Inicio Noticias Acción Nacional: el cambio real

Acción Nacional: el cambio real

0
0
50

 

Luis Zárate Aragón

En la actualidad, la política enfrenta un reto mayúsculo: recuperar la credibilidad de la ciudadanía. La tarea es titánica, frente a los escándalos de corrupción que han trastocado incluso al presidente de la República, Enrique Peña Nieto y su familia.

La competencia se ha ampliado con el surgimiento de candidaturas independientes, que en su mayoría son políticos forjados en institutos y que por desavenencias con sus partidos, se declaran opciones ciudadanas.

En este contexto, en el Partido Acción Nacional (PAN) nos ocupamos desde nuestra fundación, de empoderar los valores en la actuación de los servidores públicos, de llevar a las contiendas a los hombres y mujeres con mayor capacidad para ofrecer opciones de cambio reales.

Acción Nacional  ha emprendido también una estrategia para abatir la corrupción desde la casa misma de los panistas, por ello, el ex presidente de nuestro instituto político, Luis Felipe Bravo Mena, encabeza la Comisión Anticorrupción, frente a la urgencia de pasar de la denuncia, a la sanción en los casos de malversación de fondos y mal uso del servicio público.

Y es que mientras la impunidad continúe en la esfera política y en general sea un cáncer en perjuicio de la ciudadanía, difícilmente México podrá crecer en cualquier materia, de ahí que su erradicación es una urgencia nacional.

El PAN, consciente de este reto, se ha ocupado de que sus propios funcionarios públicos y/o representantes populares, sean personas con valores que pugnen por el bienestar de la ciudadanía.

Bajo estos esquemas de hacer política, que son impulsados por una nueva generación que actualmente se encuentra en la dirigencia nacional, encabezados por Ricardo Anaya, el blanquiazul empuja la confianza ciudadana.

De esta forma, nuestro instituto político se convierte en una opción real para recuperar el entorno de convivencia con seguridad social y laboral, una economía que no apriete los bolsillos, con libertad de tránsito, educación de calidad para las nuevas generaciones, procesos electorales limpios y sin violencia, precios justos en los artículos básicos, pero principalmente, sin corrupción en todos los niveles de gobierno.

Y es que en 12 años de gobierno federal (2010-2012), México tuvo un crecimiento en materia económica, así como una relación de respeto internacional.  Lamentablemente, los pasos avanzados se han retrocedido en los últimos años, desde que el PRI regresó a los Pinos.

A poco más de un año de una elección crucial en el país –primera concurrente en la entidad, es decir, con múltiples comicios—los perfiles de los y la panista que podrían encabezar la candidatura presidencial son a todas luces, confiables.

La destacada militante de Acción Nacional, Margarita Zavala; el dirigente nacional, Ricardo Anaya; el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle y el senador Ernesto Rufo Appel, –quienes se perfilan como los candidateables– son personajes que tienen experiencia para garantizar estabilidad y seguridad para nuestro país.

Las opciones pertenecen a una generación de políticos humanistas que tienen como prioridad la legalidad, la democracia y la libertad, al tener sustentada su actuación en los principios panistas.

Los y las mexicanas no aguantaríamos otro sexenio tricolor de corruptelas y alzas desmedidas a productos fundamentales como la gasolina, desatención y por qué no decirlo: una clase política que no voltea a mirar las necesidades de la ciudadanía.

Tampoco se requiere un populismo voraz que pronto acabaría con la riqueza de nuestra nación, el cual es representado por Andrés Manuel López Obrador, quien ha demostrado una necedad preocupante por acceder al poder.

Por ello en la ciudadanía hay un aliento y una confianza en Acción Nacional, que crece en la medida en que la política se vuelve un beneficio para la sociedad.

*De las cenizas emerge el Fénix

En Oaxaca, el mapa político para el PAN es complejo, hay duras competencias con lo externo, pero más grave aún, en lo interno.  Los difíciles procesos electorales de 2015 y 2016 dejaron rencillas al interior de nuestro organismo político, que paulatinamente se van subsanando.

En los pasados comicios de gobernador (2016),  el PAN pasó de la segunda a la cuarta fuerza política, lo que es producto de múltiples factores (entre ellos la calificación ciudadana al gobierno de Gabino Cué Monteagudo).

He de reconocer que la pérdida de espacios en los municipios y en la Cámara de Diputados local fue, es y ha sido un duro golpe que se agravó con la contienda interna para la elección de dirigente estatal, en la cual participaron: Luis de Guadalupe Martínez Ramírez, José Manuel Vásquez Córdova y Natividad Díaz Jiménez.

El incendio provocado en la sala “Rafael Preciado” de nuestro edificio ubicado en la colonia Reforma, efectuado por un grupo perverso el pasado 21 de diciembre, complicó el conteo, entorpeció el proceso y dilató los resultados, al haberse quemado las boletas electorales de primera y segunda vuelta.

Sin embargo, el 11 de enero, el recuento de las actas de segunda vuelta, efectuado por los integrantes de la Comisión Estatal Organizadora, con la presencia de los representantes de los y la candidata, permitió declarar una ganadora: Natividad Díaz Jiménez.

El motivo por el cual hasta el momento no ha tomado posesión de las oficinas, se debe a que se presentaron tres impugnaciones que están en análisis en la Comisión Jurisdiccional del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), que podrá emitir su fallo en cualquier momento.

Las circunstancias, sin embargo, no han detenido la labor de Acción Nacional.  En los primeros meses del año, el Comité Directivo Estatal puso en marcha la recolección de firmas para impulsar la iniciativa de nuestros diputados federales, para reducir en un 50 por ciento el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a gasolinas y diésel.

De la misma forma, se realiza un acompañamiento de los diputados locales y presidentes municipales en su gestión, así como la inauguración de las oficinas de Comités Directivos Municipales.

Además de emprender próximamente la credencialización de simpatizantes de nuestro organismo político.

El diálogo es permanente, porque las y los panistas trabajamos para forjar mejores condiciones de vida.

Los momentos difíciles que hemos enfrentado los militantes de Acción Nacional en Oaxaca, nos han permitido visualizar nuevos horizontes y corregir errores, mantener un llamado a la unidad, que vaya más allá de lo electoral, que tenga como fin último, alcanzar ese país que nos merecemos los mexicanos.

Nuestra labor consiste en transmitir los valores del humanismo político al ciudadano de nuestro tiempo, y demostrar que pese al retroceso registrado en nuestro país en el sexenio priista, México cuenta con Acción Nacional para construir una Patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos.

 

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Noticias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Establece UTVCO y SE Centros de Innovación

Flor Hernández La Secretaría de Economía y la Universidad Tecnológica de los Valles Centra…