Inicio Reportajes Dejan morir a niños con cáncer

Dejan morir a niños con cáncer

0
0
37

Mariana Pérez, una niña de siete años que padecía anemia aplásica, pre leucémica, falleció el pasado 5 de julio por falta de medicamentos para su tratamiento; al pequeño Luis Fernando Reyes le detectaron cáncer en la retina de los ojos, en enero del 2018, gracias al desabasto de medicinas se quedó sin terapias mes y medio, los tumores crecieron, ya perdió la vista y está en riesgo de perder los ojos. Frente a estas historias, la Secretaría de Salud no tiene respuestas como si ya se realizaron las licitaciones para 2020, mientras cientos de padres familia viven en la incertidumbre y el temor de perder a sus hijos

Alonso PÉREZ AVENDAÑO

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de rumbo del sector salud en los primeros diez meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha causado “daños colaterales”, como la muerte de niños enfermos con cáncer afectados por el desabasto de medicamentos, un tema para el cual el secretario de Salud, Jorge Alcocer, aún carece de respuestas.
Durante su comparecencia en el Senado, el pasado 1 de octubre, el funcionario federal dejó constancia que los principales cuestionamientos que se hacen en materia de salud al gobierno de la Cuarta Transformación aún carecen de respuesta: ¿Cómo se garantizará la cobertura universal del sistema de salud para todos los mexicanos con un aumento presupuestal apenas del 4%? ¿Qué avances hay en el proyecto prioritario de crear el Instituto Nacional de la Salud y el Bienestar (Insabi) que fusionará el IMSS e ISSSTE? ¿Cuánto dinero se ha ahorrado con la política de austeridad y los recortes presupuestales? ¿Cuándo se regularizará el abasto de insumos y medicamentos?
Además de estas preguntas, en la reunión con los legisladores, el secretario fue escuchado por padres de niños con cáncer –que este año han enfrentado en dos ocasiones el desabasto de medicinas–, a quienes no les ha quedado claro cuál es el plan del gobierno para garantizar el abasto.
El pasado 21 de septiembre, la Secretaría de Salud federal (Ssa) informó que para atender el desabasto de Metrotrexato –uno de los fármacos más usados en la lucha contra el cáncer infantil- se compraron a la empresa francesa Mylan, una de las tres productoras de genéricos más grandes del mundo, 38 mil 200 unidades. Con esta cantidad, informaron las autoridades, el abasto nacional duraría los próximos tres meses, lo que resta de 2019.
Las cifras, sin embargo, no cuadran, señala la diputada de Acción Nacional, Martha Cecilia Márquez Alvarado, secretaria de la comisión de Salud del Senado.
“El secretario de Salud dijo que iba a haber abasto hasta fin de año, pero los hechos no. Se compraron 38 mil 200 unidades, pero ellos mismos lo han dicho, se requieren 18 mil unidades por mes, ¿cómo va a alcanzar esa compra para tres meses? No lo han solucionado, dicen ‘va a haber medicamento, hay abasto’, pero los papás ya no les creen”, resalta.
Para la legisladora, el actual gobierno federal está viendo rebasadas sus expectativas con su actuar, “parece que la incapacidad les está ganando, es un tema en el que no se ponen de acuerdo, no nos ha sabido definir Hacienda, Salud y la Cofepris qué está pasando”.

“OPOSITORES”, “PAGADOS
POR LAS FARMACÉUTICAS”

Los familiares de los niños con cáncer –que entre otras manifestaciones han realizado bloqueos en diversas vialidades de la capital del país y en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para denunciar las afectaciones que han sufrido- han sido calificados por el jefe del Ejecutivo federal como “opositores” a su gobierno. A pesar de haberle solicitado una audiencia desde hace más de cinco meses, no han recibido respuesta del presidente. Sus protestas y exigencias han sido escuchadas de forma directa tanto por el titular de Salud como por funcionarios, la más reciente durante la misma comparecencia, en donde nuevamente la ambigüedad y la desinformación respecto a este tema fueron patentes.
“Al secretario se le preguntó cómo se iba a realizar la distribución del medicamento, porque los hospitales informan que es solo para un mes, él dijo que no sabía; el comisionado de Cofepris dijo que duraría cuatro meses, después no explicó más, le cambiaron el tema”, denuncia Luis Fernando Reyes Guzmán, uno de los integrantes del colectivo México tus guerreros oncológicos necesitan refuerzos, que surgió en primera instancia atendiendo a pacientes del Hospital Infantil Federico Gómez, que atienden alrededor de 500 niños con cáncer. No hubo mayor información. “Lo que queríamos saber era si ya estaba garantizado el abasto y quién lo iba a hacer, eso no nos lo dijo”.

DESABASTO “INDUCIDO”

Sin responder concretamente cómo se realizaría el abasto o si ya se habían lanzado las licitaciones para el abasto de medicamentos para 2020, el titular de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), José Alonso Novelo, acusó a la farmacéutica Pisa, una de las principales fabricantes de metotrexato, de generar un desabasto “mediático”, “inducido”.
Asimismo, señaló que tras la revisión de un lote de 17 mil dosis de metotrexato, uno de ellos reprobó la prueba de esterilidad por la presencia de un agente que a pesar de ser no patógeno “pone en riesgo la población que recibe estos medicamentos cuando está en situación de vulnerabilidad”. Es decir, habría afectado a pacientes con enfermedades que afectan el sistema inmunológico.
“Nosotros ya habíamos hablado con el comisionado, no nos dijo lo de la comparecencia, donde confirmó que el metrotexato que se surtía antes de que cerraran las líneas de producción del laboratorio Pisa estaba contaminado. Después, me imagino que nos vio de frente y nos dijo, no es patógeno, pero a final de cuentas está contaminado, dice él que no hace daño a una persona sana, pero un niño inmunodeprimido es muy diferente, una tos para él casi es mortal”, señala Luis Fernando.
A los padres de los niños, el comisionado les informó además que en Puebla se presentó el deceso de dos niños que estaban usando este medicamento y que en Jalisco se registraron dos casos más, por lo que Cofepris cerró siete de 17 centros de mezcla de la farmacéutica.
Será hasta el próximo 7 de octubre, cuando finalicen las nuevas revisiones a las líneas de producción de la farmacéutica, cuando la producción del metotrexato pueda continuar.

INCONGRUENCIA

El 30 de agosto pasado, durante una conferencia mañanera, una periodista preguntó al presidente Andrés Manuel Obrador sobre el caso de Marianita, una niña que falleció por la falta de medicamentos para tratar la anemia aplásica que padecía. Del caso, las autoridades negaron que el deceso estuviera relacionado con el desabasto de medicinas, pero la respuesta más controvertida la dio el propio presidente.
“Vamos a suponer que esté en un hospital una niña, un niño y -aceptando sin conceder- que no tiene el medicamento, ¿qué sociedad somos si la enfermera, si el médico, si el director del hospital, si cualquier ciudadano no toma la decisión de comprar el medicamento para que no pierda la vida la niña o el niño?
“De todas maneras, hay que investigarlo, y no tienen por qué faltar los medicamentos”, dijo el presidente.
Para Luis Fernando, sin embargo, la respuesta además de insensible es irreal, incongruente.
“El hospital Federico Gómez es el mejor hospital pediátrico, los doctores son muy humanos, pero el medicamento no está a su alcance, ellos se dedican al cuidado de los niños, el medicamento es carísimo. Ni si quiera el director del hospital podría pagarlos.
“Es una incongruencia, porque los residentes ganan muy poco dinero. Ni si quiera un senador, que gana ciento y tantos mil pesos al mes podría pagar el tratamiento de un niño con cáncer, que cuesta desde 500 mil y hasta un millón de pesos al mes. Eso que diga que lo pueden pagar los doctores no es así”, expresa.

EL CASO DE FERNANDO

Luis Fernando mismo ha sabido cuán caro es un tratamiento para atender el cáncer. En febrero, cuando ocurrió el primer periodo de desabasto de medicamentos, tuvo que comprar cuatro dosis de Filgrastim, cada una de las cuales vale 16 mil pesos. Para cubrir los gastos, Fernando y su esposa “vaciaron su casa”.
A su hijo, Fernando, le detectaron cáncer en la retina de los ojos el 4 de enero de 2018; la enfermedad derivó en retinoblastoma bilateral el 25 de enero, cuando inició el tratamiento.
“Filgrastim es un medicamento para fortalecer el cuerpo tras la quimioterapia, requería 10 unidades cada 20 días, por unidad vale 16 mil pesos. En febrero, con el desabasto, pagamos cuatro, pero se quedó sin quimio mes y medio, los tumores le crecieron. En diciembre su doctora de cabecera nos había dicho que si todo iba bien para mediados de este año él ya podía estar en vigilancia, nos dijo que era de vital importancia que el tratamiento se lo diéramos, pero se retrasó mes y medio y gracias al desabasto los tumores le crecieron, ahorita ya perdió la vista y posiblemente pueda perder los ojos”.
El problema, agrega, es inmenso, “aunque mucha gente diga que no, muchos niños han muerto por el desabasto”.
–¿Esto se lo expusieron al secretario?
–Él ya lo sabía. Nosotros en concreto sacamos a la luz el caso de Marianita, fue muy sonado porque la niña se quedó sin medicamentos. No tenía cáncer, tenía anemia aplásica, preleucemia, requería 15 unidades a la semana. Fue el mismo caso que mi hijo, necesitaba el medicamento cada semana porque estaba muy débil, el medicamento lo sostenía, dejó de recibirlo y falleció, eso fue real, nosotros conocemos a su mamá, fuimos a su velorio, a su entierro. El gobierno dice que no es cierto, nosotros le hemos dicho al presidente que nos atienda, hace cinco meses pedimos una audiencia en Palacio.
A nosotros nos decía en su mañanera que no hay desabasto, que son pagados por farmacéuticas, por la oposición, ya me gustaría que alguien me pagara porque no tengo trabajo ni dinero, estoy desempleado, igual que casi todos los papás del hospital.
El colectivo de padres México tus guerreros oncológicos necesitan refuerzos ha pedido ahora al presidente Andrés Manuel López Obrador que los incluya en el padrón nacional de atención a víctimas, por haber afectado el derecho humano a la salud de sus hijos.
“No voté precisamente por Morena, voté por el presidente, su plan de trabajo es bueno. A lo mejor él es honrado, buena persona, pero de ahí a que tenga gente en su gobierno que no sepa hacer las cosas es otra cosa. Yo voté por Morena, no esperaba, espero un cambio, ojalá lo haya.
“Si lucha por la corrupción, que lo haga, pero que no haya víctimas colaterales, que lo hagan como lo tienen que hacer, el sector salud es al único al que no deberían recortarle el presupuesto, por todo lo que cubre, lo amplio que es el sector salud, simplemente el cáncer”.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Solicita rector de Oaxaca aumento presupuestal para 2020

El rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO) Eduardo Bautista Ma…