha en contra de la despena…