Inicio Reportajes Autoridades sanitarias minimizan brote de H1N1

Autoridades sanitarias minimizan brote de H1N1

0
0
22

 

Al cierre del 18 de enero, la Secretaría de Salud tenía confirmados 215 casos de influenza y 16 defunciones por esa causa en la entidad; trabajadores de Salud advierten que es uno de los brotes más severos, sin que las autoridades estatales emprendan acciones firmes para contrarrestar la emergencia

 

David Méndez

 

Oaxaca se encamina a acumular su segunda tasa más alta de muertes ocasionadas por el virus de influenza HIN1 desde el registro de la  pandemia de 2009, sin que las autoridades estatales hayan implementado ningún tipo de campaña de prevención para evitar la proliferación de la enfermedad.

Hasta la tercera semana epidemiológica de 2019 (con corte al 18 de enero), la entidad registraba un total de 215 casos confirmados de influenza –con un 88 por ciento de prevalencia del subtipo H1N1– y 16 defunciones derivadas específicamente del ataque de ese virus, confirmaron a Real Politik autoridades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

En promedio, desde octubre pasado, cuando comenzó el periodo estacional de influenza 2018-2019, en esta entidad han sido confirmados semanalmente alrededor de 14 nuevos contagios y la muerte de una persona por gripe porcina, como se le denominó en un primer momento.

De continuar con esa tendencia, para el mes de mayo, cuando concluya el periodo estacional, en la que el virus se reproduce y se transmite con mayor facilidad, se habrán confirmado 238 nuevos casos y se habrán suscitado 13 decesos más para un total de 29 víctimas mortales.

Al respecto, el pasado 14 de enero, la investigadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Rosa María Wong Chong, envió una alerta no sólo sobre la continuidad en el número de casos sino en su potencial incremento.

La académica estimó que las cifras de influenza podrían crecer durante enero y febrero, debido a que la variante que ha predominado en los contagios es la tipo A, causada por el virus H1N1, la más agresiva y contra la cual muchas personas no están vacunadas.

“Estimamos que habrá un repunte mayor en enero y febrero”, abundó la epidemióloga.

Por su parte, la Secretaría de Salud del gobierno federal explicó que, en el ámbito nacional, durante la temporada de influenza estacional 2018-2019, han sido contabilizados 3 mil 282 casos positivos a influenza: 2 mil 822 de subtipo AH1N1 (86 por ciento); 288 al subtipo B; 141 de influenza A y 31 de AH3N2. Es decir, de cada 10 casos de influenza que han sido diagnosticados en el país, 8.6 corresponden a H1N1.

Asimismo, detalló que se han notificado 313 defunciones por aquel padecimiento, de las cuales  279 se debieron al tipo AH1N1, 22 por influenza A y 12 por influenza B.

 

Actualidad

 

De los casos de influenza que habían sido detectados hasta el 18 de enero en Oaxaca, 161 casos se concentraban en la región de Valles Centrales (Jurisdicción 01); 23 casos en la Cuenca del Papaloapan (Jurisdicción Sanitaria 03); 13, en la Sierra (Jurisdicción Sanitaria 06); 12, en la Costa (Jurisdicción Sanitaria 04), y 12, en la Mixteca (Jurisdicción Sanitaria 05).

El 52.6 por ciento de los pacientes habían sido o estaban siendo atendidos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el 32.6 por ciento en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), el 11.2 por ciento en el Instituto de Seguridad Social y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y el 3.7 por ciento en el IMSS-Prospera.

Médicos afiliados a la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), indicaron que el brote de influenza registrado esta temporada es uno de los más severos que se ha suscitado desde 2009, luego de la aparición del virus H1N1, sin que las autoridades estatales estén haciendo énfasis en la protección del resto de la población.

Como ejemplo, citaron el caso del Hospital Civil “Aurelio Valdivieso” de la ciudad de Oaxaca, donde durante la última semana de diciembre contabilizaban 18 pacientes con influenza, de los cuales 15 de ellos permanecían con ventilación mecánica a consecuencia de su estado crítico. También manifestaron que en una clínica privada de la capital del estado, en las mismas fechas, habían muerto tres pacientes víctimas de influenza mientras que otros tres, prácticamente a la par, habían logrado recuperarse.

Ante ello, consideraron que las autoridades locales y federales deben dar mayor importancia al fenómeno que se registra actualmente, con el objetivo de que la ciudadanía tome mayores precauciones y no esté expuesta a un padecimiento de ese tipo, pues la temporada de contagios aún está lejos de terminar.

Y los especialistas tienen razón. Antes de que se desencadenara la pandemia de 2009, en el canal endémico se observó un aumento inusual de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), que se intensificó durante las primeras semanas de marzo, por lo que se decidió el 16 de abril,  cuando se produce la muerte una mujer en el estado de Oaxaca, declarar la alerta sanitaria.

Aunque las autoridades han descartado la posibilidad de que se desencadene una nueva crisis como hace 10 años, debido a que se cuenta con vacunas y, en teoría, con los tratamientos adecuados para hacerle frente a ese mal, no han hecho referencia a la posibilidad de que un mayor número de ciudadanos adquieran la enfermedad y puedan estar en riesgo de morir.

Consultadas al respecto, autoridades de los SSO justificaron que los fallecimientos ocurridos entre 2018 y 2019 se deben a que los ciudadanos no se aplicaron la vacuna correspondiente, además de que padecían de enfermedades degenerativas como diabetes, hipertensión u otros trastornos como obesidad o adicciones.

Entre los casos se encuentran el de una menor de 10 meses de nacida, así como el de un joven de 25 años y otros adultos de 34, 38, 41 y 46 años de edad. La mayor de las víctimas contaba con 77 años al momento de ser declarada clínicamente muerta.

Sobre la concentración de casos en la región de Valles Centrales, argumentaron que ello deriva de dos fenómenos: que se trata de la región con la mayor concentración de habitantes y de que una gran cantidad de pacientes oriundos de otras partes del estado fueron o son atendidos en el Hospital Civil “Aurelio Valdivieso”.

 

Antecedentes

 

Víctimas de influenza porcina, durante 2009, año en que apareció el virus, en Oaxaca murieron 63 ciudadanos; la cifra, en 2010, bajó a seis víctimas fatales; en 2011 no se registró ninguna; en 2012, el número se colocó en 13 muertos; en 2013, se registró un fallecimiento; en 2014, fueron 23; en 2015, ninguno; en 2016, 17 y en 2017, seis.

La temporada de influenza 2018-2019, aún con 16 semanas por delante, contabiliza 16 decesos a un caso de igualar el registro de 2016 y a siete del nivel de mortalidad registrado en 2014.

Al cierre de esta edición, la Secretaría de Salud dio a conocer la acumulación de 224 casos de influenza en Oaxaca con un total de 22 muertos, al cierre de la cuarta semana epidemiológica de 2019 (25 de enero).

Sin embargo, en ese momento, las autoridades de salud señalaron que aún no contaban con la confirmación del desglose de los casos por subtipo, para determinar cuántos decesos fueron ocasionados por el virus H1N1, aunque, según la tendencia mantenida, se prevé que el 88 u 89 por ciento hayan derivado de él.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Reportajes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Interminable, corrupción en SSO

  Durante la presente administración gubernamental se han desviado recursos por 579 m…