Inicio Portadas Abandona Segego a pueblos mixes

Abandona Segego a pueblos mixes

0
0
106

CRECE TENSIÓN ENTRE TAMAZULÁPAM Y AYUTLA

 

 

 A una semana de la agresión de pobladores de Tamazulápam contra sus vecinos de Ayutla, cuyo saldo fue de un muerto y ocho heridos, ambos pueblos se mantienen al borde de una confrontación armada e incluso han lanzado disparos al aire en inmediaciones de la ranchería El Paraíso, situada en las cercanías de la zona en disputa, integrada por 150 hectáreas de tierra; comuneros de San Pedro y San Pablo reconocen que mantienen su poder “armas chicas” para repeler cualquier agresión, al tiempo que acusan a sus vecinos de poseer  armas largas y estar preparados para una nueva embestida

 

 David Méndez

 

A ocho días del ataque armado de pobladores de Tamazulápam del Espíritu Santo contra sus vecinos de San Pedro y San Pablo Ayutla, que dejó un saldo de una persona muerta y ocho lesionados por una añeja disputa agraria, un clima de tensión y zozobra envuelve a la zona en conflicto, donde, incluso, por las noches ambos pueblos han intercambiado disparos al aire.

Las balaceras se suscitan todas las noches en inmediaciones de la ranchería El Paraíso, en los límites con las 150 hectáreas de tierra que fueron ocupadas de manera violenta por Tamazulápam desde el 18 de mayo, confirmó un grupo de pobladores de Ayutla, consultado por este medio.

A cambio de anonimato, afirmaron que los moradores de Tamazulápam “poseen armas de grueso calibre” como “cuernos de chivo”, al tiempo que los de Ayutla portan rifles calibre 22 y “otras armas chicas”.

Reiteraron que existe un alto porcentaje de probabilidad de que se desencadene un enfrenamiento armado, sobre todo porque la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) retiró a más del 80 por ciento de los elementos que se desplegaron a la zona el lunes pasado, luego del ataque, y porque la Secretaría General de Gobierno (Segego) se “ha mostrado indiferente” ante la escalada de un conflicto que, de agrario, se convierte paulatinamente en una confrontación armada.

En entrevista, indicaron que hasta ayer, del lado de Ayutla, permanecían únicamente cuatro patrullas de la Policía Estatal, “pero no nos sirven de nada porque no tienen órdenes de solucionar esto… están por estar”.

–Es posible entonces que se vuelva a suscitar un ataque contra su pueblo, consultó este medio.

— Está latente porque, incluso, tenemos una ranchería que se llama El Paraíso  y ahí constantemente se están enfrentando. Allá abajo hay vigilancia (de Ayutla) y seguido se enfrentan porque quieren entrar por ese lado.

–¿Quieren invadirlos?, reviró Real Politik.

–Sí, es lo que pretenden ellos. Esa es su meta, su tirada de ellos.

–¿Los enfrentamientos son a tiros, a balazos?

— Sí, a balazos. A las seis o siete de la noche ya se escuchan los balazos allá abajo, pero no logran entrar porque la gente que tenemos allá abajo, sabe defenderse.

–¿Cada cuánto son los enfrentamientos a balazos?

— Todos los días, pero en la noche. Están provocando para que el pueblo se levante. El pueblo de Ayutla se está preparando y no está sólo esperando; se está preparando para un caso fuerte.

— ¿Ha habido heridos por estos enfrentamientos?

–Hasta el momento no. Hay veces que (los disparos) los tiran al aire y hay veces que los tiran a la tierra, pero no a matar.

–¿Qué tipo de armas está utilizando Tamazulápam?

— Son de alto calibre, son armas grandes las que se están ocupando. Hay comentarios que son cuerno de chivos, armas que son propiedad del Ejército.

–¿Quién les dota de esas armas?

— Es lo que todo mundo se pregunta. Hay comentarios de que esas personas tienen un arsenal en su comunidad. No sabes quién les trae el parque.

— ¿Adelfo Regino, el exsecretario de Asuntos Indígenas, los está asesorando?

–No se ha presentado ningún tipo de gente que esté asesorando a la población, que diga: ‘Háganle así o yo les traigo esto’. Es falso. No estamos vinculando que ninguna gente de esas.

–Eso lo dijo la Junta de Conciliación Agraria.

 

–No, hasta el momento, no.  Quizá más adelante se acepto o no sabemos, pero ahora no. Todo está saliendo por iniciativa del mismo pueblo.

–¿Ustedes, dónde consiguen las armas?

— Son (armas) particulares. Lo tienen desde hace tiempo. Hasta el momento no hemos recibido alguien que te diga: ‘Aquí les traigo, ármense para que acaben con ellos’, no.

—Qué tipo de armas son las de ustedes.

— Son armas chicas porque no son potentes. La gente aquí las ocupa para su uso personal.

–Qué son, ¿escuadras?

–Tienen sus rifles 22, tienen todo eso, pero no tienen armas de alto poder.

Asimismo, indicaron que desde el día en que se perpetró el ataque en su contra, la población determinó retirar los cuatro retenes que mantenían instalados con el objetivo de no permitir el paso de sus vecinos.

Sin embargo, dieron prácticamente como un hecho que los retenes, excepto uno, serían reinstalados en el transcurso del fin de semana o durante este lunes, luego de que la comunidad concluyera una reunión programada para la tarde del sábado.

El único bloqueo que la población no volverá a instalar es el que se situaba en las inmediaciones del paraje El Manantial, sede el ataque del lunes pasado.

–Sí se va a bloquear la autopista (Oaxaca-Istmo); se va a bloquear un punto de la carretera federal; se va a bloquear donde están las entradas para que esta gente (de Tamazulápam) no pase.

Sobre la forma en que las cuatro mujeres que permanecían retenidas por parte de Tamazulápam del Espíritu Santo fueron liberadas, indicaron que la primera fue entregada a policías estatales y de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) la noche del martes.

No obstante, resaltaron que a pesar de que faltaban tres víctimas más por ser rescatadas, los efectivos intentaron regresar a la ciudad de Oaxaca durante las primeras horas del miércoles.

–El día martes estuvieron aquí la Policía Judicial y la Policía Estatal, pero nada más llegaron por llegar porque no hubo vigilancia… En la tarde noche lograron rescatar a una (de las mujeres) y, después de eso, dijeron que ya se iban, y el pueblo no dejó que se fueran.

–Qué les dijo la policía, ¿por qué no podía rescatarlas?

 

–Que nada más ellos venía a ver si podían rescatar a las personas, pero como nada más rescataron a una, (que) es lo que pudieron hacer. Eso es lo único que dijeron.

 

Retienen a Ministerio Público

 

Lo anterior, apuntaron, inconformó a toda la población, que mantuvo retenidos a los uniformados durante la madrugada y toda la mañana.

Alrededor de las 10:00 horas de ese día, los habitantes decidieron encarcelar al agente del Ministerio Público comisionado en aquella población, al acusarlo de ofender a la comunidad.

–El pueblo se enojó mucho con el Ministerio Público porque se le hacían  preguntas y contestaba con respuestas burlonas. Decía que no podía hacer nada, pero siempre riéndose.

–¿Cuánto tiempo estuvo retenido?

–Como cuatro o cinco horas.

–¿A qué hora ocurrieron los hechos?

— A las 10 u 11 de la mañana (y el funcionario permaneció retenido) hasta las cuatro de la tarde.

Alrededor de las 16:00 horas, continuaron, el fiscal de Tlacolula se comunicó a la Presidencia Municipal para solicitar la liberación del representante ministerial; sin embargo, la comunidad condicionó su excarcelación a cambio de que la policía regresara a Tamazulápam en busca de las mujeres que faltaban por regresar a la comunidad.

— Era la prueba, la consigna. Yo lo suelto, pero tú me traes a las mujeres.

Horas más tarde, durante la noche, el convoy de policías regresó con las féminas.

 

Tamazulápam ataca a Ayutla

 

Un muerto, ocho lesionados, entre ellos un policía estatal que recibió un disparo en la cabeza, así como cuatro mujeres retenidas, fue el saldo que arrojó un enfrentamiento registrado el lunes cinco de junio entre pobladores de Tamazulápam del Espíritu Santo y sus vecinos de San Pedro y San Pablo Ayutla, en la región Mixe del estado.

Fuentes oficiales informaron que los hechos ocurrieron en el paraje El Manantial, donde se ubica la planta de abastecimiento de agua de la comunidad de Ayutla y que desde el pasado 18 de mayo permanece en posesión de Tamazulápam, a raíz del recrudecimiento de un conflicto agrario por la disputa de 150 hectáreas de tierra.

Al parecer, los ciudadanos de Ayutla intentaron ingresar a la zona en disputa, que, según sus denuncias, les fue arrebatada de manera violenta el pasado 18 de mayo, aprovechando la presencia de una comitiva de la policía estatal, que realizaría algunas diligencias.

 

Acusan omisión de autoridades

 

Cinco días antes del ataque armado que se registró el lunes cinco de junio en el paraje El Manantial, el regidor suplente de Educación de San Pedro y San Pablo Ayutla, Jacinto Guzmán, en entrevista con este medio, afirmó que el gobierno de Oaxaca sería el único responsable de cualquier derramamiento de sangre que se llegara a suscitar en la región Mixe del estado.

El concejal, el único miembro del Cabildo de Ayutla que accedió a hablar sobre el conflicto que envuelve actualmente a su población, denunció que la Secretaría General de Gobierno (Segego), a cargo de Héctor Anuar Mafud Mafud, había incumplido una serie de acuerdos signados para restablecer el orden en aquel punto del estado, localizado a más de 123 kilómetros de la ciudad de Oaxaca, por lo que demandó por la intervención directa del gobernador, Alejandro Murat Hinojosa.

El funcionario municipal, además, sostuvo que la población estaba “cansada” del acoso que han sufrido durante décadas por parte de Tamazulápam, por lo que tomaría acciones radicales como recuperar bajo su cuenta el territorio que les fue despojado.

“Si hay muertos y heridos”, será responsabilidad del gobierno, reiteró el concejal.

Al lunes siguiente, ocurrió el tiroteo.

 

 Posturas de ambos pueblos

 

El pasado 18 de mayo, el ayuntamiento de San Pedro y San Pablo Ayutla, emitió un pronunciamiento en el que  denunció que habitantes de Tamazulápam Mixe invadieron 150 hectáreas de su territorio.

De acuerdo con el documento circulado en redes sociales, la invasión afectó  a al menos 10 familias que fueron despojadas de sus viviendas y de todos los medios de subsistencia que había dentro de ellas. Las casas fueron destruidas y los bienes robados.

 

 

 

Además, Tamazulápam invadió el manantial que provee del vital líquido a los habitantes de Ayutla y ha destruido el bosque que rodea al lugar que se mantenía como reserva ecológica.

“En estos momentos, la operación de la infraestructura del manantial para captación de agua, como tanques y tuberías, se encuentran invadidas por Tamazulápam y han sido dañadas”, agregó.

Esta situación es particularmente preocupante para la comunidad de Ayutla dada la actual ola de calor que afecta a la mayor parte del país; los actos de Tamazulápam han puesto en riesgo el suministro de agua y esto afecta sobre todo a personas de la tercera edad, personas enfermas, niños y mujeres embarazadas de Ayutla lo que los pobladores consideran como una grave agresión.

 

 Responde la otra parte

 

Posteriormente, las autoridades de Tamazulápam respondieron con un video que subieron a redes sociales, en el que se aprecia al síndico, Atilano Esteban Jiménez cuando emite un discurso frente de personal del gobierno del estado, en el que afirma que los funcionarios constataron que ni la red de abastecimiento ni el tanque de almacenamiento del manantial han sufrido daños como lo afirma la comunidad vecina.

A su vez,  Esteban Jiménez reitera que la intención de su comunidad es beneficiarse del yacimiento que provee de agua a Ayutla, porque como comunidades es su derecho.

 

Conagua otorgó

permisos a ambos

 

Tanto Tamazulápam del Espíritu Santo como San Pedro y San Pablo Ayutla poseen una concesión para la explotación del manantial que se sitúa en los límites de las tierras que ambos pueblos disputan y que el pasado 18 de mayo fueron ocupadas por la fuerza por habitantes de la primera población, confirmó ayer la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El título de concesión “para uso público urbano” de Ayutla fue emitido por el Organismo Cuenca Pacífico Sur, con sede en la ciudad de Oaxaca, y el de Tamazulápam, por el Organismo Golfo Centro, con sede en Cuernavaca, Morelos, precisó la dependencia federal.

Sin embargo, la comunidad de Ayutla se niega a permitir que su vecino explote los recursos con el argumento de que Tamazulápam cuentan con sus propios yacimientos, suficientes por sí solos para responder a las necesidades de su comunidad.

Al respecto, funcionarios de Conagua establecieron que los ríos y los manantiales son propiedad de la nación, por lo que ninguna comunidad puede ostentar su posesión.

Sobre los trámites que tuvieron que cumplirse para el otorgamiento de los permisos, refirió que consistieron en estudios técnicos en los que se pormenoriza la disponibilidad del líquido, el impacto ambiental y el número de ciudadanos que serán beneficiados.

A ello, se suma la erogación de un monto económico por parte de las comunidades interesadas; sin embargo, las cantidades que tuvieron que pagar tanto Ayutla como Tamazulápam no fueron detallas.

Conagua sostuvo que al momento de otorgar los títulos de concesión, no son tomados en cuenta aspectos como el grado de conflictividad existente entre los pueblos que vayan a hacer uso de aquellos recursos.

“Para evitar polémicas por conflictos agrarios, está establecido que los manantiales son un bien propiedad de la nación”, detalló, ante una petición de información.

Incluso, añadió que en caso de que los tribunales agrarios determinen que el yacimiento de agua en disputa quede geográficamente en territorio de una u otra población, esto no modifica en nada el dictamen de Conagua, pues ambos deberán seguirse beneficiando de él.

Consultada sobre el porqué dos organismos distintos emitieron los títulos de concesión, la dependencia señaló que se debe a que cada municipio pertenece a una región hidrológica-administrativa diferente; en este caso, las que expidieron los permisos.

El pasado 18 de mayo, habitantes de Tamazulápam del Espíritu Santo invadieron alrededor de 150 hectáreas que Ayutla Mixes reclama como de su propiedad, lo que desencadenó una conflicto que la tarde del lunes desembocó en un ataque armado con saldo de un muerto, 10 lesionados y cuatro retenidos.

Uno de los motivos de la invasión de Tamazulápam es tener acceso al agua del manantial, territorio que mantiene en custodia.

 

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Portadas

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados *

Compruebe también

Sección 22 definirá durante la madrugada de este viernes si aplaza o no, el comienzo del ciclo escolar

El Pleno de la Asamblea Estatal de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajador…