Inicio Al día AMLO: Ecos de la primera gira

AMLO: Ecos de la primera gira

0
0
24

EDITORIAL

 

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo en territorio oaxaqueño. Se trata de la primera gira de trabajo de este año y al menos la número 13 que realiza al estado desde el inicio de su gobierno. El objetivo, entre otros, fue la supervisión del Programa de Pavimentación de Caminos Rurales, que puso en marcha a pocos días de haber llegado al gobierno, en la población de San Juan Evangelista Analco y que, según datos obtenidos, ha ido caminando con lentitud, aunque haciendo realidad el viejo anhelo de nuestras comunidades, en su mayoría indígenas. Hay que recordar que dicho programa se llevó a cabo con la entrega de recursos directamente a las autoridades municipales y no a través de intermediarios.

Hay que destacar que las visitas de 2019, fueron no más que de supervisión de las unidades médicas, de ofrecimiento a derecho-habientes, médicos y enfermeras, entre otros, incluyendo las postergadas obras carreteras. Sin embargo, el sistema de salud atraviesa por una crisis inédita y brutal, que tiene al llamado gobierno de la Cuarta Transformación en el eje de la crítica nacional. Poco hemos avanzado desde esas visitas, que para muchos marcaron una diferencia abismal con el pasado, cuando los presidentes realizaban sus giras de trabajo, con una bolsa adicional de recursos y el arribo a cada estado, como Oaxaca, se asumía como una bendición, por el alivio que representaba para un erario siempre magro. El sentimiento generalizado que hay en el pueblo oaxaqueño es que AMLO viene a la entidad, como si estuviera en campaña.

En el pasado, cada gira el primer mandatario se hacía acompañar de parte de su gabinete. Y ahí mismo giraba instrucciones para realizar tal o cual obra. Ahora, su avanzada sólo le agenda reuniones, encuentros y demás, como es el caso de los indígenas, sin que ello represente más que discursos, pero no obras, proyectos productivos, recursos adicionales. Esperamos pues que la última visita presidencial se haya traducido en esperanzas para las comunidades indígenas y mestizas, que siguen sin superar su ancestral rezago y abandono. Sin pesimismo de ninguna especie, aquello de lo que nuestros pueblos urgen es de obras, tal cual el Programa de Pavimentación de Caminos Rurales que el presidente puso en marcha hace un año. Ello ha contribuido a generar empleos temporales y su derrama económica ha contribuido a paliar, aunque en pequeña escala, la pobreza que sigue lacerando duramente a nuestros pueblos, de por sí lastimados con falsas promesas.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Al día

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Cumplen cuatro días de protesta empleados de salud

Oaxaca de Juárez. Trabajadores de Regulación y Fomento Sanitario de los Servicios de Salud…